¿Cuánto puedes sobrevivir sin comer?

Los ayunos prolongados nos colocarán en una posición compleja para tomar las decisiones y acciones correctas para sobrevivir.
Maykol García -
¿Cuánto puedes sobrevivir sin comer?
¿Cuánto puedes sobrevivir sin comer?

Este dicho común de la supervivencia humana, encierra muchos matices detrás: el ser humano puede aguantar 3 semanas sin comer, pero los ayunos prolongados nos colocarán en una posición compleja para tomar las decisiones y acciones correctas para sobrevivir.

Por ende no debemos forzar a estos límites la capacidad de resistencia de nuestro cuerpo y menos en una situación de supervivencia.

Come cuando puedas

La respuesta correcta debería ser “come cuando puedas”. Si se dan las condiciones aliméntate, pero:

  • Nunca debes comer si no tienes agua suficiente, es decir que si estás en riesgo de deshidratarte evitarás comer para no agravar la deshidratación, pues con la digestión el cuerpo gasta agua.

  • En condiciones de riesgo de golpe de calor tampoco es recomendable alimentarnos, debemos esperar a comer en las horas más frescas del día donde este riesgo se minimiza.

  • También resulta importante la preparación de nuestros alimentos: dar la cocción adecuada a los que lo necesiten, y para esto debemos disponer de tranquilidad seguridad y una fuente de calor.

  • Teniendo en cuenta estas generalidades debemos saber también que nos enfrentamos a dificultades psicológicas y físicas cuando tenemos hambre, la falta de energía en nuestro organismo nos debilita de una manera muy acusada, nuestros movimientos se ralentizan, nuestra capacidad de razonar se hace más deficiente y lenta, además podemos volvernos agresivos en los primeros estadios del hambre y depresivos en estadios más avanzados, de ahí que la ingesta de alimentos sea uno de los 4 pilares de la supervivencia que me permito recordar (Fuego, Agua, Refugio, Comida) y que si repasamos lo descrito van estrechamente relacionados estos 4 elementos.

Publicidad

La comida es la energía del organismo, y por tanto, cuando falta, empezamos a descender por una escalera de efectos que debemos conocer y saber en qué peldaño nos encontramos.

  • Lo primero es la sensación de hambre, que no debemos confundir con el deseo de comer que tenemos todos los días de 3 a 4 veces, pues este en general , proviene del placer que nos provoca la buena comida. La sensación de hambre va un paso más allá: esta se ve provocada por los movimientos espasmódicos del aparato digestivo que envían una señal al cerebro informando de la necesidad de ingerir alimentos y que empezamos a gastar nuestras propias reservas las que deben reponerse frecuentemente para mantener el equilibrio, es una sensación mucho más acusada y aguda.

  • En una segunda etapa empezamos a consumir los azúcares, que son el combustible del cerebro. Podemos experimentar una sensación de ánimo y creatividad: es nuestro organismo gastando ese tanque que nos empuja a buscar alimentos, a CAZAR, PESCAR, RECOLECTAR… bajo este principio podemos deducir que cazaremos mejor con hambre que sin ella.

  • Si no somos capaces de alimentarnos esos espasmos estomacales se paran y la sensación de hambre desaparece, es cuando empezamos a gastar nuestras reservas de grasa, son de una absorción más lenta y prolongada y podemos pasar varios días en este proceso según esté nuestro metabolismo y el medio donde nos desenvolvemos: en regiones o épocas frías gastaremos más por el mero hecho de necesitar calorías para mantener la temperatura corporal. En esta fase podemos sentir debilidad mareos y hasta síncopes.

  • Por último, si no reponemos nutrientes empezamos a devorar nuestros propios músculos y órganos internos como el hígado. La capacidad de movernos y buscar alimentos en esta etapa es casi nula, de ahí que la regla de las 3 semanas no sea del todo cierta, pues este proceso puede alcanzarnos antes o después según nuestro metabolismo y el ambiente donde estemos.

¿Cuánto puedes sobrevivir sin comer?

Encontrar comida “ahí fuera”

Para encontrar comida en la naturaleza el más importante requisito es ser inquisitivos y observadores, eso ha garantizado que nuestra especie sobreviva en todos los hábitats del mundo, debemos identificar oportunidades y nuestro conocimiento del entorno será clave para lograr esto. Conocer las plantas, los animales y sus hábitos serán una gran herramienta para procurarnos comida en la naturaleza, el conocimiento del entorno puede ayudarnos desde preparar los alimentos que llevamos hasta aportarnos comida. Ahora bien si somos hábiles y tenemos los conocimientos necesarios podremos conseguir alimentos bien de:

Origen vegetal: es recomendable si nos desplazamos por entornos naturales conocer las plantas que nos encontraremos sus usos para la alimentación recordar esta premisa todas las plantas que consumimos de la agricultura tienen parientes salvajes que si bien son menos productivos están al alcance de tu mano en la naturaleza en www.aborigentribe.com ofrecemos curos específicos de esta materia y existe muy buena literatura en el país de estos temas. Como un ejemplo tenemos la Zarzamora, Rubus ulmifolius, esta planta bastante abundante en nuestros montes es comestible en toda su estructura sean flores, hojas y raíces. O la menta bastarda Mentha suaveolens, abundante en zonas pantanosas o riberas de ríos y arroyos, en grandes cantidades puede ser tóxica es una planta que nos puede brindar muchos nutrientes y de fácil digestión.

