Paisajes singulares: Costa da Morte

La costa de los mares embrujados en el final de la tierra

Leyendas y naturaleza en explosión en Costa da Morte
Leyendas y naturaleza en explosión en Costa da Morte

La Costa da Morte es una de las esquinas marinas más famosas del continente europeo por la reputación que alcanzó a finales del siglo XIX de peligrosa y temida. La navegación por la costa gallega estaba amenaza por mares tenebrosos y endemoniados que han sido culpables de trágicos naufragios entre acantilados salvajes creados por los zarpazos de las tormentas oceánicas, un mundo señalado por los mitos y las leyendas en el finis terrae de las culturas antiguas, un reino temido, con el ara solis de los cultos paganos levantado por los romanos en el extremo de Europa, el punto más occidental del mundo conocido donde nada termina y todo comienza. Además de esta fama de inhumana y cruel con los navegantes la singular Costa da Morte es un litoral intacto y agreste, un territorio de vida constante y bellezas naturales desbordantes, de playas vírgenes rodeadas de dunas, bosques, arrecifes y olas que son paraísos para los deportes acuáticos. Y por supuesto es un mundo costero habitado desde tiempos remotos por aldeas tradicionales conquistadas por el ambiente rural, con castros y atalayas de otras épocas, puertos pesqueros, faros y restingas con todo tipo de formaciones graníticas
clavadas en el mar, batiendo un desafío interminable entre las olas, los vientos y las rocas que construyen la esencia ambiental de los ecosistemas costeros. La Costa da Morte es una extraordinaria confabulación de paisajes en el occidente gallego que provoca una inolvidable experiencia para los sentidos.

2
 
IDENTIDAD Y NATURALEZA DEL PAISAJE

Faros, playas y acantilados
La presencia de faros históricos, las formaciones rocosas, los acantilados precipitándose al mar, el viento oceánico y el ronco sonido del oleaje en playas solitarias combinan la esencia de la Costa da Morte. La inspiradora serenidad que sugieren los bravos paisajes de las puntas costeras se transforma en un apacible paseo por el mundo marinero y costumbrista de los pueblos pesqueros. Cualquier duna, playa, bosque o acantilado es una invitación para dejar pasar el tiempo mientras el sol busca el último horizonte en la raya del océano. El cabo de Touriñán es el punto más occidental de España, donde más tarde se pone el sol en toda Europa. El faro actual se levantó en 1981 y ha sido espectador de notables naufragios en un paraje azotado constantemente por los rugidos del Atlántico. En estas restingas intratables tuvo lugar la curiosa historia del carguero alemán Madeleine Reig, que partió en dos el pesquero gallego Ocho Hermanos un día de tormenta en 1935, y 22 años después, en 1957, el mismo barco alemán naufragó delante del cabo.

Un nombre para la eternidad
Los rompientes y arrecifes de la ensenada del Trece y la Punta Boi, al pie de las exclusivas dunas rampantes del Monte Blanco, han sido el escenario donde han tenido lugar las mayores catástrofes que han marcado la Costa da Morte y el escenario de varios naufragios históricos de barcos ingleses. Primero fue el Iris Hull, en 1883, con 38 tripulantes. Siete años después, en 1890, el buque escuela Serpent, el piloto no vio el fuego del faro Vilán por la tormenta y encalló en los arrecifes de Punta Boi, de los 175 tripulantes tres salvaron la vida y fueron encontrados 142, que devolvió el mar lentamente. Las víctimas fueron enterradas en una fosa común cerca del lugar del naufragio, conocido como Cementerio de los Ingleses. Y en 1893 cayó en las fauces de Punta Boi el Trinacria, con 37 tripulantes. La prensa británica fue contundente y bautizó los rompientes de la costa gallega como “costa de la muerte”.

1
 

O Camiño dos Faros
El mejor estilo para conocer la variada diversidad de espacios naturales y el denso contenido ambiental, rural y cultural de la Costa da Morte es caminando. O Camiño dos Faros es un itinerario senderista de 198 km distribuidos en 8 etapas, entre Malpica y el Cabo de Finisterre, que ofrece la posibilidad de entrar paso a paso en el mundo único y asombroso de un litoral señalado por los mitos y las leyendas, una costa con su propia historia y un paisaje abierto de par en par al descubrimiento de las bellezas naturales creadas en los litorales oceánicos. Información: www.caminodosfaros.com

Puentedey, el puente de Dios

Relacionado

Paisajes singulares: Puentedey

Una de las formaciones más icónicas de las Bárdenas Reales

Relacionado

Paisajes singulares: las Bárdenas Reales

Cabo de Peñas, un balcón espectacular al Cantábrico

Relacionado

Paisajes singulares: Cabo de Peñas

Los mejores vídeos