Termos contra el calor: ¡bebida y comida frías en verano!

¿Puedes hacerte la vida más agradable, pese a los calores agobiantes de este verano? Sí y es más fácil de lo que crees, con la nueva generación de termos en acero.

Tino Nuñez

Termos, grandes aliados en verano y en invierno
Termos, grandes aliados en verano y en invierno

A menudo el material que nos reconforta más en invierno es difícilmente aprovechable durante el verano, pero una interesante excepción y aún no muy utilizada por los aficionados a la naturaleza, es el termo. Un recipiente de acero inoxidable con doble pared y en el que en los mejores modelos se ha hecho un vacío absoluto (prácticamente no existe aire) obra el milagro: pasa de conservar calientes bebida y alimentos líquidos durante unas 8-10 horas en invierno, a mantener hasta 24 horas el frescor en los meses más calurosos.

Y visto que desde el año pasado la Agencia Estatal de Meteorología ha confirmado que el verano en España dura ya 4 meses, la amortización rápida de un termo está más justificada que nunca.

Tres opciones
Tres son las variedades más útiles para las calurosas jornadas que sufrimos en España de junio a septiembre:

1) Tipo botella, con cuello estrecho. Interesante como cantimplora duradera y de geometría alargada, idónea para llevar bebidas en mochilas pequeñas o muy cargadas (con poco espacio libre). De aspecto elegante y discreto, cuestan desde unos 18 a 25 euros según la capacidad, normalmente disponible en 0,35; 0,5; 0,75 y un litro.

2) Tipo botella americana, con cuello ancho y geometría cilíndrica ancha. Interesante para beber cremas frías tipo gazpacho o vichyssoise. Pesan entre 200 y 300 gramos y su precio resulta muy similar al de las botellas de cuello estrecho. Son la versión práctica del termo cilíndrico estándar de invierno.

3) Termo para sólidos. Geometría de cilindro corto y grueso, con cuello muy ancho y cómodo para comerdirectamente de él con un cubierto. Excelente para un taboule, ensalada, arroz, pasta o salmorejo e incluso una tortilla de patata cortada en trozos. El modelo más común para montaña es el de 0,5 litros, que pesa unos 400 gramos y suele andar por los 35 euros, aunque hay versiones de hasta 1 litro (más útiles para salidas familiares o uso en playa).

Pequeños trucos
Mantén el líquido o el alimento en el interior de tu nevera durante la noche, con el tapón quitado hasta que vayas a salir. Muévelo enérgicamente bocabajo antes de introducirlo en la mochila para asegurarte de que está bien cerrado.

Si quieres prolongar las horas de capacidad enfriante, añádele unos hielos (fáciles de introducir si el cuello es ancho) justo antes de salir de casa.

Enjuágalo con agua tibia inmediatamente a tu regreso y lávalo a mano o de lo contrario olerá mal y aparecerán micro organismos. Insiste en las juntas de goma y zonas roscadas, tanto en el cuello como en el tapón.

Precauciones a no olvidar
Guardar abierto, con el tapón aparte. No introducir en el congelador ni en un microondas. Los termos de bajo coste –en torno a los 10 euros- que se venden en bazares o ferreterías con productos muy económicos ofrecen un rendimiento muy inferior, pues conservan el frío o el calor sólo la tercera parte e incluyen tapones poco fiables

Nuestros destacados