Cómo prevenir o actuar ante un golpe de calor

La hipertermia, o golpe de calor, es uno de los factores más peligrosos e infravalorados en la naturaleza. Te contamos cómo prevenirlo o cómo actuar llegado el caso...

Maykol García

Golpes de calor: conoce los síntomes, su prevención o cómo actuar llegado el caso.
Golpes de calor: conoce los síntomes, su prevención o cómo actuar llegado el caso.

Si la hipotermia es una de las principales causas de muerte en la naturaleza la hipertermia es también muy peligrosa, ya que el ser humano es por muchas características un animal tropical.

El rango de temperatura de un cuerpo humano es muy limitado y es únicamente por nuestro ingenio que hemos podido colonizar los climas extremadamente cálidos o fríos ya que por debajo de 36 grados empieza un proceso de hipotermia y por encima de 38 grados arranca una hipertermia. Por ende,  conviene no descuidarnos, conocer sus síntomas, cómo actuar ante ella y cómo prevenirla. En definitiva hacer uso de nuestro ingenio como los humanos primitivos para termoregularnos. 

Un golpe de calor sobrevine de forma brusca y, a diferencia de la hipotermia en la que el cuerpo tiene mecanismos para hacerla gradual, perdiendo el calor corporal poco a poco, en el caso del golpe de calor estos mecanismos son insuficientes. El más importante de ellos es sudar, pues el sudor, al evaporarse en nuestra piel, baja la temperatura corporal. 

Lo primero, la prevención

  • Es muy importante programar muy bien nuestras actividades en la naturaleza en las horas más frescas del día. No emprendamos ningún ejercicio físico bajo condiciones de calor: por encima de unos 30 grados ya sería considerado un riesgo. 

  • No desprendernos jamás de la ropa, pero esta ha de ser ligera y holgada para permitir los flujos de aire que evaporen nuestro sudor tal y como van los tuareg en el Sahara  

  • Es de vital importancia cubrir nuestra cabeza, y si es posible la cara. Son unas de las zonas del cuerpo más vascularizadas. 

  • Inclusive un pañuelo húmedo alrededor del  cuello ayudará a bajar la temperatura de las carótidas que llevan sangre al cerebro. Esto es crucial para tomar las decisiones correctas y no perder la conciencia con trágicos desenlaces. 

  •  Beber agua o líquidos con frecuencia. Aunque no se sienta sed estaremos previniendo la deshidratación ya que perderemos muchos líquidos al sudar.  

  • No consumir bebidas con cafeína, alcohol o mucha azúcar, estas aumentan nuestra deshidratación. 

  • Es muy importante, si no se poseé una sombra natural, crearla como sea posible. Si es muy pequeña, lo más importante será poner en ella la cabeza. 

  • Una forma muy buena de bajar la temperatura  es fomentar la evaporación rociando o pulverizando agua en la piel expuesta y abanicando al accidentado, pero nunca a uno mismo.  

Un dato curioso: seguramente has oído decir que los avestruces esconden la cabeza después de una carrera cuando se asustan, esto no ocurre por miedo, es precisamente para evitar los golpes de calor ya que estos animales en la sabana africana enfrentan altas temperaturas. Es por este motivo que buscan una sombra para refrescarse después de una carrera (actividad física elevada)  y es la cabeza lo más importante a refrescar.

  • La comida es muy importante, por ello  tenemos que tener muy en cuenta que nos aporta calorías de ahí que deben ser alimentos de bajas calorías como frutas verduras zumos pescados ensaladas, estas últimas muy beneficiosas pues nos ayudaran a reponer las sales perdidas al sudar.  

Cómo afecta al organismo un golpe de calor.
Cómo afecta al organismo un golpe de calor. Infografía: Carlos Aguilera / SportLife

Conocer los síntomas

  • Uno de los primeros síntomas es la ausencia total de sudor. 

  • Sequedad de la piel y las mucosas como ojos o labios  

  • Enrojecimiento de la piel y ojos. 

  • Acompañados de calambres e hiperventilación respiración muy agitada tipo jadeo.  

  • El ritmo cardíaco se acelera de forma brusca.  

  • Sensación de debilidad.  

  • Dolor de cabeza. 

  • Náuseas o vómito 

  • Mareos. 

  • Perdida de la conciencia.  

  • Balbuceos e incoherencia.  

Hay algunas prácticas que pueden parecer tentadoras para ayudarnos en un golpe de calor pero debemos tener en cuenta que pueden llegar a ser muy peligrosas, provocando un shock térmico.

  • Beber agua extremadamente fría de golpe. Esto puede generar un intenso dolor en el pecho agravando aún más nuestro estado. Lo haremos a pequeños sorbos y preferiblemente fresca, no fría. 

  • Las duchas mejor que las inmersiones. Jamás te lances de golpe en un cuerpo de agua, lo aconsejable es meternos hasta la rodilla y coger agua con un cuenco o las manos vertiéndola por encima de nosotros suavemente desde la cabeza. 

  • Mojar tu ropa. El agua se ira evaporando lentamente arrancándote el calor corporal. 

      

Foto: Tino Nuñez

Relacionado

Calor y montaña: evita riesgos innecesarios

Material contra el calor

Relacionado

Material contra el calor

Los mejores vídeos