Tamara Lunger: "El K2 invernal podría ser mi próxima expedición"

Una emocionante entrevista con la alpinista italiana.
Jorge Jiménez Ríos / Fotos: Col. Tamara Lunger -
Tamara Lunger: "El K2 invernal podría ser mi próxima expedición"
Tamara Lunger: "El K2 invernal podría ser mi próxima expedición"

Desde los 14 años, Tamara soñaba con escalar un ochomil. Lo que posiblemente no se le pasaba por la cabeza era convertirse en una de las referencias del nuevo alpinismo de exploración. Hoy, con 32 primaveras en su mochila, puede presumir de figurar en algunos capítulos inolvidables de la montaña. Su retirada del Nanga Parbat, a apenas 70 metros de la cima, mientras sus compañeros firmaban la primera ascensión invernal de la historia, deberá figurar siempre como una de las claves de aquel éxito imperecedero. Hay más hitos en su haber, como ser la mujer más joven en la cima del Lhotse, que hollaba con 23 años; dos nuevas rutas a seismiles del Himalaya, o la ascensión en 2014 del K2 sin utilizar oxígeno artificial. Su última expedición, junto a Simone Moro, amigo y mentor insuperable, la llevaba hasta la montaña más gélida del mundo, el Pobeda, en Siberia, donde debían soportar temperaturas de hasta -71ºC. Pero esto es sólo una parte de la dimensión de Tamara Lunger.

Hace dos años tuve la suerte de coincidir con la atleta de The North Face en el Mountain Festival que realiza cada año la marca. Es una persona diferente a lo habitual. Su misticismo en relación con la montaña no es una pose: vive cada caminata con la misma intensidad que una escalada en las vertiginosas paredes del Karakorum. Es una sonrisa con patas y uno de esos motores capaces de llevar el límite de todos un poco más lejos. Pero casi mejor que lo descubráis vosotros mismos a través de sus palabras.

Nanga Parbat, Pobeda, Kangchenjunga… Has participado en algunas de las expediciones más vanguardistas del momento, ¿qué es lo que buscas con estas actividades?

Estoy enamorada de las montañas. Primero empecé por los ochomiles y ahora he reducido un poco la altura porque quiero buscar algo nuevo, que me haga sentir algo diferente. Por ejemplo, la expedición de Siberia fue una aventura única, muy grande e importante para nosotros. La altura de la montaña no era excesiva pero el viaje en sí fue una experiencia inolvidable.

Mi objetivo a partir de ahora, con este tipo de expediciones, es encontrar algo que me acerque más a lo que quiero hacer y conseguir en un futuro.

¿Qué significa escalar para ti?

Si me hubieras preguntado esto hace unos años, te hubiera contestado que todo o casi todo porque las montañas y la naturaleza, en general, son para mi algo inexplicable. Pero este año, las cosas han cambiado.

Desafortunadamente, he pasado un verano complicado, con más dolor del que me hubiera gustado tener. Cuando empecé a encontrarme realmente mal de la espalda y de las rodillas fui al hospital y el médico me ha dicho que tengo que parar un tiempo, tomarme un respiro y descansar. Así que he decidido, a pesar de que me cueste, cuidarme y mirar por mi salud. Está siendo difícil porque soy una persona muy activa, y veo a la gente yendo a expediciones y me gustaría estar allí, pero no puedo.

Por lo tanto, para mi ahora lo más importante es recuperarme para poder empezar de nuevo con expediciones y disfrutar de las montañas. No quiero hacer planes ahora porque tengo que hacer una buena recuperación y no ir con prisas.

Tamara Lunger: "El K2 invernal podría ser mi próxima expedición"

Tamara, un ente siempre positivo en las montañas.

¿Cuál ha sido tu momento más duro en las grandes montañas? ¿Y el más bonito (si es que puedes escoger uno)?

El momento más duro y a la vez más bonito fue cuando me retiré en el Nanga Parbat. Me faltaban 70 metros para llegar a la cima e intentando saltar una grieta, caí 200 metros abajo. Creía que estaba muerta.

En ese momento no pensé que también podía ser mi mejor momento en la montaña, pero lo fue ya que ahora, después de 3 años, cuando pienso en ese momento me doy cuenta de que fue casi como un regalo porque aprendí mucho de esa situación.

"Hay que aprender a poner más en valor las pequeñas cosas y deberíamos darle mayor importancia a la implicación, al estilo".

¿Cómo es ser amiga y “aprendiz” de Simone Moro?

Es algo realmente especial. Cuando empezamos a hacer cosas juntos, para mi Simone Moro era el “gran Simone Moro” porque yo era una niña pequeña, y él actuaba siempre como un padre para mí. Incluso a veces me molestaba cuando me decía cómo tenía que hacer las cosas. Pero luego empezamos a hacer cosas juntos y me encantó. Con especial cariño recuerdo nuestra expedición en 2015, la hicimos solos los dos. No fue una ascensión muy grande ya que, a causa de la nieve, en una semana sólo pudimos subir unos pocos metros, pero pudimos pasar mucho tiempo juntos, descansando, disfrutando de la naturaleza, comiendo, hablando de la vida, y descubrimos que teníamos muchas cosas en común, compartíamos valores y principios sobre la montaña.

