Alpinismo infantil: ¡Cariño, he “cresteado” a los niños!

El alpinismo con niños es un mundo a parte, por eso debemos tener en cuenta estos consejos para hacerlo de manera segura
Pako Crestas -
Alpinismo infantil: ¡Cariño, he “cresteado” a los niños!
Alpinismo infantil: ¡Cariño, he “cresteado” a los niños!

Escalar crestas con niños pequeños puede parecer una auténtica irresponsabilidad… pero nada más lejos de la realidad si tomamos una precauciones básicas y elementales. 

Publicidad

ALGUNOS CONSEJOS

- En primer lugar escoger el sitio ideal. Por supuesto debemos ir a una cresta que sea de fácil acceso y de cómodo descenso, siempre supeditando las distancias y desniveles a la forma física de los pequeños. El terreno ya debe ser conocido por los mayores… no debe haber margen posible para la improvisación.

- Cada paso debe hacerse sobre seguro, debe ser un espacio conocido, controlando pues, de manera meticulosa, factores como el terreno, los horarios, la línea idónea a seguir, etc. Debemos escoger crestas de muy poca dificultad, por supuesto, donde el  adulto pueda ir a sus anchas sin el más mínimo contratiempo, y donde poder subir y bajar sin el más mínimo problema cualquiera de los tramos accidentados que se nos presenten por el camino.

- También hay que buscar una cresta donde la roca sea muy buena. Hay que tener en cuenta que el niño no tendrá la precaución de ir tanteando la roca y escoger entre las que parezcan fiables desdeñando las rocas dudosas. El niño disfrutará agarrándose a aquello que le plazca y nosotros debemos vigilar siempre sus movimientos y hasta adelantarnos a los mismos.

- Dependiendo de la edad de niño, debemos descartar cualquier maniobra que represente manipular material de escalada, deshacer nudos, desmontar desplazamientos de reunión, etc. En caso de que sean necesarias estas maniobras para salvaguardar la total seguridad del pequeño, deberá ir un segundo adulto como último de cuerda supervisando y realizando las mismas.

- Por supuesto el pequeño siempre debe ir encordado, hasta en los lugares fáciles donde haya senda pero precipicio cercano. No debemos olvidar que las maniobras de los niños son del todo imprevisibles y que no tienen la concepción clara de peligro que, en teoría, deberíamos tener los adultos.

- La previsión del tiempo debe ser excelente, sin más. Como en todos los restantes aspectos, no debe haber margen para el error. Protección solar, ropa, algo de comida, bebida… todo, absolutamente todo, debe ir encaminado a que el niño pase un agradable día en la montaña y viva una aventura única y gratificante. 

- El arnés del niño debe estar adaptado al mismo, hoy en día encontraremos arneses infantiles muy apropiados y simpáticos en cualquier tienda de material de montaña. Casco imprescindible, tanto para el adulto como para el niño.

- En el caso de que tan solo vayamos un adulto y un niño pequeño, la distancia decuerda entre ambos debe ser muy corta (10 a 15 metros máximo). Nunca debemos progresar a la vez. Por supuesto la cuerda tan solo debe ser concebida para que el menor se vea seguro y en ningún momento pueda tener algún traspié. El adulto no debe contar en absoluto con el auxilio de la cuerda para su seguridad ya que, como es lógico, el menor no podrá retener ningún tipo de caída. Por tanto debemos insistir en la absoluta necesidad de que el adulto tan solo emprenda la escalada si la misma está muy por debajo de sus capacidades. Para el adulto la dificultad técnica de la cresta debe resultarle del todo irrisoria.

