Alta montaña en verano: 4 cosas que debes saber

Algunas cosas de las que se habla poco y que te interesa conocer antes de ganar metros en verano

Tino Nuñez

4 consejos para alpinismo de verano
4 consejos para alpinismo de verano

Vivimos en el segundo país más montañoso de Europa y tenemos la suerte de poder disfrutar de la alta montaña cada verano. ¿Qué cosas de las que se habla poco te interesa conocer antes de ir?

Las sucesivas olas de calor, con temperaturas hasta 18 grados más altas de lo habitual para un mes de junio en España, nos han empujado a las zonas más altas.

¿Qué nos conviene saber?

VENTAJAS DE LA ALTA MONTAÑA ESTIVAL
Entre las razones de mayor peso para frecuentar la alta montaña en verano, están:
- Temperaturas mucho más frescas que en media y baja montaña, de media de 7 a 10 grados más frescas por el día (hasta 20 grados menos si estamos cerca de los 3.000 metros).
- Entorno grandioso y muy silencioso, excepto en zonas muy concretas y masificadas.
- Paisajes diferentes a los que estamos acostumbrados la mayor parte del año, a menor altitud.
- Inferior peligro a la época invernal, por la desaparición de la nieve y sus avalanchas, temperaturas más agradables y gran número de horas de luz.
- Con buen tiempo asegurado nos podemos ahorrar la tienda.

SUS INCONVENIENTES
La alta montaña en verano también tiene sus “contras”:
- Buena parte de las aproximaciones y marchas se realizan por terreno pedregoso, lo que obliga a llevar un calzado más rígido, resistente y algo pesado.
- Posibilidad de cambios muy repentinos de tiempo por tormentas de rápida formación, no siempre advertidas en los partes meteorológicos.
- Existencia de neveros permanentes en altura que no siempre resultan sencillos de cruzar sin peligro.
- Acceso del gran público a enclaves con lagunas, para bañarse o acampar masivamente (aunque esté prohibido). Quizá tu lugar idílico esté tomado por grupos ruidosos o familias maleducadas.
- Los refugios más conocidos suelen encontrarse abarrotados, especialmente los fines de semana y puentes. No vayas a ellos sin reservar con al menos un mes de antelación.
- Índice de radiación muy elevado, sólo deben usarse productos de gran calidad y que ofrezcan una protección alta.
- Los aparcamientos más emblemáticos pueden estar completos y obligarte a cambiar de zona o dejar el vehículo bastante más alejado.

LAS TORMENTAS NO SON UNA BROMA
Los cambios de tiempo por encima de los 2.000 metros pueden ser tan rápidos e inesperados que en apenas diez minutos puedes pasar de unos agradables +20ºC a unos gélidos +5ºC, ya sea por el fuerte viento que puede soplar en las cumbres más elevadas o por una tormenta violenta.

Aunque lógicamente la mayoría nos preocupamos más por los rayos (inquiétate especialmente si cuentas menos de 15 segundos entre ver un relámpago y escuchar su trueno), es la lluvia torrencial de las tormentas lo que ha provocado más accidentes: roca muy resbaladiza en crestas y llambrías/losas inclinadas de piedra, hierba o barro deslizantes, caída de piedras o tierra desde pendientes superiores, riesgo de hipotermia si no llevamos la vestimenta adecuada, etcétera. Suelen durar desde apenas 20 minutos hasta 2-3 horas, pero su violencia puede poner en graves apuros hasta al más experimentado en un terreno de baja dificultad. Pirineos es el enclave con más tormentas de España y puedes contar con que cada mes del “nuevo verano español” (que dura 40 días más que los veranos de los 80) tendrás de 8 a 12 días de tormenta cada mes.

Tampoco olvides que dos de los macizos más visitados en España durante el verano, estamos hablando de Picos de Europa a Pirineos, registran algún día de nevada por increíble que parezca. De hecho son dos enclaves en los que el riesgo de nevada está presente todos los meses del año.

1
 

ATENCIÓN A LOS NEVEROS
Las manchas aisladas de nieve, con diferentes inclinaciones, subsisten en parte del terreno situado entre los 2.500 y los 3.000 metros de junio a septiembre. Algunos, como el paradigmático caso de La Escupidera del popular Monte Perdido, aglutinan la mayoría de los accidentes graves ¡más que por caerse trepando una cresta o por ser alcanzados por un rayo!

Algunos neveros pequeños pueden ser fácilmente evitados rodeándolos por la pedrera adyacente, pero los más grandes o encajados a menudo son cruzados con desigual pericia por senderistas y montañeros. Rara vez un senderista cree necesario saber manejar un piolet y unos crampones para acceder a las cumbres más elevadas, pero la casuística de accidentes nos recuerda la necesidad de incluirlos en nuestra mochila si nuestra cumbre está próxima a los 3.000 metros y que si no sabemos usarlos adecuadamente no evitarán un accidente.

Evidentemente muy temprano o de noche, la nieve puede estar endurecida y pisar con el limitado taqueado de un calzado flexible de senderismo (apenas 3 o 4 milímetros) puede suponer un peligro acrecentado, y a veces infravalorado con las prisas por llegar o salir rápido de un refugio. Paralelamente es importante recordar que aunque la nieve menos dura facilita el tránsito sin crampones puede suponer un peligro cuando se reblandece al mediodía, al desaparecer la huella del día anterior o porque como advierte prudentemente el guía pirenaico Toño Guerra: “La nieve blanda también puede hacernos patinar y provocar un accidente, no sólo la nieve dura precisa atención en verano”. La calima con polvo del Sáhara depositada este año sobre la nieve en ocasiones oculta parte de la nieve más helada y ofrece una falsa sensación de seguridad en la pisada. Los perros que deambulan alejados de su dueño/a igualmente son capaces de desequilibrar a otra persona que se encuentre en un paso delicado o incluso caer el propio animal por cualquier pendiente de más de 30 grados.

Un último apunte: se han registrado casos de bastones ultraligeros rotos repentinamente mientras se cruzaba neveros en verano, que podrían haber provocado un accidente mortal. Si vas cargado con una mochila de más de 10-12 kg, pesas más de 80 kg o prevés cruzar pedreras y neveros prefiere los bastones robustos a los ultraligeros de fibra de carbono o aluminio, aunque pesen 300 o 400 gramos más el par.

Alpes

Relacionado

Viajes de senderismo imprescindibles para este verano

SPEED STRIKE LTR SIEVE

Relacionado

El trekking también es para el verano

iStock 970829518

Relacionado

Técnica descenso de barrancos: cómo montar un rápel en 5 pasos

Nuestros destacados