La Costa Brava en kayak

El Mediterráneo al ritmo de las palas
Oriol Clavera -
La Costa Brava en kayak
FOTOS: Oriol Clavera

La Costa Brava, esa mezcla de acantilados que se precipitan en el Mediterráneo, de bosques de pinos que parece que quieran tocar el agua con las ramas, de rocas caprichosas, de islotes, de cabos, de calas y de playas. Desde los rincones más vírgenes hasta los más depredados por la humanización, todos ellos al ritmo de las palas.

Un fino surco en la húmeda y compacta arena de la solitaria playa de la Cala Estreta es lo único que queda de nuestro paso por aquí. Son las siete de la mañana, aún no, y en pocos minutos, el fino oleaje que moja la costa habrá borrado la línea que han dejado nuestros kayaks al arrastrarlos hasta el agua. Después de una noche fresca de mediados de primavera, dormida en esta sucesión de calas en forma de herraduras, emprendemos la segunda parte de la ruta, acompañados por una luna redonda como un plato y que parece tener ganas de esconderse en poniente mientras el sol anticipa su salida con su claror, como si quisiera saludarla antes de apagarse su blancura.

La Costa Brava en kayak

La Costa Brava en kayak
Publicidad

PRIMEROS DÍAS

Las fabulosas ruinas de Empúries, en el sur de la Bahía de Roses, allí donde hace 2.500 años los griegos pusieron el pie en la Península Ibérica y se establecieron, fue donde nosotros, dos días atrás, empezamos la travesía. Con un mar algo revuelto que nos cogió a contrapié -¡malditas previsiones metereológicas!- y que es tan bonito como de mal navegar. Para alguien que, como quien dice, se estrena en esto, hace la aventura algo más emocionante, si cabe.

A diferencia de los kayaks de alguna otra ocasión, más anchos y abiertos y pensados para cortas navegaciones costeras -de picnic, me atrevería a decir-, los de estos días son largos y rápidos. Diseñados para largas travesías, la rapidez que ofrecen, cortando las olas como un cuchillo bien afilado, va emparejada a la inestabilidad. Primera lección: las olas, mejor cogerlas de frente y si no, estar atentos y compensar bien los movimientos y los pesos del cuerpo. Volcar puede hasta ser divertido en verano, pero ahora que el agua aún está fría y el día tampoco es de caluroso verano, no apetece demasiado. Aparte, una vez al agua, tendremos que achicar agua y subir de nuevo. Y conseguirlo sin parecer un pato tiene su mérito. Porsuerte, la costa aún está vacía, y más entre semana, cuando los hambrientos de sol y playa todavía no han salido de sus guaridas. Por lo que, al menos, no habrá testigos.

La Costa Brava en kayak

La Costa Brava en kayak

Haber empezado con este estado de la mar hace el aprendizaje más rápido. De los errores se aprende, dicen. Las primeras horas sirven para familiarizarse con el medio acuático y para coger el truquillo. Las olas que nos hacían zigzaguear, perdiendo el rumbo cada vez, las vemos venir a medida que las paladas son más seguras y decididas. Los paisajes agrestes con los acantilados calcáreos de hasta 100 m de altura en el macizo del Montgrí, nos acompañan las primeras horas. La impresionante Foradada, túnel natural por donde incluso los barcos turísticos se aventuran a pasar, se nos abre con toda su espectacularidad. Dejadas a levante las Islas Medes, reserva de fauna y flora marítima casi única en el Mediterráneo, vamos descendiendo por el mapa para, pasada la desembocadura del río Ter, dormir en cualquier rincón apartado y tranquilo.

La segunda etapa, costeando este tramo de la Costa Brava, hasta Cala Castell, es disfrutar de unos paisajes poco humanizados. Pequeños antiguos pueblos pesqueros, donde sus bonitas casas fueron convertidas en segundas residencias, y los barquitos bien dispuestos en la arena, como una decoración veraniega más. Sa Tuna, Fornells, Aiguablava i Aigua Xellida, una tras otra a ritmo de remo, en el Cap de Begur, la punta más oriental de la costa catalana, después del Cap de Creus. Si bien es verdad que hay construcciones a lo largo de la costa, son de baja altura, casas de gente de dinero que sabía muy bien dónde convertía sus billetes en ladrillos. Por si alguien lo había olvidado, sí hay clases, aún. Lo veremos, por ejemplo más al sur, donde en algunas urbanizaciones queda tan patente como que solo pueden llegar a la playa en coche unos pocos -y ricos- privilegiados, mientras al resto le toca andar. Como en S'Agaró, antes de llegar a Sant Feliu de Guíxols.

La Costa Brava en kayak

La Costa Brava en kayak

Por suerte, nosotros por el mar no tenemos ningún límite. Tan sólo lo ponen los vientos y el cansancio. Calella de Palafrugell es el primer pueblo algo mayor donde nos acercamos con los kayaks. Con su tantas veces reproducida imagen de postal, quizás tan conocida como la de Cadaqués, en el Cap de Creus, las casas blancas y las famosas arcadas de Port Bo a primera línea de mar, nos vuelve a la civilización después de jugar entre las rocas de Aigua Xelida, pasando por los freus -que es como aquí se les llama a los pasos estrechos-, afinando nuestra destreza con las palas. En esta misma cala vivía en una barraca de pescador Sebastiá Puig 'Hermós', quien recibía muy a menudo la visita de Josep Pla. Juntos intentaron llegar a Francia desde aquí en barca, sin éxito, de donde salió el relato del genial escritor empordanés, Un viatge frustrat (Un viaje frustrado).

