Paisajes singulares: Sierra Salvada

Bienvenidos a las montañas de la salvación

Sierra Salvada en nuestra serie Paisajes Singulares
Sierra Salvada en nuestra serie Paisajes Singulares

El origen del nombre de Sierra Salvada es un misterio, está en la divisoria natural de las cuencas atlántica y mediterránea, entre las provincias de Burgos, Álava y Vizcaya, y la etimología de la sierra tiene varias opiniones sin que ninguna asegure a ciencia cierta la auténtica vinculación de la palabra “Salvada”. Una historia muy divulgada en la tradición popular habla de la exclamación de alegría expresada por un grupo de nobles leoneses al superar el portillo del valle de Angulo, mientras huían de la batalla de Arrigorriaga, viéndose a salvo en la meseta burgalesa del valle de Losa. Varios autores, como Néstor Goicoechea, uno de los grandes conocedores de los montes vascos, afirma que el nombre tiene sus raíces en un vocablo del euskera. Otras fuentes aseguran que las fieras cumbres que forman el enorme telón geográfico de Sierra Salvada corresponden al Montsalvat de las crónicas medievales germánicas, el monte donde Von Eschenbach levantó el mítico castillo del Rey Pescador, el lugar donde se fraguó la leyenda del Santo Grial. Las cumbres de Sierra Salvada forman un enorme muro de paredes calcáreas en la vertiente de las provincias vascas, las cimas parecen los mascarones de de proa de docenas de embarcaciones de piedra embistiendo sobre los apacibles barrios ganaderos y agrícolas del valle de Orduña y los montes de la Tierra de Ayala. La escarpada silueta de la sierra emerge desafiante y muestra un aspecto inaccesible.

IDENTIDAD Y NATURALEZA DEL PAISAJE

El Camino de la Meseta
En 1553 comenzaron los trabajos para “romper” la Peña de Orduña y construir una vía comercial sobre el trazado del antiguo Camino del Señorío, entre Orduña y Pancorbo, una vieja ruta de muleteros y pastores que aprovechaba los restos de primitivas calzadas medievales y romanas. Los obreros de Carlos V tuvieron que suspender las obras por los conflictos bélicos entre alaveses, guipuzcoanos y navarros. A finales del siglo XVII los nobles del Señorío solicitaron a las autoridades reales permiso para reiniciar el trabajo en la ceja caliza de Sierra Salvada, pero las rivalidades provinciales y los desacuerdos políticos impidieron continuar con el proyecto. Al fin, el 19 de julio de 1764, el ministro de hacienda de Carlos III comunicó al Señorío vizcaíno la orden real que concedía permiso para la construcción del Camino de la Meseta por Orduña, 211 años después de la primera tentativa. En el año 1767 la “insuperable” Peña de Orduña fue taladrada y en 1774, certificada por el arquitecto Gabriel de Capelástegui, se inauguró la carretera en condiciones para el tránsito comercial.

sierrasalvada2
 

Puerto de Orduña
El puerto de Orduña es uno de los principales accesos a las cumbres, bosques y páramos de Sierra Salvada. El sendero de gran recorrido GR-282 Senda del Pastoreo, el PR-BU 46 y otros senderos locales se internan en los hayedos del Monumento Natural Monte Santiago, visitan algunas cumbres relevantes y pasan por el filo de la muralla de la sierra, con unas vistas del macizo del Gorbea, los dientes calcáreos de Urkiola, la inconfundible silueta de la sierra de Aizkorri, los montes del Alto Nervión y decenas de horizontes verdes y siluetas geográficas se abren a los pies de la gran montaña de Sierra Salvada. Los caseríos de Orduña son minúsculos, en las poblaciones históricas de la Tierra de Ayala apenas se distinguen las torres señoriales, las grandes casonas hidalgas y los entramados medievales de los conjuntos urbanos

Orduña, villa y ciudad
La villa de Orduña fue fundada en 1229 por Lope Díaz de Haro, señor de Bizkaia, y su mujer Doña Urraca Alonso, acogiéndose al Fuero de Vitoria, otorgando a sus habitantes la condición de ciudadanos libres y la posibilidad de dedicarse de una manera independiente a las actividades agrícolas y ganaderas, a la artesanía, a los oficios medievales y, lo que era más importante, al comercio. Estos privilegios fueron ampliados por Alfonso X en 1258, nombrando a la población paso obligado para viajeros y mercancías entre Castilla y el País Vasco, con el correspondiente pago de aranceles y monopolio económico. En el siglo XV la Corona de Castilla concede a Orduña el título de ciudad, la única en territorio vizcaíno, y se convierte en frontera y nudo de comunicaciones de primer orden al pie de la meseta castellana.

Monumento del monte Txarlazo
El acceso es por una pista de tierra desde el puerto de Orduña. El paraje es un mirador extraordinario del valle de Orduña. El monumento se inauguró en 1903, tiene 25 metros de altura en forma de árbol y fue el primer edificio construido en España en cemento armado siguiendo las innovadoras técnicas de la época.

 

Tras la huella de los viejos volcanes en la Garrotxa

Relacionado

Paisajes singulares: las Tres Coladas de la Garrotxa

Desembocadura del Río Deva, una maravilla ambiental

Relacionado

Paisajes singulares: Desembocadura del río Deva

Los mejores vídeos