A raíz de aquella expedición empezó una bonita amistad, sobre la que nunca hemos hablado porque para los dos tenemos claro lo que nos une.

Tamara Lunger: "El K2 invernal podría ser mi próxima expedición"

Tamara Lunger y "el gran Simone Moro".

¿Tienes algún otro “gran objetivo” en la cabeza?

Recuperarme. Volver a estar fuerte para afrontar nuevos objetivos. Este es mi gran objetivo a corto plazo.

Ahora qué te dedicas al outdoor de forma profesional, ¿hasta qué punto piensas en el futuro?

Pienso en el futuro de manera cercana y más ahora que estoy en un parón de mi carrera. Pero cuando me preguntan por el futuro, siempre tengo la sensación de que las cosas pasan demasiado rápido y la gente no valora lo que estamos haciendo en el presente. Me encantaría que se pusiera más en valor lo que hacemos, las cimas que alcanzamos, y no nos preguntaran siempre cuál es nuestro siguiente objetivo.

La sociedad de hoy en día vive muy rápido, se cansa enseguida de todo. Hay que aprender a poner más en valor las pequeñas cosas y deberíamos darle mayor importancia a la implicación, al estilo que se emplea en cada expedición y el esfuerzo que supone para nosotros conseguir cada una de las metas a las que nos enfrentamos.

Publicidad

En la montaña, ¿alguna vez dejas de aprender?

No, nunca. La montaña es una gran maestra para mí. En ella encuentro mi momento, el lugar en el que puedo evadirme de todo y centrarme en mi misma.

La gente debería ir más a la montaña o a zonas de aire libre, donde pudiera escucharse a sí mismo. Es importante tener tiempo para estar sola, a mí la montaña me lo permite muchas veces, y me ha brindado la oportunidad de observar lo que tengo, de pensar en el presente y en el futuro, plantearme hacia dónde quiero ir, quién quiero ser…

Cada uno de nosotros tiene algo dentro que le hace único, pero la cantidad de planes que tenemos hoy en día, nos hace despistarnos de las cosas realmente importantes.

Animo a todo el mundo a que descubra más de sí mismo, es algo realmente bonito y apasionante.

Has escalado el K2 en verano. ¿Cómo ves los intentos invernales a esta montaña? ¿En algún momento has pensado en intentarlo?

Sí, creo que es posible ascenderlo en invierno. De hecho, si me recupero a tiempo para este invierno, puede que sea mi próxima expedición. En un inicio pensé en hacerlo sí o sí, pero luego me di cuenta de la importancia de recuperarme bien.

Es, sin duda, una época espectacular para ir allí ya que no hay casi nadie. El resto del año hay mucha gente, mucho jaleo en los campamentos base y aunque es otro tipo de experiencia, también enriquecedora, en esta ocasión, tras mi vuelta después del parón, me gustaría vivirla más tranquila.

Tamara Lunger: "El K2 invernal podría ser mi próxima expedición"

Las hermosas y terribles líneas del K2.

¿Te ha afectado en algo nacer en la misma región que Reinhold Messner? ¿Qué opinas de su figura?

Para ser honestos, nunca he pensado en ser como Reinhold Messner. Él es para mí como una súper estrella que ha conseguido increíbles metas, pero a nivel humano es una persona muy impredecible, a la que le falta encontrar esa armonía que tenemos muchos escaladores.

Cuando leo entrevistas o veo reportajes sobre él, me doy cuenta de que realmente está muy centrado en su trabajo, es más, se define a sí mismo como una persona egoísta.

Por ejemplo, si yo voy a una expedición con otros compañeros, aunque mi sueño sea llegar hasta la meta, si alguno de nosotros no se encuentra bien, lo primero es atenderle a él, y valorar si puede quedarse o bajar solo. Yo nunca dejaría tirado a nadie.

No sé cómo actuaría él en una situación como esta, le podría definir como una figura extraña que no acabo de entender.

"En la montaña encuentro mi momento, el lugar en el que puedo evadirme de todo y centrarme en mi misma".

Has compartido montaña, y ahora páginas de la historia, con Alex Txikon. ¿Qué piensas de él como montañero?

Me encanta Alex, estuve en su casa una semana hace dos años en verano escalando juntos y es una persona súper enérgica ¡quiere escalar todo el tiempo! Pero ese punto de locura es fantástico.

Es muy sensible, sabe empatizar, y esa es una cualidad estupenda de su personalidad porque hacer sentir a la gente como en casa esté donde esté. En las montañas necesitas tener ese punto de sensibilidad para hacer lo que vas a hacer y con él, los buenos momentos están asegurados. ¡Espero que podamos escalar juntos de nuevo muy pronto!

Publicidad
Te recomendamos

La marca española TwoNav presenta su nueva generación de dispositivos GPS enfocados a...

Con mejoras en el upper pero manteniendo su tradicional personalidad de rodadora...

Hacia las vertiginosas laderas del Eiger...

Los nuevos modelos de Nathan, marca especialista en productos para la hidratación de ...

La elección de Pau Capell, líder actual del Ultra Trail World Tour, a la hora de corr...