Nepal puja fuerte por el K2 invernal

Tres equipos con integrantes nepalíes pretenden el K2 este invierno... y también rellenar una página en la historia de la exploración de los Himalayas.

Nirmal Purja durante estas últimas jornadas de progreso por el Espolón de los Abruzzos. Foto: Nirmal Purja
Nirmal Purja durante estas últimas jornadas de progreso por el Espolón de los Abruzzos. Foto: Nirmal Purja

"Queremos demostrar que los nepalís son más que simples guías. Si tenemos una oportunidad de lograr la cima, podremos mostrar al mundo que no estamos lejos de los alpinistas europeos. Quiero que el mundo sepa que somos grandes escaladores también". Chhang Dawa Sherpa, líder de la expedición comercial de Seven Summits Treks, reflexionaba así a principios de diciembre, poco antes de emprender su intento al K2 invernal.

Nepal ya lleva un tiempo tomando las riendas de sus montañas. El auge de sus agencias y alpinistas se suma al trabajo vital que realizan los porteadores y equipos de fijación cada temporada...rescates incluídos. Grandes retos comienzan a caer bajo el empuje de sus pulmones y se plantean audaces tentativas como el Manaslu invernal en estilo alpino, o el importante récord (a pesar del uso de oxígeno artificial) de Nirmal Purja, capaz de ascender los 14 ochomiles en 6 meses. Actividades con las que se pretenden llenar una página a medio escribir en la exploración de los Himalayas. Seguir el camino de Tenzing Norgay y ser protagonistas de los grandes logros deportivos y exploratorios. "Nuestra intención inicial era lanzar una expedición pequeña que hiciera historia", continuaba Chhang Dawa. "Pero comenzamos a tener muchas solicitudes para escalar con nosotros. Nunca estuvo en nuestra mente montar una expedición comercial para el K2 invernal, pero tras pensarlo mucho decidimos cambiar de plan. Contar con más recursos nos daba mejores oportunidades de que nuestro equipo de ataque nepalí tuviese opciones de cumbre".

Inicialmente solo cinco alpinistas locales iban a formar en las filas de SST, pero una veintena de escaladores internacionales acompañan ahora al nutrido grupo de la agencia nepalí. En total, medio centenar de montañeros, con fuertes contrastes de experiencia y reputación. Alpinistas de la talla de Sergi Mingote, Tamara Lunger, Alex Gavan o Juan Pablo Mohr, compartirán la montaña con otros como el británico Bob Bhania; un interesante explorador polar pero con poca experiencia en el ochomilismo (Everest con oxígeno en 2016); o Colin O ' Brady, americano de 35 años, acusado de falsear los datos y la ruta de su "primera travesía en solitario y sin asistencia de la Antártida", puesto fuertemente en entredicho por National Geographic y figuras incontestables como Conrad Anker, Mike Horn o Borge Ousland.

Tweet de Kilian Jornet
 

SST cuenta, eso sí, con algunos de los guías nepalíes más fuertes del panorama, montañeros profesionales como el propio Chhang, que con 30 primaveras ya se había embolsado los 14 ochomiles. Su intención es colaborar con las otras expediciones presentes en la montaña, la del neozelandés John Snorri, el pakistaní Ali Sadpara y su hijo Sajid Ali, y los dos grupos nepalíes encabezados por Mingma Gyalje Sherpa y Nirmal Purja.

Estos dos últimos avanzaban las últimas jornadas por el Espolón de los Abruzzos, equipando la ruta por encima de los 7.000 metros, logrando un progreso significativo y superando una de las secciones claves de la arista Sureste, la conocida como Pirámide Negra: una caprichosa sección de 400 metros de roca y hielo que da acceso al Campo 3 (7.200 m). Dawa Tenzing, Kili Pemba Sherpa y Mingma Tenzi les acompañaban en el esfuerzo. "Gracias a nuestros hermanos nepalíes y a los corazones nepalíes", escribía Mingma G en sus redes sociales.

Todos los equipos descasan ahora en el CB, a la espera de una prometedora ventana de buen tiempo que llegará a mediados de enero y que la expedición de SST pretende aprovechar para su primer intento serio en la montaña. Un plan quizá demasiado optimista y que tendrá un importante componente ético, dependiendo de si se usa oxígeno suplementario para establecer los últimos campos de altura o acometer el ataque a cima. Pero esa ya es otra historia...

Mientras leen estas líneas, un equipo de SST marcha hacia los campos superiores con la intención de fijar cuerdas hasta el C4, aprovechando una pequeña oportunidad prevista para los días 2 y 3 de enero.

El equipo de Nirmal Purja en el CB del K2 esta temporada
El equipo de Nirmal Purja en el CB del K2 esta temporada.

En busca de su legado

Precisamente hoy se cumplen veintidós años de la primera ascensión invernal al Lhotse, firmada por Krzysztof Wielicki, uno de los grandes representantes históricos del alpinismo polaco y del himalayismo invernal. Wielicki fue, junto a Leszek Cichy, el primero en pisar una cima de ocho mil metros en la estación fría, el Everest en 1980. Aquella ascensión dio pie a una revolución alpina forjada por los propios polacos. Un camino iniciado en los ochomiles invernales del que solo resta un último gran premio, el K2. Paquistán ya saldó su deuda gracias, por ejemplo, a Ali Sadpara en la primera invernal del Nanga Parbat, pero un nepalí nunca ha puesto su firma en esta ramificación extrema del himalayismo. Ese hecho, resaltado por uno de sus clientes, fue la gasolina que necesitaba Mingma Gyalje Sherpa para lanzarse a por la última incógnita del K2. "Nunca pensé en este objetivo, pero aquel comentario me hizo sentir muy triste. Me parecía un poco vergonzoso que nuestros nombres no estuviesen tan ligados a nuestras montañas", reconocía en diversos medios locales. Había que cambiar eso y Mingma G se puso el mono de trabajo. Bueno, el de plumas.