- Por último insistir en que lo principal, aparte de la absoluta seguridad del niño, es que se lo pase genial y le resulte una experiencia del todo fantástica. Eso dependerá, claro está, de las actitudes y gustos del menor. Si el menor tiene miedo, aversión al vacío, se mueve de manera torpe e insegura o simplemente, se cansa en exceso en este tipo de excursiones… pues no obviemos la realidad y dejemos las crestas por si se tercian algunos años más tarde. No forcemos la situación. Cuántos son los padres que han “obligado” a escalar a sus hijos, a despecho de los mismos, y los menores han quedado tan estigmatizados por la terrible experiencia que, lejos de seguir los pasos del “padre aventurero”, han renunciado para siempre a la montaña. Por el contrario, si la escalada en crestas resulta ser entretenida y agradable para el niño, podemos convertir una facilísima escalada matinal en la más grande de las aventuras… ese fue mi caso, y os puedo asegurar que, como “papá”, se me caía la “baba” cuando mi hijo, ya concluyendo su primera cresta, me comentaba que se lo había pasado “pipa, teta, y yuppie” y que aquel día era mejor que el día de su aniversario. Pocos meses más tarde, cuando concluía su segunda cresta, sentenció en la cumbre que, como ya había escalado más de una cresta… pues que ya era el “Petit crestas" (pequeño crestas).

Os presentamos, a continuación, dos crestas ideales para llevar a niños pequeños. Ambas tienen los ingredientes detallados con anterioridad: fácil acceso, cómodo descenso, buena roca, carencia de tramos complicados, crestas de corto recorrido y… cómo no, paisajes de gran belleza, para empezar a colmar de poesía y dicha el inocente corazón del pequeño aventurero.

ALGUNOS CONSEJOS

Publicidad

CRESTA DE CASTELLETS A LES AGUDES (MONTSENY)

- Punto de partida: Pequeño aparcamiento situado tras el Sot de las Minas, en la parte más alta de la carretera de Sant Celoni a Viladrau, en su trayecto intermedio entre San Fe en Sant Marçal. 1.300 metros de altura.
- Punto de llegada: cumbre de Les Agudes. 1.706 metros de altura.
- Desnivel: 406 metros. Casi una cincuentena más si tenemos en cuenta los diferentes desniveles intermedios de las puntas de la Cresta de Castellets.
- Horario: 1 hora y 30 minutos.
- Itinerario: Justo en el margen sur de la carretera nace una pista que habrá que tomar en sentido ascendente. En la primera bifurcación (0,05 h) seguimos por la derecha hasta una especie de rellano en el bosque de donde nace una caminito (hitos) que sube por el en dirección SO hasta llegar de nuevo a la pista (de hecho este tramo de camino por el bosque se trata de un atajo, si hubiéramos continuado por la pista hubiéramos ido a parar al mismo punto después de hacer una curva). El tramo de pista donde vamos a parar es donde concluye la misma.

Continuamos por el bosque abierto, subiendo suavemente con la misma dirección (SE) hasta llegar a una arista herbosa, COLL SACIUREDA D’ABAIX O PLA GRAN. Cruzarla para encontrar, justo al lado derecho otro camino aún mejor marcado que en el camino del que venimos. Seguimos el camino sin pérdida que pronto se adentra en un bosque de hayedo y dibuja un largo flanqueo ascendente, sería la vertiente oeste del pie de la arista (marcas rojas).

Vamos a parar a la arista en una especie de collado intermedio. Coll Saciureda D'Adalt, 1.404 m. (0,25 h).Subir por la arista remontando unas gradas de piedra fáciles, de trepada agradecida sobre roca excelente (II *). Ascendemos la primera cota, de 1.492 m de altitud, remontaremos la segunda, de 1.518 m, y al final de esta encontramos un muro opcional (se puede evitar por la derecha), que nos obliga a una pequeña escalada descendente de un murete de III-. Si optamos por el camino de la derecha no pasa de II-. Fácil. Traspasamos un collado y subimos la tercera cota, de 1.518 m, que presenta la escalada más larga de las cotas inferiores, con unas gradas escalonadas de II * / II.

