Cómo encordarse para atravesar un glaciar

Nunca en solitario.
Redacción Oxígeno -
Cómo encordarse para atravesar un glaciar
Cómo encordarse para atravesar un glaciar

Una de las máximas al movernos por un glaciar es no ir nunca solos o desencordados, incluso en glaciares no muy rotos existe la posibilidad de caer dentro de una grieta oculta. Lo que haremos será ir en grupos de mínimo dos miembros, siendo preferible tres, encordados a una distancia suficiente como para que si un compañero cae a una grieta el resto tenga tiempo suficiente para reaccionar y detener la caída. Para esto necesitamos cierto material de montaña específico: una cuerda de escalada simple de unos 50 metros y unos 10 mm, y además cada uno llevar el siguiente material.

Tendremos que encordarnos dejando cuerda suficiente como para poder realizar las maniobras necesarias para ayudar a nuestro compañero, es decir, la cuerda sobrante tiene que ser mayor que la cuerda entre los montañeros. Para ello buscaremos la mitad de la cuerda, y desde la misma, cada miembro de la cordada cuenta 6 ó 7 m hacia los respectivos cabos. Tras contar estos 6 ó 7 metros, hacemos un nudo de ocho doble por seno, y nos los enganchamos al anillo ventral del arnés mediante un mosquetón de seguro. El resto de cuerda hacia los extremos será la cuerda sobrante que llevará cada miembro de la cordada en bandolera.

Para colocarla en BANDOLERA dejamos una mano un poco más arriba de nuestra cintura ,y sin moverla, pasamos aros de cuerda por esta y por detrás de nuestra cabeza. Lo haremos con la mochila puesta para que no queden después por debajo de esta y sea fácil el acceder a la cuerda sin quitarnos la mochila. Los anillos recogidos en bandolera debemos de sujetarlos para que no se suelten y nos estorben en la progresión. Pasaremos el extremo de la cuerda alrededor de todos los anillos en bandolera varias veces y posteriormente meteremos el cabo por dentro de estas vueltas, como si de un nudo de pescador se tratase. Este cabo no va atado al arnés.

Por último, con uno de los cordinos haremos un nudo autoblocante MACHARD bidireccional, y lo pondremos en la cuerda que va al compañero. CONECTADO AL ARO VENTRAL de nuestro arnés por medio de un mosquetón de seguridad y por debajo del otro mosquetón que anteriormente nos hemos conectado. Este nudo servirá como punto de tensión, del cual recibiremos un tirón en caso de caída del compañero, evitando que los aros que llevamos alrededor del cuello reciban la carga y puedan ahogarnos. También nos ayudará a recoger cuerda con facilidad y acortar la distancia de encordamiento en casos concretos. Y por último, en caso de caída, tendremos ya instalado uno de los nudos autoblocantes que nos ayudarán a remontar la cuerda de la que estamos colgando para salir de la grieta.

Te recomendamos

Ecuestre e Ifema Madrid Horse Week te ofrecen la oportunidad de asistir a la Copa del...

Hacia las vertiginosas laderas del Eiger...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Los nuevos modelos de Nathan, marca especialista en productos para la hidratación de ...

La elección de Pau Capell, líder actual del Ultra Trail World Tour, a la hora de corr...