Lago de Sanabria: una leyenda convertida en realidad

El lago más grande de España es uno de nuestros "Paisajes Singulares"

Lago Sanabria 1
Lago Sanabria 1

QUÉ TIENE DE SINGULAR

Una de las leyendas más conocidas de la comarca de Sanabria habla de un vagabundo que paseaba por los pueblos del valle en tiempos muy remotos. El pobre hombre estaba hambriento y tiritando de frío, iba de un lado para otro mendigando refugio y algo de comida. En Villaverde de Lucerna, una apacible aldea rural del valle glaciar que ahora está ocupado por el lago de Sanabria, pidió limosna a los habitantes del pueblo, pero todo el mundo cerraba las puertas de sus casas por miedo al desconocido, sin imaginar que aquel hombre extraño oculto debajo de unos míseros harapos era el propio Jesucristo. Unas mujeres estaban cociendo pan en la tahona y ofrecieron al mendigo un pedacito de masa que metieron en el horno, y cuando fueron a sacar el bollo de pan era tan grande que no cabía por la boca del horno. Las campesinas se asombraron del extraño acontecimiento, pero todavía se sorprendieron más cuando el mendigo dijo a las tahoneras que salieran del pueblo porque en unos instantes estaría inundado de agua. El mendigo hincó el bastón en el suelo y dijo: Aquí finco mi bastón, que nazca un gargallón. Aquí finco mi espada, que nazca un gargallón de agua. Y el agua comenzó a brotar del suelo anegando la vega y el pueblo, excepto el horno de las amables panaderas. La tradición popular asegura que la tahona estaba en la islita del lago de Sanabria llamada de las Moras y que asoma por encima del agua. En aquellos tiempos era imposible imaginar que la leyenda más popular de la comarca sería uno de los acontecimientos más tristes y dramáticos del mundo rural sanabrés. Poco se imaginaron las buenas lenguas que dieron origen a la narración que el destino tenía reservado a los habitantes de Ribadelago un dramático acontecimiento similar al provocado por el mendigo. Con intención de aprovechar los recursos hidráulicos de la cuenca alta del río Tera se construyeron en la primera mitad del siglo XX varios embalses en las artesas fluviales del macizo oriental de Peña Trevinca. En la noche del 9 de enero de 1959 la presa levantada en Vega de Tera no soportó la presión y reventó el muro del embalse, abriendo un boquete de cien metros de ancho, dejando escapar de golpe más de ocho millones de metros cúbicos de agua. La riada se lanzó imparable y rugiente por los ocho kilómetros del cañón del Tera y en la salida encontró el pueblo de Ribadelago, arrasando en unos minutos vegas, casas, establos, ganados, hombres, mujeres y niños mientras dormían plácidamente. En la tragedia murieron 145 personas de los 516 habitantes de la población, de las cuales 65 eran niños. El lago de Sanabria frenó la terrorífica avalancha y evitó que la catástrofe se extendiera por el resto de los pueblos cercanos al cauce del río Tera.

 

Bosque de Beseda 1
Bosque de Beseda 

 

IDENTIDAD Y NATURALEZA DEL PAISAJE

Origen y evolución del paisaje

El circo natural de la artesa lacustre de Sanabria está considerado un destacado modelo de sobre excavación glaciar. Es el lago más grande España y junto con el lago de Bañolas son los únicos que “oficialmente” pueden recibir la categoría de lago. En el sector donde está la gran masa de agua la potencia de hielo del glaciar que esculpió el valle podría tener un espesor de unos 500 metros, tomando de referencia la altura de la morrena lateral izquierda, situada por encima de los 1.500 metros. En la parte oriental el espesor es menor, pero pudo llegar a alcanzar una potencia de 150 metros. La tremenda presión de esta inmensa masa de hielo en movimiento sobre un relieve preparado por un intenso periglaciarismo, favorecido por una intensa red de fracturas y diaclasas, es la causa principal de las singulares características de la cubeta del lago de Sanabria.

 

Caprichos de los glaciares

Los depósitos esculpidos y fracturados por las viejas morrenas glaciares presentan una complejidad y estética inigualables en las serranías del noroeste de la península ibérica. Los amontonamientos frontales superan los 2,5 kilómetros de anchura, componiendo una curiosa formación de arcos concéntricos. Las morrenas laterales abrasaron las rocas del valle durante 6 kilómetros, creando grandes lomas rocosas con depósitos de materiales entre los 980 metros y los 1.600 metros de altitud, testigos de un funcionamiento complejo de los estadios glaciares y los procesos de acumulación.

Laguna glaciar 1
Laguna glaciar 

Ruta de las lagunas de Carros y de Sotillo

En Ribadelago Nuevo comienza una ruta senderista bien señalizada que lleva hasta las lagunas de Carros y de Sotillo, con vistas magníficas del lago de Sanabria y un tramo por el interior del bosque “encantado” de Beseda, que está considerado el mejor bosque autóctono de la comarca. La ruta puede ser ida y vuelta desde la laguna de Sotillo, volviendo de nuevo hasta Ribadelago Nuevo (9 km), o terminar en Sotillo de Sanabria (11 km) teniendo combinación de dos vehículos. El recorrido es la Ruta 5 de la red de senderos del Parque Natural Lago de Sanabria.

Laguna de Carros
Laguna de Carros

 

Cómo llegar

Desde Zamora por la N-631 hasta Ríonegro del Puente, seguir por la A-52 hasta la entrada de Puebla de Sanabria y girar por la ZA-104 que lleva a Ribadelago por la orilla del lago de Sanabria.

 

Suscríbete GRATIS a nuestro Podcast en las principales plataformas: 

Castroviejo 2

Relacionado

Paisaje singular: el mundo pétreo de Tormos de Castroviejo

Peñas del Arcipreste de Hita, un paisaje singular para patear en la Sierra de Guadarrama

Relacionado

Paisajes singulares: Peñas del Arcipreste de Hita

Las Blancas 1

Relacionado

Paisajes singulares: recorremos el bosque de Las Blancas