Una carrera por la supervivencia en Isla Reunión

Crónica desde dentro del Campeonato del Mundo de Carreras de Aventura.
Pablo López / Fotos: Honza Zak -
Una carrera por la supervivencia en Isla Reunión
Una carrera por la supervivencia en Isla Reunión

La isla de la Reunión es una de las islas de Ultramar que pertenecen a Francia. Está situada en el océano Índico, al sureste de Madagascar. Es una isla multicultural, donde conviven tanto los habitantes criollos, como europeos y una amplia comunidad hindú, que tiene una gran influencia en la cultura de la isla. La Reunión es uno de los principales destinos de turismo de Francia. Abarca un gran abanico de posibilidades, pero quizás su principal cualidad, que la hace diferente al resto de destinos costeros es los espacios que tiene para el trekking y correr por montaña. La Reunión es el sitio. Son varias las grandes rutas que atraviesan la isla, todas perfectamente marcadas y con un montón de refugios de montaña donde poder pernoctar e incluso comer, para poder plantearte una actividad de travesía por la montaña de varios días.

Y con esta información, a priori tan buena para una carrera de aventura, se presentaba el Campeonato del Mundo de Carreras de Aventura. La Reunión era el sitio elegido por la organización del Raid in France (miembro de las series mundiales encargado de llevar a cabo este año este campeonato). El punto de partida de la carrera sería en Hell Bourg, uno de los pueblos paraíso de montaña que tiene la Reunión. Todos los equipos se concentraban aquí, donde fueron llevados por la organización en bus. Allí tendrían que llevar todo el material necesario para comenzar la carrera, nada más. Pues en Hell Bourg realizarían un pequeño prólogo que establecería el orden de salida de los equipos ya el día siguiente a las 6:00. Por lo tanto todo el material que llevasen para pernoctar en un pabellón a cubierto tendría que ser porteado posteriormente durante la primera sección de la carrera. Nada más y nada menos que 101 kms con 7.400 metros de desnivel positivo. Todo eso, teniendo que portear tanto el material obligatorio (manta termica, ropa tecnica, chaqueta, malla larga, tracker, arnés y material de cuerdas, comida, bebida, etc).

La gran aventura de Isla Reunión

Foto: @honza_zak_photo

La carrera intimidaba de por sí. Todos los aquí presentes, saben cual es el Pascal style: Pascal es el director de carrera. Carrera muy dura por lugares muy inaccesibles y bicis de portear. Secciones de cuerdas de difícil progresión y siempre muy cargados.

El trámite del prólogo finalizó sin mucho que contar, pero como dato a apuntar es que el Columbia Vidaraid de España, se apuntaba la victoria parcial. A las 6:00 del siguiente amanecer se daba la salida de verdad. A partir de aquí muchos días de aventura y pura supervivencia.

En las primeras horas de carrera los equipos discurrirían por el circo de Mafate, la zona más agreste y vertical de la carrera. Largos recorridos con continuas y largas subidas y bajadas por terreno técnico harían la diferencia entre los equipos de ultrarunners que tomarían la cabeza. Naturex, de Francia, ponía un ritmo muy alto, y en seguida hacían distancia entre el resto de equipos, en un ritmo que a muchos le parecía suicida. Se notaba que los franceses corrían en casa y como tal llevaban preparando durante mucho tiempo la carrera. Es un equipo que lleva mucho tiempo corriendo juntos y ya han ganado carreras importantes como el Raid in France o el Raid Gallaecia, de las series mundiales. Al paso por Marla, población de montaña llena de gites (refugios) ya tenían 40 minutos de diferencia sobre el equipo Red Fox, de Rusia, y una hora sobre los actuales campeones del mundo, Avaya, el equipo liderado por Nathan Faavae, de Nueva Zelanda, y sobre Haglofs Silva, el equipo sueco 3 veces subcampeón mundial. Pero esta carrera tiene algo que la hacía diferente a las demás y eso se llamaba dark zones. En este caso es algo difícil de explicar, para aquellos ajenos a las carreras de aventura

Una dark zone es una franja horaria por donde no se puede circular en ciertos lugares. Casi todas las zonas de packraft (rafting) y kayak, eran dark zones, así como los barrancos. La organización se vio muy limitada a la hora de diseñar secciones de kayak en lugares seguros debido a la presencia de tiburones y de que isla Reunion es uno de los lugares del mundo con más ataques, hasta el punto de existir una asociación de madres que perdieron hijos a causa de los ataques: “Madres de Rosa”.

