Las expediciones avanzan por el K2 y el Nanga Parbat

Una pequeña mejoría en el tiempo ha disparado las ambiciones en el Karakorum
Oxigeno -
Las expediciones avanzan por el K2 y el Nanga Parbat
Las expediciones avanzan por el K2 y el Nanga Parbat

¿Recuerdan ese célebre pasaje de la antigua historia de roma, cuando Julio César cruzó el Rubicón y soltó aquello de "la suerte está echada"? Pues en esas andan las expediciones instaladas al pie del K2 y el Nanga Parbat. Tras un par de noches asediados por los vientos huracanados en el campo base, una ínfima mejoría del tiempo sobre el Karakorum ha sido suficiente para que todos se pusieran en marcha, avanzando por las laderas invernales de dos ochomiles que no conceden margen para un asalto limpio.

Alex Txikon y los suyos han alcanzado el primer campo de altura esta mañana (en poco más de cinco horas), y su objetivo principal es progresar todo lo posible estos días para instalar el C3 por encima de los 7.000 metros. Eso si la meteo y las fuerzas lo permiten. "La verdad es que los que estamos aquí no vemos que haya llegado ninguna ventana de buen tiempo", reconoce Txikon, en contra de los partes previstos. "Probablemente no pasaremos muchos días en altura", advierte el alpinista vizcaíno, "pero queremos ver de lo que somos capaces". Alea iacta est. "Tenemos buenas sensaciones", concretan.

Movimiento en el K2

Alex alcanza el C1 en el K2.

Aunque las previsiones llevaban a pensar en una ligera mejoría los próximos días, el meteorólogo Vitor Baia ha advertido que podría haber un empeoramiento repentino a partir del domingo. Los equipos deberán revisar sus estrategias o arriesgarse con una tormenta camino de los campos superiores.

Publicidad

Vídeo de la expedición de Alex Txikon ascendiendo ayer al CBA

Coqueteando con los 8.000 metros

La expedición de rusos, kirguisos y kazajos, que no comparte ruta ni estrategia con Alex, aunque todos recorran las mismas dificultades del Espolón de los Abruzzos, también ha vuelto a superar los seis mil metros. Lo que sí comparten es la ambición de dar un empujón definitivo ante el homérico desafío de conquistar, por primera vez en la historia, el K2 en invierno. Tratarán de llegar hasta los 7.800 metros, donde tienen previsto instalar el C4 y reunir allí gas, comida, cuerdas y algunas botellas de oxígeno por si lo necesitaran en caso de emergencia.

El equipo internacional está bien aclimatado y, liderados por Vaissily Pivstov, no van a dejar pasar ninguna de las sospechosas oportunidades que ofrece la montaña. A estas alturas (11:20 am), la cordada de Vassily reposa en el C1.

Actualización (23/2/19 - 15:00): Uno de los miembros del equipo, Ildar Gabbasov, se encontraba débil y ha regresado al campo base. Con él se ha llevado el GPS de Artiem Braun.

Artiem, Pivtsov, Aubakirov, Danichkin y Abildaev pasarán la noche en el C1. Su intención es continuar ascendiendo mañana. Un segundo grupo formado por Muraviov, Shepelin, Smailov y Temirbaev está preparado para actuar según las condiciones que presente la montaña.

Vídeo de la expedición rusa

Publicidad

Esperanzas en el Nanga Parbat

Tras muchas jornadas varados en la monotonía del campo base (si eso es posible en el rugiente invierno del Karakorum), Daniele Nardi y Tom Ballard han podido estirar las piernas, escalando hasta los 5.700 metros del Nanga Parbat. Allí han instalado el tercer campo de altura y ahora miran el Espolón Mummery con avidez. "Estamos un poco cansados porque tuvimos que subir material hasta el C3" comunicaba Nardi antes de comenzar a pelearse con la nieve para recuperar su campamento. En estos momentos disfrutan del descanso del guerrero.

Habrá que esperar a los designios de los vientos en las próximas jornadas, pero el dúo se muestra esperanzado. "Ha sido un buen día. Había viento y nubes en la cima, pero la situación ha mejorado definitivamente", explicaba Daniele Nardi. Por delante les esperan más de 2.400 metros de incertidumbres sobre uno de los mayores abismos del planeta.

Actualización (23/2/19 - 17:00): Daniele Nardi y Tom Ballard han llegado a alcanzar los 6.400 metros en el #NangaParbat, comenzando con las grandes dificultades del Espolón Mummery, y estableciendo el punto más alto de su nueva ruta por la exigente vertiente Diamir. Después han vuelto al C3, donde pasarán la noche.

Movimiento en el K2

Ballard y Nardi descansan en el C3 del Nanga Parbat.
Publicidad
LOS MEJORES VÍDEOS
También te puede interesar

A por el gran tesoro alpino del Karakorum

Una emocionante entrevista con la alpinista italiana.

Te recomendamos

Un neumático todo tiempo, como por ejemplo el Bridgestone Weather Control A005, está ...

Planes outdoor fuera del invierno en una estación donde reinan la paz y las posibilid...

Un GPS muy compacto para no perderse mientras disfrutas de tu deporte favorito....

Probamos las nuevas ASICS Fujitrabuco Pro: unas zapatillas para carreras de media dis...

Rendimiento y salud en diez claves para tus correrías estivales...

Llega a su quinta generación mejorando su rendimiento y con nuevas tecnologías...