Grandes clásicas: Mulhacen por la vertiente norte

Un imprescindible de Sierra Nevada.

Grandes clásicas: Mulhacen por la vertiente norte
Grandes clásicas: Mulhacen por la vertiente norte

El Mulhacén (3.482 m) es una cumbre legendaria, los soberbios relieves de la montaña son la lápida que cubre la tumba del rey nazarí Muley Hacén, es el techo geográfico de la península ibérica y los barrancos de la vertiente norte navegan por precipicios sobrecogedores que ofrecen la posibilidad de hacer algunos de los trekkings más completos y de mayor compromiso y calidad ambiental en los tresmiles de Sierra Nevada. El gran clásico es la Vereda de la Estrella hasta el jardín del Harén del Real y Cueva Secreta, entrando en la cara norte del Mulhacén por el bello circo glaciar de la laguna de la Mosca. La travesía requiere una noche en la montaña como mínimo, en buen estado de forma y nivel técnico aceptable para ascender el clásico canuto del corredor central de la cara norte. En el caso de que la nieve o el hielo no estén en condiciones aceptables existe la posibilidad de seguir por el collado del Ciervo y completar la ascensión por la ruta normal montañera de la cara oeste que sube desde el circo de la Caldera.

El aparcamiento del barranco de San Juan está al final de un camino muy estrecho que sale desde la antigua estación de Maitena, en Guéjar Sierra, por el viejo trazado del tren minero que sacaba el mineral de galena, pirita y serpentina extraído en las minas Probadora, Estrella y Justicia. Los cargamentos de mineral eran transportados en caballerías desde los campamentos mineros hasta la estación de carga. El barranco del alto Genil también fue objetivo de varios proyectos turísticos a mediados de los años noventa pero no pasaron de los diseños y se quedaron en el papel. La vieja ruta de las minas tiene el sugerente nombre de Vereda de la Estrella y es uno de los caminos montañeros más frecuentados de la sierra para acceder a los estremecedores parajes de las grandes caras norte de Sierra Nevada. En la entrada del aparcamiento está el puente peatonal que cruza el río Genil y comienza el agradable paseo montañero por la Vereda de la Estrella. En el inicio hay paneles informativos y postes de la ruta, con datos sobre la conexión con el Sendero Sulayr, el sendero de gran recorrido GR-240 que recorre los alrededores de Sierra Nevada, tienen unos 300 km y visita los parajes sobresalientes de la gran cordillera penibética.

Grandes clásicas: Mulhacen por la vertiente norte

La vereda pasa por un castaño centenario muy popular en la lista de puntos de interés del camino y va dibujando todos los recovecos de la ladera del cañón hasta la esquina donde confluyen los torrentes del Vadillo y el Genil, los ríos están muy abajo, en el fondo de los precipicios del valle. En un desvío marcado con un poste de madera con la indicación Peña Partida sale el camino de la Cuesta de los Presidiarios hacia otros parajes y de la sierra. La Vereda de la Estrella atraviesa un pasadizo rocoso y aparecen al fondo, colgadas de las nubes, las caras norte del Mulhacén y la Alcazaba. En el antiguo yacimiento minero de la Probadora quedan ruinas de los edificios de las minas y rebuscando también se pueden ver algunas galerías. El sendero atraviesa el puente del río Guarnón, que baja estrepitoso desde el Corral del Veleta, en la cara norte del célebre pico nevadense, pasa por los restos de la mina de la Justicia y llega al Harén del Real (1.700 m), en la unión de los barracos de Lucía, Valdeinfierno y Valdecasillas. La cara norte del Mulhacén todavía parece inalcanzable. En este encuentro de cordales cambia el sendero, el tipo de terreno y el ambiente, comienza la alta montaña.

En el abrigo de una gran roca hay un vivac bien cuidado y poco después esta el refugio natural de Cueva Secreta. El lugar es acogedor para montar vivac, hay agua y sitios cómodos para acampar. El sendero atraviesa el río Valdeinfierno y pasa por la Majada del Palo para saltar la Loma de las Casillas y entrar en el barranco de Valdecasillas. Un sitio bueno también para montar campamento es la Pradera de las Víboras (2.050 m) y dejar la ascensión más dura y técnica para la siguiente jornada. En verano, sin hielo o nieve dura, los escalones o vasares de los Tajos de la Alcazaba y los Tajos Colorados no presentan grandes complicaciones, salvo el duro desnivel. En algún tramo pueden aparecen resaltes de hielo hasta finales de junio y las cascadas llevan bastante caudal en temporada de deshielo, sobre todo el torrente que baja desde la cara norte de la Alcazaba. Y finalmente el grandioso circo de la laguna de la Mosca, al pie de la imponente cara norte del Mulhacén, la tercera opción de montar campamento.

Grandes clásicas: Mulhacen por la vertiente norte

En la laguna de la Mosca surgen tres opciones de itinerario hasta la cumbre más alta de las geografías peninsulares, según estén las fuerzas, las condiciones de la montaña por el hielo la nieve, las previsiones climatológicas y el nivel técnico de los montañeros. En cualquier elección se puede dejar el equipo de vivac escondido cerca de la laguna y terminar la ascensión con el material justo e imprescindible. Y el mismo plan en el caso de pasar la noche en el Prado de las Víboras. La elección de lugar de vivac es cuestión de estrategia personal, para subir los Tajos Colorados con el menor peso posible, o de la hora de salida del barranco de San Juan. La ruta más atrevida desde la Mosca sigue el espectacular Vasar de la Alcazaba, que recorre horizontal el centro la cara norte de la Alcazaba, subiendo hasta la cumbre por el Canuto Norte (II), que tiene un ambiente muy aéreo y delicado sin nieve por el terreno suelto, es casi la única canal por donde se puede ascender la cara norte de la Alcazaba sin usar técnicas específicas de escalada, con hielo o nieve es imprescindible equipo invernal. La travesía baja después al collado de las Siete Lagunas y alcanza la cumbre del Mulhacén por la canal de la Raspa del Tanto, volviendo hasta la laguna de la Mosca por el collado del Ciervo, es el recorrido de los “machacas". La segunda opción es la ruta habitual cuando la nieve está aceptable, sube directamente por el corredor central de la cara norte del Mulhacén (400/AD-). Y sin nieve en la montaña existe la posibilidad de seguir por el collado del Ciervo y terminar la subida por la ruta normal de la cara oeste. La actividad montañera siempre será una satisfacción inolvidable rematando el trekking por cualquiera de los tres itinerarios. El descenso sigue el mismo camino por Cueva Secreta y la Vereda de la Estrella hasta el barranco de San Juan.

  • Punto de partida y llegada: Barranco de San Juan, en Güéjar Sierra (Granada).

  • Distancia: 38,5 kilómetros.

  • Desnivel positivo: 2.650 metros.

  • Nivel de dificultad: AD inf (400 m) en el canuto central de la cara norte del Mulhacén.

Penyagolosa, un coloso entre abismos y bosques

Relacionado

Penyagolosa, un coloso entre abismos y bosques

4 rutas mágicas en Galicia

Relacionado

4 rutas mágicas en Galicia