De las pistas a la montaña en 10 pasos

Conviértete en freerider
Fco. Javier González / Fotos: Black Diamond -
De las pistas a la montaña en 10 pasos
De las pistas a la montaña en 10 pasos

¿Escucháis la llamada? Desde las cimas de las montañas, las cornisas y crestas nevadas, las palas y corredores de nieve, y los bosques salvajes de las laderas, se escucha un susurro que atrae a esquiadores, snowboarders, montañeros y alpinistas. Una llamada para todos aquellos que ansían disfrutar de ese atractivo terreno de juego ascendiéndolo, recorriéndolo y –sobre todo- descendiéndolo de una forma libre y adrenalínica; en ocasiones feroz, y siempre divertida y salvaje, ya sea con unos esquís o una tabla de snowboard bajo los pies. La llamada de lo salvaje. La llamada del freeride.

Normalmente, son dos las puertas de entrada al mundo del freeride: la montaña y/o el esquí. El esquiador puede querer salir del terreno domesticado de las estaciones de esquí, mientras que el montañero puede desear aprovechar sus numerosas cimas invernales para descenderlas de una forma más rápida, y divertida. Entre medias de ambos caso, el esquiador de travesía, que seguramente con la experiencia tienda poco a poco a buscar descensos de más dificultad, o sencillamente más estéticos. En cualquier caso, cada aproximación condicionará los pasos a seguir hasta llegar a convertirse en un freerider, aunque el resultado siempre va ser el mismo: llegar a disfrutar del deslizamiento por terrenos de montaña vírgenes con seguridad.

Os proponemos diez pasos para pasar de las pistas a la montaña. Diez pasos que separan el deslizamiento por estaciones de esquí a las grandes travesías de montaña. Seguramente, de entrada podríais tachar de la lista alguno de los pasos, ¡eso que tenéis ganado! Y sobre todo, como siempre, no nos cansaremos nunca de repetirlo e insistir: montañero (y esquiador) seguro, vale por dos.

Técnica en pistas

Aunque se dan casos de montañeros que obvian este punto y comienzan a esquiar fuera de pistas… ya sea en esquís o en una tabla de snowboard, todo comienza con la técnica alpina. Sin duda, una buena técnica de descenso en pistas es uno de los cimientos que nos van a permitir disfrutar después del terreno virgen. Posición base, giros cortos, amplios, medios, cambios de ritmo, diagonales, derrapes, descensos rectos, velocidad… son movimientos y gestos técnicos que, aprendidos e interiorizados primero en las pistas, nos servirán para luego aplicarlos en distintos tipos de terreno que nos encontraremos en la montaña.

Los “lado pistas”

Precisamente, en los mismos aledaños de las pistas de esquí encontraremos la primera oportunidad de salirnos de pistas. En los “lado pistas”, esas franjas de terreno sin pisar cercanas a las pistas, podemos probar esa misma técnica que hemos aprendido en distintos tipos de nieve: dura, costra, venteada, virgen… y comprobar así como la velocidad, los gestos y los apoyos necesarios cambian de un tipo de nieve, con la ventaja de que seguiremos estando en un terreno “controlado”, y en caso necesario podremos volver a la seguridad de la pista sin problemas mayores. Poco a poco, las incursiones en terreno virgen pueden ir alejándose un poco más de las pistas, y quizás comenzar a enlazar una con otra a través de pequeños cruces por terreno sin balizar…

De las pistas a la montaña en 10 pasos

Foto: Grant Gunderson

Material específico

Aunque el hábito no hace al monje (y seguramente un avezado freerider pueda darlo todo con material alpino), es innegable que el material específico de freeride ayuda –y bastante- a progresar en terreno virgen. Los esquís, la tabla de snowboard, las fijaciones, las botas, la ropa, ¡el casco!, así como más adelante lo necesario para progresar en esquí de travesía o splitboard, e incluso el material propio del alpinismo llegado el punto de nivel en el que ya nos hará falta… crampones, piolet, arnés… serán poco a poco material con el que nos tendremos que ir haciendo y, sobre todo, familiarizando en su uso.

Curso de seguridad

Antes de continuar, llegamos a uno de los puntos clave en la evolución de nuestro perfil de esquiador o snowboarder: la seguridad. Y es que uno de los precios que pagamos por salirnos del ambiente “seguro” de las estaciones de esquí (e incluso en ocasiones dentro de sus dominios), es que dejamos de deslizarnos por terrenos asegurados por los profesionales que trabajan en ellas. Así, una vez fuera de pistas, los riesgos crecen: rocas escondidas bajo la nieve, árboles, agujeros, cornisas… y, sobre todo, el riesgo a verse envuelto en el mayor temor de cualquier freerider: las avalanchas. Llegados a este punto es indispensable (e incluso debería ser obligatorio), realizar un curso de seguridad ante avalanchas, en el que nos enseñen a manejar el equipo necesario (básicamente ARVA, pala y sonda), así como las distintas técnicas de rescate en caso de accidente. Y no vale con recibir el curso y olvidarse; cada temporada hay que procurar entrenar y reciclar todos los conocimientos y técnicas, porque en caso de necesitar aplicarlas ¡el tiempo es oro!