Origen animal: al igual que con las plantas debemos conocer que hay algunos que nos pueden resultar tóxicos o contener parásitos que perjudican nuestra salud , las antiguas tribus de cazadores y pescadores se alimentaban principalmente de piezas pequeñas que les resultaban más facies de capturar estas piezas ya sean peces, aves o mamíferos requieren métodos de preparación peculiares que debemos conocer como por ejemplo en el caso de los insectos por ejemplo, los que se alimentan de plantas pueden representar un riesgo, al no saber cuál fue la última planta que ingirieron podemos ingerir nosotros atreves de su sistema digestivo una planta tóxica esto es aplicable a otros animales fitófagos (que comen plantas ) como por ejemplo caracoles y cangrejos. En todos los casos existen técnicas para garantizarnos nuestra seguridad alimentaria, como ejemplo la extracción del aparato digestivo o purga de los caracoles. Los cangrejos de río por ejemplo son carnívoros y carroñeros pueden tener su tracto digestivo lleno de paracitos nocivos, se puede extraer el sistema digestivo y esto se realiza apartando los apéndices de la aleta caudal y sosteniendo firmemente la cola la giraremos hacia las 3 y hacia las 9 fracturando la concha; tiraremos hacia atrás sacando todos los intestinos lentamente así garantizamos que esté limpio podremos utilizar esta cavidad para pincharlos a modo de brocheta y asarlos si no tenemos un recipiente de cocción a mano.

Publicidad

Métodos de cocción

Los métodos de cocción dependerán de los recursos que tengamos, pero partiremos de una premisa: siempre es mejor alimentarnos con comida bien cocida. Respecto a los peces es importante el desbecerrado, y podemos rellenar con plantas comestibles la cavidad abdominal aprovechando el cuerpo del propio pez para cocer los vegetales. El pez podemos cocerlo sobre una piedra limpia, sobre un trozo de madera verde que no sea susceptible de liberar reciñas que pueden resultar tóxicas o de mal sabor; también podremos usar un palo a modo de espeto que favorece la cocción al calor de las brasas.

Por otro lado muchos vegetales los encontraremos disponibles en unas épocas y en otras no, pero siempre podremos encontrar frutos secos o flores secas de temporadas anteriores cercanos a las plantas que los producen. Estos podremos rehidratarlos con agua hirviendo y consumirlos, y puedes hacerlo aun cuando no tengas cuencos o cacharros de cocción. Por ejemplo, en un cuenco de madera puedes rehidratar mediante agua caliente madroños, escaramujos y otros frutos silvestres sin necesidad de ponerle al fuego. Pondrás una piedra en la hoguera con precaución de que no se fragmente - las de río son ideales para esto y suelen ser más fácil de limpiar por no ser rugosas- y luego usando un par de palitos la madera dentro de tu cuenco una y otra vez hasta que el agua se torne con aspecto de caldo y los alimentos se vean cocidos. Piensa en mañana: es importante dosificar nuestra alimentación. Si tienes carne puedes cortarla en finas tiras y dejarla cocer muy lentamente, esto evacuará totalmente los líquidos del interior de la carne y la dejará más seca, evitando con esto la proliferación de bacterias que la descompongan y aumentando el tiempo en que la puedes consumir. Es importante que la guardes en un lugar seco y protegido de insectos, así tendrás una fuente de alimento en conserva.

Puedes preparar también tus raciones antes de aventurarte en la naturaleza, existen alimentos de larga duración fáciles de preparar en casa como el SAMPA, PERMICAN, o las famosas galletas náuticas HARDTACK.

Publicidad
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Tres años consecutivos ayudando a mujeres deportistas a alcanzar sus metas...

Petzl presenta su nueva joya, la linterna frontal más potente de su colección, con la...

A veces sólo basta con poco más de una hora para llegar al fin del mundo...

Las tecnologías para el rendimiento alcanzan una nueva cota gracias al sistema HeliXC...

Con fibra natural que garantiza el bienestar de las ovejas...

Mountain bike en el Cap de Creus, kayak en el río Ter y submarinismo en Roses para de...