La gran aventura de Isla Reunión

Foto: @honza_zak_photo

Para paliar estas dark zones la organización incluyó en el reglamento que todos los equipos deberían parar al menos 12 horas durante toda la carrera. Y podrían “pagar” estas horas, tanto en algunos puntos de control de la carrera como en las transiciones. Otra norma era que como mucho podrías pagar 4 horas en cada uno de estos puntos, lo que haría muy estratégica la carrera. En esta primera sección el equipo Naturex, decidió parar 2 horas en un control, en previsión de ir acumulando horas de sueño pagadas. Esto les hizo perder esa diferencia fisica entre el resto de equipos y al llegar a la siguiente transición se produjo una reagrupación de equipos, ya que inmediatamente después había un packraft, sección en la que no se podía transitar durante la noche, por lo que muchos equipos favoritos tuvieron que parar unas 8 horas de las cuales solo 4 les contó como horas canjeadas de sueño. Columbia Vidaraid y Estonian Ace decidieron ir pagando horas durante los controles de esa sección, lo que hizo que llegaran a ese final de trekking ya con muchas horas canjeadas y dispuestos a tomar una nueva salida de la carrera con la sección 2, donde todos los equipos saldrian a la vez de nuevo pero virtualmente con horas de diferencia debido a las horas de sueño pagadas. (Columbia 9, Estonia 8, Naturex 6, Avaya y Haglofs 4).

La segunda sección consistía en un combinado de packraft y trekking. Los packrafts son unas embarcaciones hinchables ultraligeras de unos 4 kilos de peso. Durante los 50 kms de esta etapa los equipos tendrían que cargar a parte de todo el material obligatorio con estas embarcaciones para en algunas partes de la sección inflarlas y poder progresar en los tramos acuáticos. En un terreno muy duro tanto por el desnivel como por la densa vegetación, los equipos ya con 40 horas en las piernas tendrían que salvar partes de selva con difícil orientación y muy cargados. La carrera se empezaba a definir y los equipos de Naturex, Avaya y Haglofs Silva empezaban a abrir hueco sobre un segundo grupo de equipos donde estaban los españoles del Columbia. Al mismo tiempo varios de los equipos favoritos como los sudafricanos del Sanlam Painted Wolf o SAFAT, de Suecia y actual campeon del Nordic Islands AR, se tenían que retirar con lesiones y fracturas en tibiales y costillas respectivamente. Por detrás varios equipos de cola no eran capaces de concluir la primera sección en las 60 horas de corte. Se había convertido en una carrera de pura supervivencia.

"Aquí se viene a sobrevivir"

Y tanto que fue supervivencia, porque la tercera transición que a priori parecía una sección de mountain bike, sin coger demasiada altura y de unos 60 km, se convirtió en su última parte en un gran porteo por el medio de la selva. No había un segundo de respiro, la carrera fue dura hasta el punto de ser cruel, y al punto de acabar con las fuerzas y el ánimo de muchos equipos. “Nosotros, hemos venido muy preparados a esta carrera. Corremos en Francia y para nosotros disputar un mundial en Reunión que aunque es lejos de casa, es tierra francesa planteaba un desafío. Hacía varios años que no corríamos el Raid in France, y por su estilo de carrera, nos hemos dado cuenta de que no orientamos bien los entrenamientos para esta carrera. Hemos hecho muchos kilómetros de mtb, trekking..., pero ya habíamos perdido el recuerdo del estilo de carrera que es el Raid in France, y deberíamos habernos preparado sobre todo para cargar, portear, y mentalizarnos de que aquí se viene a sobrevivir. No se si volveré a una carrera de aventura de expedición. Son demasiados sacrificios” eran las palabras de Clement Vallá, capitán del Team FMR, que junto al Naturex, se presentaba a priori como una de las principales bazas de Francia en este mundial. “Nuevamente la organización dio otra vuelta de rosca para generar el máximo de dureza y sufrimiento a los equipos. Eso sí, dejó ocho días para que llegaran todos, pero se aseguró de que los que lo hicieran se cargaran los pies. Nosotros no seguimos más por lesión. Personalmente tengo ganas de correr carreras de aventura bonitas, donde la dureza sea consecuencia del recorrido, y no un objetivo” comentaba Albert Roca, capitán del equipo Patagonia Adventure Race, y campeón del mundo en el mundial 2013 en Costa Rica.

La gran aventura de Isla Reunión

Foto: @honza_zak_photo

Y con este panorama empezaba la sección 5. Ya con muchos equipos fuera de carrera, nos fuimos a la sección de trekking del volcán (Pitón de Forniase), donde los equipos tendrían que ascender más de 2.000 metros de una tacada ya con más de 70 horas de carrera encima. La primera parte de este trekking definió ya el devenir de la carrera. Una elección de recorrido muy difícil, justo para coger el rumbo bueno hacia la cumbre del volcán, fue decisiva. Aquí los equipos tuvieron que adivinar entre la espesa vegetación cual era la vaguada que les llevaba hacia arriba por el sitio bueno. Muchos equipos perdieron muchas horas ahí, entre ellos el equipos español Columbia Vidaraid, que se dejó allí buena parte de su lucha por el top 5 perdiendo casi 6 horas, lo que a esas alturas te supone estar out. 4 perdieron los estonios y algo menos otros equipos como Naturex, o los equipos rusos. Cris Forne, orientador del Avaya, y mejor orientador del circuito, dio aquí su golpe de efecto, pasando primeros por la zona y haciendo una orientación perfecta que les llevaría hacia la victoria. Más tarde Haglofs Silva, con algo de dificultad conseguía solventar esa zona y sorprendentemente el equipo checo Black Hill Opavanet, que venía más atrás hizo una orientación soberbia en esta zona, lo que les posicionaría en cuarta posición, que ya no soltarían hasta meta. Una vez arriba, en la zona volcánica, los equipos llegaban a la transición como un rosario de despojos humanos. La dureza tanto por el desnivel, las horas de carrera, los pies destrozados llenos de ampollas, el árido terreno de mares de lava, que destrozó más de una zapatilla, hizo que los equipos llegasen en malas condiciones arriba, pero dispuestos a, ya que se había llegado hasta allí, seguir peleando hasta el final, quizás buscando también un respiro en el resto del trazado que quedaba. El volcán de isla reunión es el más activo del mundo, y aún no hace 10 años de su última gran erupción. El paisaje volcánico era impresionante. Parecía que los equipos paseaban al borde de sus fuerzas por la luna.

