10 cosas básicas para sobrevivir un mes solo en el Círculo Polar Ártico

Palabra de Antonio de la Rosa.
Redacción Oxígeno -
10 cosas básicas para sobrevivir un mes solo en el Círculo Polar Ártico
10 cosas básicas para sobrevivir un mes solo en el Círculo Polar Ártico

La experiencia acumulada por el español Antonio de la Rosa en climas de frío extremo es amplia, ha sobrevivido largas temporadas en lugares como Siberia, Alaska, Groenlandia o Laponia. Precisamente este último destino fue el elegido para su reto más reciente, la “Lapland Extreme Challenge”, siendo el primer deportista en hacerlo solo y además el más rápido de todas la ediciones. Era el segundo año que participaba en esta prueba, ya que el año pasado tuvo que retirarse debido a la congelación de tres dedos de uno de sus pies. Por tanto, habiendo experimentado en sus propias carnes los peligros del ártico, aquí van sus 10 tips de los objetos más importantes para sobrevivir en el círculo polar contados en primera persona por Antonio:

1. Guantes: las manos son la parte del cuerpo más expuesta y la que más hay que cuidar. En algunas expediciones he utilizado un guante fino debajo y una buena manopla encima, pero he comprobado que en temperaturas inferiores a -25º, y en Laponia este año he llegado a tener -33º, esas manoplas no son suficiente. Por eso utilizo unos cubremanos de bicicleta que compre en Alaska, los usan para poder ir en bici sin guantes y tener tacto con frenos y manillar. Yo los incorporo fijos en mis bastones de esquí, y puedo ir con doble guante. Encima utilizo uno fino de Trangoworld para tener más tacto y llevar siempre las manos confortables, ya se enfrían cuando terminas la jornada y tienes que montar campamento.

2. Botas: los pies lógicamente son una parte clave que hay que proteger. Ese fue el motivo de mi retirada el año pasado y donde he tenido el máximo cuidado. Primero, comprando unas buenas botas, la marca noruega Alfa hace posiblemente las mejores para estos climas, son de goretex con setters incorporados. Se han comportado de maravilla, regulando la temperatura de mis pies en todo momento. Segundo, claro está, llevando de 2 a 3 calcetines en cada pie, dependiendo del frío que hiciera ese día, me ponía unos finos de Termolite debajo, otros de lana merina y otros de Polartec.

3. Gorro: soy muy caluroso pero siempre hay que proteger cabeza y cuello. Un buen gorro con orejeras es imprescindible, para los días más suaves me sirve con uno fino o Buff. Además, respirar aire frío, aunque no lo parezca, hace que el cuerpo se enfríe con mayor rapidez a pesar de ir muy abrigado. La sangre reduce su temperatura y podemos tener problemas de congelaciones al llegar a manos y pies, con lo que hay que intentar que por debajo de -20º la respiración pase por un filtro. Yo uso una máscara o un pañuelo de cuello para ello.

4. Gafas: los ojos son otra parte importantísima que debemos proteger, el sol se refleja en la nieve con mucha fuerza. Los días que no llevaba las gafas se notaba en la visión nocturna, se veía un poco borroso. Es muy importante llevar gafas polarizadas especiales para nieve o similar, que tengan buena ventilación. El problema de ir tan abrigado es que al llevar gorro y pañuelo en la cara y boca se genera mucho vaho y unas gafas normales se empañan. También llevaba unas gafas de ventisca para los días que hacía mucho viento frontal. Gracias a Visiorama pude llevar lo mejor del mercado.

5. Esquís: definitivamente parte del éxito de este año, debido a que he utilizado para el avance normal unos esquís de backcountry Hagan Off Trace, un modelo innovador que lleva unas pieles de foca en la parte inferior y te permite el agarre en nieve. Vienen integradas en el propio esquí, sin tener que estar pegándolas a diario. Llevaba otro par de esquís especiales para nieves muy profundas que tuve que utilizar al menos en un 30% del recorrido en la Lapland Extreme Challenge, sin ellos me hubiera sido imposible completarla.

6. Tienda de campaña y saco: otro gran acierto, utilicé dos sacos. Normalmente llevo uno de dormir de pluma muy gordo para temperaturas de hasta -38º, pero el problema era que con la transpiración diaria el saco va cogiendo humedad y termina pesando el doble y dando menos calor, además de que cuesta mucho secarlo. Este año llevé uno interior de pluma 750 de Seatosummit para temperaturas de hasta -20º, que expulsa la humedad y te mantiene caliente; y otro de tejido Primalof exterior de Trangoworld para hasta -15º, que es el que se humedece y seca con más facilidad.

Hay gente que realiza expediciones de este tipo sin utilizar tienda de campaña para aligerar peso, vivaqueando, pero al final tienen que llevar un mejor aislante, una funda de vivac y nunca descansaran tan agusto. Yo utilicé una para 2 plazas que apenas pesa 3 kilos, donde pude meter todo el material de mi trineo sin necesidad de salir al exterior a buscar cualquier cosa. La Mountain 2 de Trangoworld es mi elegida, tiene doble techo integrado, faldón perimetral para no tener que usar apenas piquetas y evitar que entre viento por la parte inferior. La usó recientemente Alex Txicón en su intento de ascenso al Everest invernal sin oxígeno.

7. Trineo: el año pasado pude comprobar que el trineo que llevaba, a pesar de ser muy ligero y de plástico duro, no deslizaba muy bien y era muy ancho. En esta expedición me decanté por llevar lo mejor del mercado, la marca Noruega Fjellpulken, especializada en este material. Elegí uno de sus modelos con medidas de 168 cm de largo y 43 cm de ancho, fabricado en fibra y con 2 tiras de teflón en la parte inferior con las que desliza perfectamente y se puede encerar como los esquís.

8. Herramienta multiusos: en algún momento necesitarás reparar desperfectos del material o incluso fabricar utensilios de emergencia. Como es habitual me he llevado la herramienta de Leatherman que es lo más puntero del mercado.

9. Comida: sin duda si no comes bien no puedes tener energía para progresar de 12 a 14 horas diarias como fue mi caso. Llevaba 24 raciones de comida, una para cada día, de 4000 calorías cada una, son muy pocas pero gracias a mi peso elevado, pude perder 10 kilos sin perder ni musculatura ni fuerza. Incluso la estiré para los 27 días y medio que tardé en realizar la prueba lapona, con 3 raciones de comida liofilizada, un desayuno caliente y dos comidas saladas. Una de estas raciones para la cena y otra si era posible me la hacía para el mediodía. Son de la marca americana Trek´n eat, con gran variedad de productos, frutos secos y barritas energéticas.

10: Cocina híbrida: tanto para beber como para cocinar necesitamos agua, y este agua se consigue derritiendo nieve. Para ello utilicé una cocina híbrida Optimus, que me permite usar de manera alternativa cartuchos de gas o combustible líquido los días más fríos, ya que el gas por debajo de -25º se congela.

Te recomendamos

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Los nuevos modelos de Nathan, marca especialista en productos para la hidratación de ...

La elección de Pau Capell, líder actual del Ultra Trail World Tour, a la hora de corr...

Más de 600 km de litoral mediterráneo son un gran reclamo para los amantes del buceo ...

Historia, gastronomía y muchos caminos rodeados de fértiles bosques donde disfrutar d...