Ascensión de los Pou en Peña Santa: primeras dificultades en los 600 m verticales de pared

Secciones de octavo grado, un vivac en mitad de la pared e izado de 100 kilos de material

Foto: Iker probando en libre uno de los largos duros @hermanosPou

 Iker probando en libre uno de los largos duros©HermanosPou
Iker probando en libre uno de los largos duros©HermanosPou

Los Pou siguen avanzando sobre los impresionantes 600 metros verticales de la cara sur de Peña Santa (2.596), una de las montañas más emblemáticas de Picos de Europa y techo del macizo occidental de esta cordillera. Una ascensión directa y técnica en una delas paredes más grandes de Espña que se han propuesto junto al escalador argentino residente en Asturias, Kiko Cerdá. 

La pasada semana os contábamos los primeros pasos en esa pared, ahora los hermanos alaveses nos van contando su progresión en la pared: si hasta ahora se habían encontrado secciones muy difíciles en el séptimo grado, ahora
mismo las dificultades han ascendido hasta el octavo, con lo que la marcha hacia la cumbre se ha ralentizado más de lo esperado. Esta subida de dificultad ha venido dada porque han entrado en una zona desplomada al mismo tiempo que los agarres cada vez se han hecho más pequeños…

 

Vivac de ensueño en medio de la pared©HermanosPou
Vivac de ensueño en medio de la pared©HermanosPou

Otro de los obstáculos  importantes ha sido que, viendo la enorme dimensión de la montaña, no les ha quedado otro remedio que subir a vivaquear a la repisa que tienen a mitad de pared, teniendo que acarrear en sus petates, sacos, esterillas, comida, hornillo, agua, y, material de escalada... En total más de 100 kilos, que los escaladores han ido izando durante 300 metros a través de un complejo sistema de poleas.
A favor están teniendo la calidad de la roca, una caliza gris excepcional, que solo puede ser comparable a nivel mundial, con la de su vecino, el Naranjo de Bulnes (Picu Urriellu), donde los Pou han hecho historia durante las últimas dos décadas.
La paliza es tan importante y el desgaste tan grande- con jornadas maratonianas que han alcanzado hasta las 18 horas consecutivas- que a medida que pasan los días, van perdiendo peso y energía de una manera irremediable.
Si logran superar esta zona clave de la pared, la ventana hacia la cumbre quedaría abierta, ya que aparentemente (por lo que han visto con los prismáticos desde fuera), las dificultades decrecen paulatinamente hasta la misma cima.
Pero de momento este extremo es pura especulación, y no será hasta que superen lazona en la que se encuentran, cuando puedan comprobar si realmente estaban en lo cierto…

En este vídeo podéis haceros una idea de la "aérea" ascensión, y nunca mejor dicho... 

Los Hermanos Pou en Peña Santa 

 

Eneko e Iker Pou reflexionan sobre nuestro modelo de sociedad

Relacionado

Hermanos Pou: "Nuestro modelo social está agotado"

Los Pou en PeñaSanta ©HermanosPou

Relacionado

Nuevo reto de los Pou: ascender la Peña Santa de Castilla por su vertical cara sur

Nuestros destacados