A partir de aquí comenzaría la siguiente sección: una bajada en bici con un gran porteo (la organización obligaba a portear gran parte de la bajada por motivo medioambiental, ya que esa zona estaba protegida y estaba prohibida la ciclabilidad), pero el final de la sección hizo las delicias de los corredores. Una de las zonas más bonitas de la carrera, por túneles de lava, llevaría a los equipos hasta la siguiente sección de trekking, cuerdas y packraft. Sección esta corta pero difícil otra vez por lo espeso de la vegetación y por la falta de agua del río, que obligó más que a navegar en los packrafts a portear. Una vez allí, los equipos comenzarían la sección más fácil de la carrera: 40 km de kayak por unos mares infestados de tiburones (recordar que la Reunión es uno de los lugares con más ataques del mundo). La característica principal de este kayak es que tenía una dark zone, o sea, no se podía remar durante la noche, lo que hizo que los equipos punteros pasasen ese corte a primera hora del día 6 de carrera pero a partir del equipo 5 de Estonia, se abriría otro hueco importante donde los equipos del 6 al 12 se reagruparían debido a la dark zone, lo que haría que otra salida entre esos equipos sirviese para disputarse esos puestos.

La gran aventura de Isla Reunión

Foto: @honza_zak_photo

Una vez finalizado el kayak los equipos deberían enfrentarse a la parte final de la carrera. Una dura sección bici de más de 80 km que tendrían que hacer casi todos de noche, con mucha dificultad de orientación y casi todo de portear. Otra odisea para los equipos que pondría de nuevo al límite sus fuerzas y su mente. Y 117 horas después de la salida el equipo Avaya se presentaba en meta con una cómoda ventaja de más de 3 horas sobre el siguiente equipo. De nuevo el cuarteto neozelandés formado por los ya míticos Cris Forne, Nathan Faavae, Suart Lynch y Fleur Pawsey, lo habían vuelto a hacer... y van 5 mundiales consecutivos ganados, hito jamás conseguido por ningún equipo. Pero 3 horas más tarde, cuando parecía que Naturex se haría con la segunda posición, el equipo Haglofs Silva, en el tramo final una vez dejadas las bicis, y donde se encaminaban a pie a meta, lo que hacía que, después de 120 horas y completamente exhaustos, se tuvieran que jugar el segundo puesto al sprint, que caería del lado sueco. Un final inesperado que dejaba a los corredores en meta entre espasmos debido al esfuerzo y lágrimas de los franceses, que en algún tramo de la carrera habían incluso confiado en la victoria, y que tuvieron el segundo puesto rozando con los dedos. Habían preparado esta carrera como si fuese la última de sus vidas, pero aunque finalmente hicieron un tercer puesto habían completado un carrerón. Para estar muy orgullosos. Mientras Haglofs, se confirmaba como el equipo más sólido del mundo después de Avaya, con 4 segundos puestos en campeonatos del mundo.

Cuartos en meta, entraron los checos, que completaron su mejor actuación de siempre y quintos los estonios, uno de los equipos que más carreras completa a lo largo del año, con una regularidad pasmosa.

Casi un día más tarde, llegaría Columbia Vidaraid, que también completó una gran carrera, muy peleada hasta el final. Jon Ander Arambalza, Angel García, Mónica Aguilera y el británico Nick Gracie, lo habían hecho. Entraban en meta exhaustos y opinando que había sido la prueba más dura a la que se habían enfrentado, pero cuando se acaba una carrera así, siempre se acaba contento.

Y con esto un año más, el Raid in France, este año campeonato del mundo de carreras de aventura, daba por finalizado el año de las Adventure Race World Series. La Reunión nos dejó a todos perplejos. Una isla preparada para la aventura, llena de desniveles y naturaleza salvaje. Una locura de isla que ofrece al turista de todo. Igual que a los aventureros, que seguro han pasado diez días que jamás olvidarán.

La gran aventura de Isla Reunión

Foto: @honza_zak_photo
Te recomendamos

La marca española TwoNav presenta su nueva generación de dispositivos GPS enfocados a...

Con mejoras en el upper pero manteniendo su tradicional personalidad de rodadora...

Hacia las vertiginosas laderas del Eiger...

Los nuevos modelos de Nathan, marca especialista en productos para la hidratación de ...

La elección de Pau Capell, líder actual del Ultra Trail World Tour, a la hora de corr...