Fukushima: recorremos el alma de Japón a golpe de pedal

Rutas en bicicleta para descubrir la tierra de los samuráis

Ascensión en bicicleta a Jododaira
Ascensión en bicicleta a Jododaira

Fukushima, la tierra de los samuráis. Se podría decir que esta región del norte de la isla es el alma de Japón, ya que tiene todo aquello que necesitas para disfrutar el país nipón, no es una exageración decir que es uno de los destinos turísticos más populares: una naturaleza apabullante y casi salvaje, montañas cubiertas de nieve polvo, los típicos cerezos en flor que cubren en primavera sus campos… y una tierra que conserva también vivas tradiciones culturales y gastronómicas únicas como los relajantes onsens (los tradicionales baños termales) y uno de los mejores sakes de Japón. Te mostramos los encantos naturales de la prefectura de Fukushima a golpe de pedal, recorriendo en bicicleta alguno de sus lugares más atractivos.

 
Ruta por la costa del Pacífico: "Siete Playas de Iwaki" 

En la prefectura de Fukushima se encuentra la ciudad de Iwaki, bañada por el océano Pacífico. Una de las mejores maneras de conocer los bellos paisajes alrededor de Iwaki es recorrer en bicicleta la Iwaki Nanahama Kaido, una ruta plana, perfecta también para aquellos que no tengan tanto nivel físico, que recorre la hermosa costa, malecones, playas de arena blanca que contrastan con el verdor de los bosques de pinos que llegan al mar. Un recorrido de 53 kilómetros de distancia tiene esta ruta completada en 2018 por un proyecto de restauración y reconstrucción de carreteras nacionales y regionales, desde el Parque Nakoso Seki hasta el Área Verde de Prevención de Desastres de Hisanohama. Justo enfrente del punto de inicio, las vistas de la torii roja (puerta/monumento típica japonesa que normalmente está a la entrada de un santuario sintoísta y que simboliza la transición de lo mundanal a lo sagrado) levantándose en el mar en la playa de Hatate es espectacular. Más al sur encontramos el Iwaki Lalamew, donde podremos disfrutar de la calidad del marisco fresco de esta zona o del típico robatayaki (comida a la brasa). Otros de los sitios que podemos visitar a lo largo de este recorrido es el Acuario de Fukushima, un paseo en el el antiguo jardín de Shiramizu Amidado (860 años) con sus preciosas flores estacionales, y para descansar tras la jornada pedaleando podemos relajarnos y descansar nuestro cansado cuerpo en las históricas termas de agua caliente (los típicos onsen) de Iwaki-Yumoto.

Japon bici puerta
La tradicional torii en en la ruta de las Siete Playas de Iwaki
 
 
 
Ascensión al puerto de Jododaira

Cambiamos las carreteras amables y llanas de la costa por los desniveles exigentes de la montañosa zona central de Fukushima: la cordillera de Azuma es muy popular entre los ciclistas de carretera para entrenar subidas a puertos, y la ruta que os proponemos ascender al puerto de Jododaira a través de una exigente ruta circular de 77 km que sigue el skyline hasta alcanzar una altitud máxima de 1.622 metros, ofreciendo unas vistas impresionantes de las montañas de alrededor. Puedes elegir el recorrido dependiendo de tu nivel, o por Tsuchiyu Onsen, con un desnivel más moderado por encima de los 1.500 m o por Takayu Onsen, con una distancia más corta pero un desnivel mayor. A 1.300 m se encuentran el onsen de Tsuchiyutoge y otros muchos típicos alojamientos donde se puede pasar la noche. Durante la ascensión es obligatorio hacer una parada en el puente de Fudosawa, con una espectacular panorámica sobre la ciudad de Fukushima y el valle de Tsubakuro, que en otoño se viste de colores ocres, nartanjas, rojizos, creando una imagen de postal. La siguiente parada es "Tengu no Niwa", también un lugar famoso para observar las laderas de colores de las montañas extendiéndose en la distancia. Y poco después de pasar este punto, en una pronunciada curva de la carretera que asciende en zig-zag, pasamos a otro paisaje completamente diferente: desaparecen los bosques y ante nosotros sólo tenemos un horizonte rocoso y alpino, propio del terreno volcánico de la cordillera de Azuma, donde aún hay volcanes en activo, como el del vecino monte Issaikyo, al otro lado del cráter del Azuma Kofuji, donde por cierto, podemos subir a pie. Una opción es descansar en el Jododaira Rest House, donde hay sitio para dejar las bicicletas y subir por las escaleras para llegar a la cima del Azuma Kofuji. Desde allí, puedes rodear la pared del cráter en unos 40 minutos. La altitud desde aquí es de 1.707 m, al sur se ve a lo lejos el monte Adatara y el monte Bandai, una de las 100 montañas más famosas de Japón y símbolo de la prefectura de Fukushima. Además del Centro de Visitantes de Jododaira, que explica la naturaleza de la zona, hay un refugio y el Observatorio Astronómico de Jododaira (1.600 m), el observatorio más alto de Japón. Aquí puede disfrutar de vistas despejadas del cielo estrellado, ya sea a simple vista o a través de uno de los potentes telescopios del observatorio. Hay una contaminación lumínica mínima en este lugar y la gran altitud significa que a menudo se encuentra por encima de la capa de nubes.

