4 buenos consejos para una primavera ¡montañera!

Aprovechar sus luminosos y a menudo fragantes días en la montaña es un placer para los sentidos, pero también exige plantearse algunas “estrategias”…

Tino Nuñez

¡Primavera montañera!
¡Primavera montañera!

Este 2021 la primavera empieza el 20 de marzo y termina el 20 de junio, son 93 días para disfrutar de la que quizá es la estación más vitalista y esperanzadora de cada año. ¿Vemos que 4 consejos son útiles para tan esperado trimestre?  

Motívate con rutas nuevas 

No son pocos los psicólogos que advierten que tras 12 meses de pandemia, alrededor de la mitad de la población de nuestro país está afectada por sentimientos de tristeza, desánimo, melancolía, depresión o fatiga mental. Afortunadamente quienes salimos a la montaña tenemos la oportunidad muchos fines de semana de ilusionarnos con nuestras actividades, siempre que no caigamos en la “trampa fácil” de repetir los mismos itinerarios una y otra vez o frecuentar sólo las zonas más cómodas (a menudo abarrotadas de gente si están próximas a una gran ciudad). Buscar nuevas excursiones es una fuente de motivación muy importante, de la que ya hemos hablado otras veces, siempre que las preparemos con antelación, para evitar frustraciones o imprevistos desagradables. La aplicación española para teléfonos iPhone de Wikiloc tiene ya 8 millones de usuarios que pagan 10 euros al año por acceder a rutas georreferenciadas, aunque también existe un servicio básico gratuito,  incluyen waypoints (puntos de interés), con imágenes subidas por aficionados y es muy popular, sobre todo desde que particulares muestran sus recorridos ante todos en las redes sociales. Aunque nadie duda de su gran utilidad, en algunos casos se están promocionando rutas que ocasionan problemas a los que utilizan esa información como única información: accesos por fincas particulares con perros sueltos, continuación de la ruta saltando vallas o atravesando carreteras peligrosas y datos de dificultad u horario no siempre correctos.

Echa un vistazo a las webs de los ayuntamientos donde se sitúen tus recorridos, pues tanto ellos como los autores de guías de papel incluyen información de calidad, revisada y en la que se respetan fincas ganaderas, así como las normas específicas del espacio natural protegido.

Consultar la meteo… ¡funciona! 

Hemos tenido un invierno suave, con un episodio excepcional (la borrasca Filomena), en el que muchos de los ciudadanos no consultaron lo suficiente las alertas de AEMET ¡y la primavera también nos puede dar alguna sorpres!. La nueva estación incluye como siempre algunos de los meses más lluviosos del año: abril y mayo. Los modelos apuntan a valores de hasta 1 grado más cálidos de lo normal, junto a menos lluvia (según las zonas suele haber de 7 a 12 días de lluvia mensuales), pero no debemos olvidar que es la estación más cambiante del año, con variaciones notables de una semana a otra e incluso en sólo 24 horas.  Lo ideal es informarnos 2 o 3 días antes de la actividad y confirmar el destino con la previsión más reciente que podamos (preferentemente la tarde/noche anterior). Como no todas las predicciones coinciden, pero sí suelen acertar por encima del 80 por ciento, una manera fiable de asegurarnos es elegir el día o los días en los que al menos 3 medios diferentes y fiables coincidan a la vez en el buen tiempo ¡las posibilidades de acierto se amplifican espectacularmente! Personalmente suelo combinar la información web de páginas serias (como Eltiempo.es o Meteoblue) con la aportada en informativos de televisión que han demostrado su solvencia técnica (por ejemplo TVE o Tele 5).

Atención a los aparcamientos masificados 

Con la llegada de la  primavera el número de visitantes de los espacios naturales crece exponencialmente, ya de por sí incrementado por las lógicas ansias de evasión generadas por el COVID y por los distintos confinamientos (provinciales o autonómicos). En determinados enclaves los problemas que origina esa saturación son tan importantes que diversos ayuntamientos han pedido ayuda a las autoridades de sus comunidades autónomas, para establecer cupos y controles de acceso en aparcamientos hasta ahora sin restricción alguna. 

Es una mala idea aparecer a las diez o las once de la mañana en el aparcamiento de una zona conocida, posiblemente estará ya completo una o dos horas antes. Para quienes se lo puedan permitir, puede resultar más sosegante llegar la noche anterior (ya sea viernes o sábado), dormir en la montaña- todo un bálsamo para estos tiempos que vivimos- y valorar que los sábados en general hay mayor frecuentación que los domingos (sobre todo porque hacia las 14-15 h del domingo mucha gente se marcha a comer en un pueblo cercano o a su domicilio). Si el aparcamiento está lleno, no estaciones tu coche en la cuneta, delante de ninguna puerta de una finca ganadera –quizá necesiten entrar aunque sea festivo con un tractor o un camión- ni en los márgenes de una vía pecuaria (está prohibido y pueden sancionarte); busca un lugar permitido aunque tengas que caminar más o varía tu objetivo.   

¿Orugas? 

Marzo ya es un mes famoso entre los que frecuentamos los pinares típicos de la baja y media montaña, por la aparición en el suelo de orugas procesionarias, que bajan por el tronco o caen desde sus bolsas los días de viento. Al igual que hemos comentado en Oxígeno.es otras primaveras atención especial si vas con niños pequeños o llevas un perro suelto, no será difícil que los pelos urticantes de las orugas –que también flotan el aire- puedan irritar repentinamente piel, ojos o lengua. Consulta en tu farmacia o a tu médico qué pequeño kit debes llevar en la mochila, medicamentos y crema no sumarán más de 100 gramos y por muy poco dinero paliarás los efectos de este tipo de oruga que veremos moverse en filas indias que oscilan de 1 a 3 metros, con centenares de individuos poco amistosos. 

 

Suscríbete GRATIS a nuestro pódcast en las principales plataformas: 

La naturaleza importa... ¡Ya en los quioscos nuestro nuevo especial sostenibilidad!

Relacionado

#NatureMatters

Los mejores vídeos