Paisajes singulares: las Tres Coladas de la Garrotxa

Tras las huellas de los viejos volcanes

Tras la huella de los viejos volcanes en la Garrotxa
Tras la huella de los viejos volcanes en la Garrotxa

El conjunto volcánico de la Garrotxa es uno de los espacios protegidos más curiosos de Cataluña, alrededor de la ciudad gerundense de Olot. Es la zona volcánica mejor conservada de la península ibérica, tiene un importante valor geológico y vulcanológico y sus singulares paisajes han conquistado la sensibilidad de multitud de artistas y románticos desde el siglo XIX. En toda la zona protegida del parque natural hay 30 volcanes y quedan restos de 20 coladas de lavas basálticas que se desplazaron durante kilómetros por toda la comarca. Las erupciones comenzaron hace unos 350.000 años, marcando el nacimiento de las geografías actuales. El último volcán explotó hace 11.500 años, fue el Croscat y arrasó una parte del territorio con las lenguas de lavas incandescentes y las lluvias de cenizas y materiales piroclásticos. La Rutas de las Tres Coladas, en Sant Joan les Fonts, es un recorrido corto y sencillo, muestra el proceso de tres coladas de lava superpuestas en el bonito paraje fluvial del Molí Fondo, en la ribera del río Fluvià. La primera colada forma parte de la cascada del río y tiene una edad de 700.000 años nada menos, la segunda es un llamativo mosaico basáltico de forma hexagonal y la tercera la muralla de torres de basaltos de la parte más alta, con una edad de 150.000 años. Las rocas de Fontfreda son los restos de una vieja cantera y son un buen lugar para ver la continuidad de la gran fortaleza de materiales volcánicos arrastrados por la colada de lava.

La Garrotxa es un territorio creado por primitivas erupciones volcánicas pero tremendamente activo y vital. Entre todos los materiales expulsados por un volcán, la lava es el último en enfriarse. Las coladas o lenguas de lava salen por el cráter a temperaturas muy altas y lentamente se desplazan por la superficie de la corteza terrestre durante kilómetros destruyendo y arrasando todo lo que encuentran a su paso. Cuando atraviesan un lago el agua comienza a cocer por efecto del calor de la lava, produciendo burbujas gigantes. Algunas burbujas se enfrían antes de explotar y se convierten en pequeñas colinas de piedra volcánica, que son las curiosas montañitas llamadas tossols que aparecen entre las hayas del bello bosque de la Fageda d’en Jordà.

Tres Coladas 1
 
IDENTIDAD Y NATURALEZA DEL PAISAJE

Volcán Croscat
El Espacio Museístico del Volcán del Croscat es una exposición al aire libre de un cráter estromboliano de 160 metros de altura. El resto de volcanes de la Garrotxa están cubiertos de bosques y es complicado tener una visión real de los materiales que forman estos singulares relieves. En un sector del Croscat estuvo activa durante tres décadas una explotación de gredas (materiales de construcción) y cuando la mina dejó la actividad quedaron los restos de las excavaciones al aire libre, mostrando las entrañas de colores del cono volcánico acentuadas por la oxidación ambiental. La mina ha sido restaurada para evitar la erosión y acercar el mundo geológico de los volcanes a los visitantes.

Geología y volcanismo
Explorar volcanes y examinar el contenido y composición de sus estructuras geológicas es viajar a los orígenes del dinamismo de la naturaleza, un viaje que ha llamado la atención de los entusiastas por los acontecimientos del medio ambiente desde el Renacimiento. Los volcanes poseen un atractivo especial en sus hermosas formas y sus antiguos mitos, y además proporcionan una muestra excepcional del dinamismo de la naturaleza con sus colosales construcciones de materiales eruptivos.

 

Desembocadura del Río Deva, una maravilla ambiental

Relacionado

Paisajes singulares: Desembocadura del río Deva

Pinar de Almorox, en nuestra serie Paisajes Singulares

Relacionado

Paisajes singulares: Pinar de Almorox

Barrancas de Castrejón, un paisaje de película

Relacionado

Paisajes singulares: Barrancas de Castrejón

Los mejores vídeos