Autodetenciones en nieve

Carlos Carracedo y Sergio García -
Autodetenciones en nieve
Autodetenciones en nieve

(Fotografías: Mikael Helsing)

Continuamos con nuestro curso de montañismo invernal después de aprender las técnicas de progresión. Si dominas éstas, minimizas el riesgo de caída, pero obviamente, puede pasar así que ¿cómo tienes que actuar si resbalas por una pendiente helada? Nuestros expertos Carlos Carracedo y Sergio García te lo muestran.

Con una buena técnica de progresión la posibilidad de caída se puede minimizar pero no eliminar, por eso tienen gran importancia las técnicas de autodetención. Han de realizarse de forma eficaz, es decir, hay que ser capaces de frenarse en el menor espacio posible; teniendo en cuenta que cuanto más tiempo pase entre la caída y el comienzo de la autodetección, mayor será la velocidad y menor la probabilidad de pararnos. Por todo ello tiene gran importancia el entrenamiento frecuente de estas técnicas, para que cuando se produzca realmente la caída tengamos una respuesta automática. Sería conveniente durante este entrenamiento prescindir de los crampones para evitar lesionarnos gravemente.

Pasar de la posición de piolet de marcha a autodetención

Normalmente agarramos el piolet por la cruz con el pico hacia delante, pues para pasar a la autodetención debemos llevar el mango a la otra mano y a la altura del regatón, una vez agarrado por el regatón giramos la muñeca un cuarto de vuelta para permitir que la mano de la cruz pivote hasta agarrar el piolet con el pulgar por debajo de la pala.

Posición de auto detención

La posición final va a ser común independientemente de cómo se produzca la caída.

Será boca abajo y con los pies hacia la pendiente y separados (pies levantados) de la nieve para evitar la lesión y el rebote que nos podría producir el clavado involuntario de los crampones en la nieve, sin crampones no sería necesario levantar los pies, ya que nos ayudaría a frenar el roce en la nieve.

Las piernas estarán ligeramente abiertas para darnos estabilidad.

El piolet lo llevamos en diagonal agarrándolo con una mano encima de la cruz y el pulgar debajo de la pala a la altura de nuestro hombro, cruzando el mango por nuestro pecho hasta la cadera contraria, donde los agarramos con nuestra otra mano cerca del regatón.

El pico se clavará de forma progresiva en la nieve por efecto del peso de nuestro cuerpo, si necesitásemos clavarlo algo más a continuación levantaríamos ligeramente el regatón.

Pero cómo llegarmos a esta posición? Vamos a ver las tres formas más frecuentes de caída: resbalón con caída de culo, tropezón que produce una caída de frente y desequilibrio que motiva una caída de espaldas.

Publicidad

1 Resbalón con caída de culo

Colocamos el piolet en posición de autodetención, giramos el cuerpo en dirección al pico de piolet hasta que quedamos boca abajo y poco a poco llevamos el peso de nuestro cuerpo encima del piolet hasta pararnos; si lo hacemos así conseguimos un contacto del pico con la nieve más rápido, y al haber menos recorrido e inercia más progresivo, con lo que conseguimos regular la fuerza con que se clava siendo más eficaces y disminuyendo la posibilidad de que el piolet se nos escape de las manos.

El piolet lo llevamos en diagonal agarrándolo con una mano encima de la cruz y el pulgar debajo de la pala a la altura de nuestro hombro, cruzando el mango por nuestro pecho hasta la cadera contraria, donde los agarramos con nuestra otra mano cerca del regatón.

El pico se clavará de forma progresiva en la nieve por efecto del peso de nuestro cuerpo, si necesitásemos clavarlo algo más a continuación levantaríamos ligeramente el regatón.

Publicidad

2 Caída de frente

Colocamos el piolet en posición de autodetención por encima de la cabeza, es decir hacia el valle, arqueando nuestro cuerpo y con los brazos estirados clavamos el pico del piolet en un lateral para conseguir un eje sobre el que gire nuestro cuerpo hasta quedar con los pies hacia abajo y poder realizar el frenado con la posición de autodetención.

Brazos estirados por encima de la cabeza, y arquear bien el cuerpo para poder clavar con fuerza el piolet.

Publicidad

3 Caída de espaldas y boca arriba

Hacemos el cambio de piolet de progresión a autodetención delante de nuestro cuerpo, a continuación con una contracción abdominal elevamos nuestros hombros para conseguir clavar el pico del piolet en un lateral del cuerpo a la altura de la cintura, con este anclaje hacemos disminuir la velocidad del tren superior de nuestro cuerpo permitiendo que el cuerpo rote con facilidad y quedando de forma natural boca abajo y piernas hacia el valle, posición básica de autodetención.

Publicidad

Publicidad

LOS 3 ERRORES MÁS HABITUALES

Querer impulsarnos con las piernas dando excesiva rigidez al cuerpo.

Clavar excesivamente fuerte el piolet con lo que si la inercia es fuerte nos transmitirá un fuerte impacto pudiendo hacernos daño o haciendo que perdamos el piolet.

No tener la paciencia suficiente para dejar que el cuerpo haga su movimiento creando fuerzas contrarias y dificultando la autodetención.

Publicidad
Te recomendamos

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Los nuevos modelos de Nathan, marca especialista en productos para la hidratación de ...

La elección de Pau Capell, líder actual del Ultra Trail World Tour, a la hora de corr...

Más de 600 km de litoral mediterráneo son un gran reclamo para los amantes del buceo ...

Historia, gastronomía y muchos caminos rodeados de fértiles bosques donde disfrutar d...