Consejos para evitar la picadura de garrapatas en las salidas al campo

Con el aumento de vegetación hay más peligro de picaduras

Consejos anti-garrapatas
Consejos anti-garrapatas

El crecimiento de la vegetación durante el confinamiento, el menor mantenimiento de las zonas verdes durante el Estado de Alarma en nuestro país debido al COVID, y las intensas lluvias de los meses de mayo y junio, han aumentado tanto el volumen como la altura de las herbáceas, mejorando así las condiciones para la proliferación de las temidas garrapatas. Un artrópodo de escasos milímetros, que apenas se ve -pequeño pero "matón"- cuya picadura puede ocasionar enfermedades y complicaciones. Aunque la mayoría de las picaduras de garrapata son inofensivas, algunas de ellas pueden acarrear consecuencias muy graves para la salud. Una de las más peligrosas es la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo, que tiene una mortalidad del 30% sin tratamiento. España es un país con riesgo de circulación del virus debido principalmente a su proximidad geográfica con África; su condición de lugar de tránsito obligado de aves migratorias procedentes de zonas endémicas; por ser una zona con una gran presencia del vector responsable de la transmisión; y debido también a sus condiciones climáticas, similares a otras zonas donde se ha evidenciado la circulación de este virus. Este patógeno se transmite a las personas, ya sea por la picadura de garrapatas o por contacto con la sangre o tejidos de animales infectados. La mayoría de los casos se han dado en personas relacionadas con la industria ganadera, como trabajadores agrícolas, trabajadores de mataderos y veterinarios. De igual manera, pueden darse casos de transmisión entre seres humanos cuando exista contacto estrecho con sangre, secreciones, órganos u otros líquidos corporales de personas infectadas. De hecho, a primeros de junio, se detectó en Salamanca un nuevo caso de esta enfermedad emergente en Europa, lo que supone el quinto caso autóctono en nuestro país.

Los síntomas de la fiebre de Crimea-Congo comienzan de forma súbita, en forma de fiebre, dolor muscular, mareos, dolor y rigidez de cuello, lumbago, cefalea, irritación de los ojos y fotofobia (hipersensibilidad a la luz). Pueden producirse igualmente náuseas, vómitos, diarrea, dolor abdominal y dolor de garganta al principio, seguidos de bruscos cambios de humor y confusión. Al cabo de dos a cuatro días, la agitación puede dar paso a somnolencia, depresión y debilidad. Otros signos clínicos posibles son taquicardia, adenopatías (inflamación de los ganglios linfáticos), y diversos fenómenos hemorrágicos, de ahí su particular nombre. La tasa de mortalidad asociada a esta enfermedad es de aproximadamente un 30%, y la muerte sobreviene durante la segunda semana. Entre los pacientes que se recuperan, la mejoría comienza generalmente al noveno o décimo día tras la aparición de la enfermedad.

iStock 877698370
Spray anti-garrapatas

Consejos anti-garrapatas

Ante la proliferación de esta especie y el aumento de los paseos por zonas naturales, por parte de la población general tras el confinamiento, la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (ANECPLA) recomienda extremar las medidas de prevención para evitar el contacto con garrapatas y, consecuentemente, el contagio de las mencionadas enfermedades de las que es vector de transmisión, prestando especial atención al sector rural. “Las recientes lluvias de la primavera han dado lugar a un importante crecimiento de la vegetación que, junto con las altas temperaturas que venimos alcanzando, constituyen el perfecto caldo de cultivo para la proliferación de las garrapatas”, explica Fernández de Lezeta, directora general de ANECPLA. “Las garrapatas suelen encontrarse en las hierbas altas, con lo que es fácil que se adhieran tanto a los animales como a las personas cuando pasan cerca para alimentarse de su sangre. Y no se sueltan hasta que se hinchan y su cuerpo se llena por completo”, explica Fernández de Lezeta.

- Cuidado con pasear por zonas con vegetación o hoerba alta.

- Lleva ropa protectora adecuada, que deje visible la menor superficie de piel posible: mejor pantalones largos si vas a travesar una zona de herba alta. 

- Después de una exposición a ambientes donde cabe esperar la presencia de este animal, es importante revisar tanto la ropa como la piel y el pelo: las zonas calientes como las axilas, el cuello, la cintura y la cabeza son sus preferidas.

- Y, en caso de detectar alguna garrapata, retirarla rápidamente, siempre con cuidado y la técnica adecuada. 

Cómo quitar una garrapata

Si estás lejos de un centro de salud, utiliza unas pinzas para agarrar la garrapata firmemente por la cabeza o la boca (venden en grandes superficies pinzas especiales para quitar garrapatas), cerca de la piel. Luego tira con firmeza y de forma contínua de la garrapata hasta que se desprenda de la piel. No retuerzas la garrapata ni le des la vuelta mientras la extraes. Si una parte de la garrapata permanece unida a tu piel, no te preocupes, más adelante se desprenderá por sí sola. Después pon la garrapata en un frasco o una bolsa que se pueda cerrar herméticamente.Lávate las manos y lava el lugar de la picadura con agua y jabón y luego con alcohol . Y  cuando puedas acude con la garrapata al centro de salud para que la vea el médico y te vean la picadura por si puede haber complicaciones.

Además de los mencionados perjuicios a seres humanos, la picadura de las garrapatas puede acarrear complicaciones de salud también en los animales, siendo la babesiosis y la erliquiosis las enfermedades más comunes que transmite. En este sentido, ANECPLA recomienda a los dueños de animales, especialmente los perros, extremar las precauciones en las salidas al campo a fin de evitar compañías indeseadas. Al tratarse de un parásito silencioso que no genera ni picazón ni prurito, se aconseja realizar una revisión exhaustiva del animal tras un paseo por el campo o zonas ajardinadas como método de detección.

 

Garrapata
Garrapata

 

 

 

 

Los mejores vídeos