Descenso por la vertiente opuesta (S) fácil (I / II-). Llegamos a un collado que representa la transición entre la roca de arenisca (más anaranjada y con un grano bastante grueso) y el gneis (otro tipo de granito más oscuro y nada granuloso que hace lajas planas). Estamos en la zona del Lisos (1.530 m), punto de inicio de la escalada final. En este punto encontramos el camino de manchas rojas que seguiremos durante un centenar de metros, flanqueando la arista un poco a la derecha del filo hasta una especie de plataforma que es el pie de la arista final. El camino continúa flanqueando por la derecha de la vertiente pero nosotros continuaremos recto, trepando un terreno un poco aéreo pero con fuerza toma de manos y de pies, que hacen que la ascensión sea agradecida y fácil (I / II *, tal vez algún paso aislado de II+) Manchas amarillas. Ahora la seguimos el trazado integral de la arista, traspasando por encima de las cotas más altas del cordal, 1.657 m, 1.693 m, y la última, que es la propia cumbre de Les Agudes (1.706 m).

- Descenso: Bajar al collado de les Agudes, situado al sur y tomar el camino de Castellets que flanquea por la vertiente oeste de la cumbre en dirección norte (marcas de pintura roja) y que desciende por la propia arista evitando todos los tramos de escalada fácil. Camino en ciertos lugares un poco sinuoso pero evidente y bien señalizado con marcas de pintura roja.

CRESTA DE CASTELLETS A LES AGUDES (MONTSENY)

Publicidad

CRESTA NORESTE DEL GRA DE FAJOL (PIRINEO ORIENTAL)

- Punto de partida: Parking de acceso al Refugio de Ulldeter, situado casi al final de la carretera de acceso a las pista de esquí de Vallter 2000, desde Camprodon y Setcases (2.100 m) 
- Punto de llegada: cumbre del Gra de Fajol 2.712 m.
- Desnivel: 612 m
- Horario: 2 horas y 15 minutos.
- Itinerario: Subimos por el marcado camino que sirve de acceso al Refugio de Ulldeter, (0,25 h) siguiendo el GR 11, pasamos de largo el refugio y seguimos ascendiendo hacia el este, siguiendo las marcas de pintura del GR, en dirección al Coll de la Marrana.

Situados en la cubeta de origen glaciar que se localiza bajo el collado, veremos el inicio de la arista a nuestra izquierda. Abandonamos el camino y ascendemos por pendientes pronunciada de hierba hacia el sur hasta situarnos en la arista (1,00 h). Seguiremos la misma hasta la cumbre. El primer resalte lo encontramos enseguida tras abandonar el pequeño collado por el cual hemos accedido a la arista. Gradas y pequeños montones de bloques de II+ que desembocan en un sistema de gradas y repisas inclinadas situadas siempre un poco a la derecha de la línea de la arista estricta.

Se nos plantean dos posibilidades en esta parte baja. Seguir una especie de veta fisurada (II+), no aconsejable con niños pequeños al no haber buenas repisas de descanso, o flaquear en diagonal ascendiente hacia la derecha por gradas inclinadas (II-) en busca de una especie de diedro tumbado (IIº) que nos dejará de nuevo en la arista. Llegamos a una especie de brecha y seguimos unos metros por la vertiente norte de la arista hasta encontrar un fácil sistema de gradas y bloques (IIº) que nos devuelven de nuevo a lo alto del filo. Seguir el mismo (tramo aislados de IIº / II-) hasta la propia  cumbre. Gra de Fajol (2.712 m).

- Descenso: Evidente, por la senda marcada que desciende hacia el N.O. al vistoso y amplio Coll de la Marrana, desde aquí hacia el este conectando de nuevo con el GR que habremos seguido durante la marcha de aproximación.

CRESTA NORESTE DEL GRA DE FAJOL (PIRINEO ORIENTAL)

Publicidad
Te recomendamos

Ecuestre e Ifema Madrid Horse Week te ofrecen la oportunidad de asistir a la Copa del...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Los nuevos modelos de Nathan, marca especialista en productos para la hidratación de ...

La elección de Pau Capell, líder actual del Ultra Trail World Tour, a la hora de corr...

Más de 600 km de litoral mediterráneo son un gran reclamo para los amantes del buceo ...