Más información: Jododaira 

Jododaira puente
El puente de Fudosawa es una parada obligatoria
 
 
Ruta circular al lago Hinohara  + Kitakata - Aizu 

La zona de Urabandai (que significa “detrás del Bandai”) también es conocida como los Bandai Highlands, al norte del Mount Bandai, es un destino outdoor muy popular en Japón -trekking, ciclismo, esquí...- sus paisajes se tiñen de los colores mágicos en otoño, y en invierno es un escenario espectacular. Las erupciones volcánicas han moldeado a lo largo de los siglos este imponente paisaje, creando montañas, lagos y estanques multicolores. El monte Bandai  estalló debido a una erupción en 1888, y los bloques de roca y lava que salieron despedidos bloquearon los ríos creando tres grandes lagos -Hibara, Onogawa y Akimoto- y más de 30 lagos y lagunas más pequeños. Su peculiar orografía también hace de sus montañas laderas privilegiadas para recibir nieve polvo de calidad durante el invierno, convirtiéndose en una agradable alternativa al más famoso destino de esquí de Hokkaido. Y por supuesto ofrece multitud de recorridos tanto a pie como en bicicleta, una zona ideal para ciclistas de nivel medio y alto que quieran pasar un tiempo pedaleando en esta tierra y explorando su interesante historia y cultura. 

Uno de los recorridos más espectaculares de Urabandai es el del lago Goshikinuma  o sendero de los “Cinco lagos de colores", ya que recorre estas asombrosas masas de agua que cambian de color (tonos rojos, verdes y turquesa) según la meteorología y el ángulo desde donde se miren. Otro recorrido que incluso pueden disfrutar los principiantes es pedalear alrededor del hermoso escenario natural del lago Hinohara, de unos 30 km de diámetro. También puedes ampliar el recorrido al lago Akimoto, pedaleando 15 km a lo largo del Bandai Lake Line, y si cruzas la montaña al oeste desde la estación al lado de la carretera (unos 25 km) puedes visitar la ciudad de Kitakata, famosa por su ramen (típica sopa de noodles japonesa), por su sake y sus antiguos almacenes tradicionales que flanquean sus calles (hay casi cuatromil) y que se han reconvertido en posadas, tiendas artesanales... 

Banzai
Uno de los espectaculares lagos de Urabandai

 

Si continúas hacia el sur otros 25 km, puedes extender la ruta para llegar a Aizu, donde están localizados los más famosos lugares históricos de Fukushima. Aizu posee un lugar preponderante en la historia de Japón, y es uno de los lugares que hay que visitar para sumergirse en su historia nipona y de los samurais, cuyo espíritu permanece incluso hoy en día. Puedes dormir en el ol onsen histórico de Aizu Higashiyama, usado también por los samurai. Por último, si alargas el viaje por Urabandai, y pedaleas 30 km más al sur, llegarás a otro de los pueblos históricos increíbles de Fukushima y de Japón, Ouchi-juku, uno de los pueblos más antiguos de Japón. Durante el período Edo (1603-1867), en Ouchi-juku se atendía a los viajeros. Los señores feudales tenían que viajar regularmente a la ciudad de Edo por la ruta Shimotsuke Kaido, que atravesaba Ouchi-juku. Fue una de las rutas principales para viajar a la ciudad de Edo hasta el periodo Meiji (1868-1912). Se han conservado muchos de los edificios de esa época, lo que permite al visitante realizar un auténtico viaje en el tiempo a uno de los períodos culturalmente más ricos de Japón. La mayoría de las casas tienen más de 400 años de antigüedad, con techos de paja, y hay un pequeño foso a ambos lados de la calle. Al final de la carretera principal te toparás con un tramo de escaleras corto, aunque pronunciado, que conducen a un templo. Desde el templo disfrutarás de unas bonitas vistas panorámicas de Ouchi-juku en su precioso entorno de montaña.

 85D2716 (1)
Ouchi-juku, uno de los pueblos más antiguos de Japón

 Más información: urabandai-inf.com

 
 
Más información: Fukushima

 

 

Monte Nikko

Relacionado

La Ruta del Diamante, un tesoro natural por descubrir en el corazón de Japón

Los mejores vídeos