El sol nos ha adelantado a lo largo del día, sin apenas jugar con ninguna nube, y ha ido descendiendo frente a nosotros. Es así como llegamos a Cala Estreta, con ganas de reposar en nuestra segunda noche, culminando así la primera mitad de nuestro particular viaje.

Publicidad

PINOS, CALAS Y ACANTILADOS

La luz del día ya ha vencido a la luna cuando, al poco rato de salir de Cala Estreta, y despidiéndonos de las pequeña Islas Formigues que hay en frente, nos adentramos en la Cala Corbs. Encajonada entre un alto acantilado bañado con las primeras luces del día y por un mar ya más calmado, que permitirá que investiguemos de más cerca rincones y cuevas. En su lado norte al extremo del pequeño cabo, un pino algo torcido por la tramuntana parece hacer guardia como si de un faro se tratara. Sin entretenernos más seguimos hacia el sur, donde nos espera la otra Foradada, el túnel natural en una pequeña cala de aguas transparentes y por la que no podremos evitar pasar por dentro. Volteamos la punta de Castell, tras el cual está la Cala del mismo nombre. Una larga playa de arena blanca, emblema de la lucha conservacionista en la Costa Brava contra la especulación urbanística. De aquí subiremos a los restos del poblado ibérico que hay, con sus privilegiadas vistas, en lo alto del cabo. Una muy buena excusa para tocar tierra y estirar un poco las piernas, a pesar de que no llevamos mucho rato paleando.

La Costa Brava en kayak

La Costa Brava en kayak

De vuelta al agua, retomamos la travesía pasando por la cala s'Alguer, donde unas pocas casas de antiguos pescadores, arropadas por el verde de un bosque de pinos y el azul del mar, devuelven las notas que un saxo lanza desde el otro lado de la pequeña bahía, donde un solitario músico parece haber encontrado su rincón de inspiración y ensayo. Con sus melodías sigue nuestra singladura. Palamós, Platja d'Aro, Sant Antoni de Calonge, con sus fachadas marítimas grotescas y desafiantes son la prueba de lo que la estupidez humana puede conseguir. Pero como tampoco somos bichos raros, decidimos parar a tomar una cervecita en cualquier terraza que ya esté abierta, por aquello de no deshidratarnos. Los kayaks, en la arena, serán los únicos elementos que interrumpan la fluctuante línea entre mar y tierra, en estas fechas de playas vacías. El mar, aquí de un verde turquesa que parece sacado de un folleto turístico de cualquier país tropical, nos llamará de nuevo a seguir nuestro camino.

La Costa Brava en kayak

La Costa Brava en kayak
Publicidad

EL ÚLTIMO TRAMO

Pasamos la tercera y última noche en Cala Canyeret, entre los pueblos de Sant Feliu de Guíxols i Tossa de Mar. Nos ahorramos una carretera que, por la costa, los une en un sinfín de curvas no apta para mareos. Ir por mar tiene estas ventajas. Aquí el paisaje cambia a un continuo de acantilados de roca granítica. Impresionantes paredes, con esporádicas calas y playas escondidas, como la Futadera, Vallpresona, Rajols, Morisca.... Y cuevas como la de Es Bergantí, Sa Cova, Sa Gatera o Es Tabac, en que el sigiloso paso de nuestros kayaks no perturbará la quietud y el silencio de sus oscuridades. Tossa de Mar, con su inconfundible silueta de sus murallas y torres que se enfilan por el cabo que sobresale en lo lejos, nos anticipa el pueblo que hay a sus pies. La bahía, vacía de barcos y veleros que la llenaran, fondeados cada uno en su boya durante los meses de verano, nos da la bienvenida al pueblo donde Ava Gardner estuvo rodando, la primavera de un lejano 1950, la película Pandora y el holandés errante.

Pasado la tranquila Lloret de Mar, en estas fechas, divisamos Blanes, la puerta de la Costa Brava. En esta ocasión será nuestro final, después de cuatro días por la Costa Brava, maravillándonos de rincones que sólo pueden descubrirse, y vale mucho la pena, al ritmo pausado de un kayak.

La Costa Brava en kayak

La Costa Brava en kayak

**Consejos ** Para recorrer la Costa Brava el verano es sin duda la mejor época, aunque si lo que queremos es disfrutar de la soledad por allí donde pasemos, primavera y otoño, son la alternativa. Madrugar para navegar con las primeras horas del día y un mar más llano, antes que el sol levante brisas marinas. Estar atento a las previsiones meteorológicas y el estado del mar hará más fácil la travesía, que la haremos en función de los vientos dominantes que tengamos. Para los que no sean experimentados y vayan por libre, una muy buena opción a la hora de llevar a cabo esta aventura es hacerla de la mano de transbrava.com.

Publicidad
También te puede interesar

10 travesías para recorrer en kayak de mar

Una embarcación en medio del mar, en perfecta comunión con la naturaleza, el silencio del momento sólo perturbado por la rítmica entrada de las palas en el agua

Te recomendamos

Los nuevos modelos de Nathan, marca especialista en productos para la hidratación de ...

La elección de Pau Capell, líder actual del Ultra Trail World Tour, a la hora de corr...

El nuevo tubular de BUFF® se fabrica a partir de microfibras que se obtienen de botel...

Más de 600 km de litoral mediterráneo son un gran reclamo para los amantes del buceo ...

Historia, gastronomía y muchos caminos rodeados de fértiles bosques donde disfrutar d...

HI-TEC celebra el 25 aniversario de las Vías Verdes proponiéndote la ruta de Alcoy...