Itinerarios freeride

Una vez equipados y con nuestro equipo de seguridad en la mochila, es el momento de dar un paso adelante. Muchas estaciones de esquí tienen itinerarios fuera pista en sus dominios esquiables. Son itinerarios sin pisar por las maquinas pisa nieves, normalmente señalizados y asegurados, y que permiten realizar ya un largo descenso en terreno semi salvaje, como paso previo a desafío mayores. Seguramente llegados a este punto, comenzaréis a buscar estaciones con perfil freerider * en las que abunden este tipo de itinerarios. Y seguramente también, poco a poco, la llamada de las montañas comenzará a ser más intensa en vuestro interior…

Preparación física

Seguramente, descendiendo itinerarios fuera pista ya habéis comprobado en vuestras propias carnes lo cansado que es… ¿verdad? Incluso cuando la nieve es polvo de la mejor calidad, se necesita un buen fondo físico para aguantar la intensidad de unos buenos y mantenidos descensos, ya sea sobre nieves transformadas o polvo de la mejor calidad. Como decía una famosa profesora de baile en televisión: “La fama cuesta, y aquí es donde vais a empezar a pagar con sudor". Así pues, todo entrenamiento físico será muy positivo en nuestras posteriores correrías montañeras para no fatigarnos a la primera de cambio… Tres son las bases de un buen entrenamiento: capacidad cardiovascular, potenciar la fuerza específica del tren inferior, y mantener y/o potenciar el tono del tren superior y la faja lumbo-abdominal.

Publicidad

Travesía de montaña

Ya en buena forma y con la experiencia acumulada en descensos fuera de pistas, es el momento de calzarse las pieles en los esquís de travesía o en la tabla splitboard. Es el momento de ganarse el descenso con el sudor de la frente, mediante un esfuerzo para ascender por nuestro propio pie hasta la cima o punto que nos sirva para el posterior y merecido descenso. Lo lógico es comenzar con una pequeña travesía para familiarizarnos con el material, la técnica de ascenso, los tiempos… y poco a poco ir disfrutando de la experiencia del esquí en estado puro, alejado de los remontes y del “jaleo” de las estaciones de esquí. Lo ideal es comenzar con compañeros más experimentados, e ir aumentando los desniveles de ascenso progresivamente, marcándonos cada vez metas más difíciles, siempre que queremos seguir progresando.

Curso alpinismo

El nivel sube… y con él las necesidades técnicas y de seguridad en escenarios de montaña cada vez más exigentes y delicados. Es el momento (aunque cualquiera es bueno) de hacer un curso de alpinismo, ya sea de iniciación o perfeccionamiento, en función del nivel que tengamos. Progresión con crampones y piolet, auto-detenciones, aseguramientos, rápeles, así como conocimientos básicas y/o avanzados de materias tan necesarias en la montaña como orientación, primeros auxilios, técnicas de rescate… En la medida que nos adentremos en el terreno del esquí o snowboard de Alta montaña, mayores serán nuestras necesidades técnicas, de material ¡y nuestra experiencia! Así que… despacito y buena letra.

De las pistas a la montaña en 10 pasos

Foto: Jay Beyer

Micro entrenamientos

Jeremy Jones, uno de los mejores snowboarders de montaña del mundo, comentaba que una de sus formas de entrenamiento favoritas era en “pequeños escenarios de montaña”. Es decir: busca lugares “fáciles” en los que entrenar situaciones “difíciles”: un conocido couloir, una pala amplia pero con buena pendiente, zonas de bosque… lugares que ya conoces bien sirven para aplicar técnicas nuevas que puedan ser necesarias en otros terrenos desconocidos. Otro fuera de serie como Bruce Lee, siempre incidía en lo fácil que es entrenar en nuestra rutina del día a día ¿habéis probado a trabajar el equilibrio aguantando un trayecto en metro sobre una pierna?

Grandes Travesías de montaña

Ya estamos listos para uno de las grandes experiencias de cualquier esquiador o snowboarder de montaña: una gran travesía de varios días que combine ascensos, pernoctas en refugios y ¡por supuesto descensos! Una oportunidad perfecta para poner en práctica todos los conocimientos adquiridos, y hacer valer la experiencia acumulada para poder disfrutar con seguridad de una travesía que seguro recuerdas el resto de la vida: Carros de Foc, la integral de Sierra Nevada, la Chamonix-Zermatt, la Alta ruta del Oberland suizo, y el inmenso mundo de sueños y posibilidades que se nos abren en montañas y cordilleras de todo el planeta. ¿Escucháis la llamada?

  • Estaciones recomendadas

Aunque cualquier estación con nieve fresca puede ser perfecta para el esquí fuera de pistas, es cierto que algunas estaciones tienen un perfil más freerider que otras: Baqueira Beret en España, el Pic du Midi en el Pirineo francés, La Grave en los Alpes franceses, St. Anton en Austria, Verbier en Suiza; o cruzando el charco hasta Canadá para disfrutar de Revelstoke o de Las Leñas en Argentina… ¡Por viajar que nos sea!

Foto de portada: Garret Grove

Publicidad
Te recomendamos

La marca española TwoNav presenta su nueva generación de dispositivos GPS enfocados a...

Con mejoras en el upper pero manteniendo su tradicional personalidad de rodadora...

Hacia las vertiginosas laderas del Eiger...

Los nuevos modelos de Nathan, marca especialista en productos para la hidratación de ...

La elección de Pau Capell, líder actual del Ultra Trail World Tour, a la hora de corr...