Ya el pasado año, Mingma lideraba un intento en el K2, en el que participaban John Snorri o el esloveno Tomaz Rotar, ambos pretendientes también esta temporada. La "montaña de las montañas" les dio un buen meneo. "Aprendimos algunas grandes lecciones, y fue un buen recordatorio de que las cosas no siempre van como has planeado", admitía Mingma, que este año ha capitaneado los primeros avances en la montaña y al que la alta presencia de alpinistas este año le produce bastante optimismo. "Es genial que haya tantos escaladores con nosotros. Va a ser muy duro, todo el mundo lo sabe. Pero si trabajamos de forma colectiva, si todos estamos en la misma página, el sueño de escalar el K2 en invierno puede convertirse en real".

Mingma Gyalje Sherpa durante su ascensión en solitario del Chobutse (2015).
Mingma Gyalje Sherpa durante su ascensión en solitario del Chobutse (2015).

Mingma es uno de los más brillantes alpinistas de Nepal y cuenta con muchísima experiencia en altitud, habiendo alcanzado la cumbre de trece ochomiles en veintidós ocasiones, incluyendo el K2 en los veranos de 2014 y 2017. Además de guía titulado, es el fundador de otra importante agencia comercial, Imagine Nepal. En 2015, lograba en solitario la primera ascensión de la cara Oeste del Chobutse: una actividad impresionante. En su equipo para este año marchan los mencionados Dawa Tenzing Sherpa y Kili Pemba Sherpa, que suman veinte cimas del Everest entre ambos, además de otro buen puñado de ochomiles. Juntos forman una de las cordadas con más posibilidades este año, aunque Mingma G no ha dejado de insitir en la necesidad de la cooperación entre todos los equipos, al mismo tiempo que condena cualquier intento por fomentar una carrera en pos del último gran tesoro del alpinismo. Así se expresaba en sus redes sociales:

"Hoy he leído dos publicaciones diferentes, de una persona y una noticia. Ambas hablaban acerca de competición y egos de ser los primeros entre John (Snorri), Seven Summit, Nims y nosotros. Me da un poco de pena ver esos posts que están intentando difundir noticias negativas y crear una atmósfera competitiva entre los equipos.

Todos los equipos estamos viniendo en momentos diferentes, siguiendo nuestro propio plan. Yo ya dije el año pasado que nuestro error fue empezar tarde, así que este año estoy aquí un mes antes, igual que ha hecho John. Seven Summit y Nims están siguiendo sus propios tiempos. Así que no veo competencia en los timings.

Cuando estemos todos en el campo base, seguro que nos coordinaremos unos con otros para progresar más. Estoy seguro que no habrá, como he leído hoy, ese sentido de desagradable competición. Si algo ocurre en la montaña durante la escalada, un equipo espera la ayuda de otro equipo. En ese momento, no esperamos la ayuda de esos escritores o individuos que están creando un sentido de competición entre equipos y entre amantes de la aventura."

Un toque de atención a todos los que contemplamos (y opinamos) en la distancia una temporada atípica en el invierno del K2. Nirmal Purja, también ha coincidido (poco sutilmente) en esta llamada a la paciencia informativa:

"Ha habido algunos articulos de mierda, de fuentes poco acreditadas, sobre nuestras intenciones en el K2. Algunas personas, que hasta se hacen llamar "medios", parece actuar como si supiesen de lo que hablan y difundiendo información incorrecta desde el confort de su sofá de casa. Pocos saben mis intenciones reales y así será hasta que yo quiera lo contrario. Tomense un respiro y no pretendan saber que está ocurriendo aquí."

Directo como pocos, Nirmal ha acudido al histórico intento junto a un equipo nepalí formado por Mingma Gyabu, Dawa Temba, Pemchhiri Sherpa, Gelje Sherpa y Mingma Tenzi. Con ellos, han acudido la joven británica Adriana Brownlee (20) y el realizador Sandro Gromen-Hayes, también del Reino Unido. Adriana utilizará la experiencia adquirida este invierno para lanzarse a por su objetivo real, el Everest la próxima primavera, exigente etapa en su camino por completar las "7 Cimas".

La ruta por el Espolón de los Abruzzos (arista Sureste del K2)

El equipo de Nims llegaba hace apenas unos días al campo base y no tardaban en lanzarse como cohetes a por los campos superiores, uniendose a Mingma Gyalje en la fijación de cuerdas hasta el C3. Podéis leer la crónica completa en su página web. Nirmal Purja también se alegra del actual ambiente de hermanamiento. "Es fantástico ver a los equipos nepalíes unidos, trabajando juntos, por una meta común". Y aunque reconoce que quizá sea pronto para aprovechar la próxima ventana de buen tiempo, sigue mostrando su buen ánimo habitual. "Debo admitir que mi equipo ha llegado bastante tarde para estar en una buena posición para atacar el K2 en la próxima ventana, ¡pero nadie es capaz de ver el futuro!".

Para nosotros se avecinan jornadas interesantes en la montaña, a ellos les aguarda toda una vida en aquellas laderas, quiza con su eco inmutable en los anales del himalayismo.

 

Sherpas, otras historias del Himalaya

Relacionado

"Los sherpas están tomando el control de sus montañas"

Sherpas, cosiendo la historia del Himalaya

Relacionado

Sherpas, la otra historia del Himalaya

Relacionado

Sherpas: el pueblo de las montañas

Querido por todos: la historia de Apa Sherpa

Relacionado

Querido por todos: la historia de Apa Sherpa

Los mejores vídeos