La contaminación por plásticos en el océano podría cuadruplicarse para 2050

El Mediterráneo, el este de China y el mar Amarillo y el hielo marino del Ártico serán puntos críticos de contaminación, zonas que ya superan el umbral ecológicamente peligroso de concentraciones de microplásticos

La contaminación por plásticos en el océano podría cuadruplicarse para 2050
La contaminación por plásticos en el océano podría cuadruplicarse para 2050

Una revisión de más de 2.500 estudios, liderada por WWF, proporciona el análisis más completo hasta la fecha del alarmante impacto y la escala de la contaminación por plásticos en las especies y ecosistemas oceánicos. El  nuevo informe revela que la contaminación por plásticos se cuadruplicará al 2050, y que muchas áreas sufrirán riesgos ecológicos significativos que perjudicarán los esfuerzos actuales para proteger y aumentar la biodiversidad si no se toman medidas. Ante ello, WWF hace un llamamiento a las naciones para que adopten un Tratado Global legalmente vinculante contra la contaminación por plásticos en la Asamblea Ambiental de las Naciones Unidas (UNEA) para detener esta crisis.

El informe advierte que, para fines de siglo, áreas marinas de más de dos veces y medio el tamaño de Groenlandia podrían exceder los umbrales ecológicamente peligrosos de concentración de microplásticos, ya que la cantidad de microplásticos marinos podría aumentar 50 veces para entonces. Estos datos se basan en las proyecciones que calculan que la producción de plástico se duplicará para 2040, desechos que para 2050 se estima se cuadruplicarán.

Coordinado por WWF y realizado por el Alfred Wegener Institute Helmholtz Centre for Polar and Marine Research, el informe "Impactos de la contaminación por plásticos en los océanos, sobre las especies marinas, la biodiversidad y los ecosistemas" señala que en varias regiones del mundo habrá  concentraciones de microplásticos por encima de un nivel umbral de 1,21 x 105 por metro cúbico. Este umbral, por encima del cual es probable que se produzcan riesgos ecológicos significativos, ya se ha alcanzado en ciertos puntos críticos de contaminación como el Mediterráneo, el este de China y el mar Amarillo y el hielo marino del Ártico.

En el peor de los casos, exceder los umbrales ecológicamente peligrosos de contaminación por microplásticos podría provocar efectos adversos en las especies y los ecosistemas, incluida la reducción de las poblaciones.

"Toda la evidencia sugiere que la contaminación por plásticos del océano es irreversible. Una vez distribuidos en el océano, estos desechos son casi imposibles de recuperar. Se degradan constantemente y, por lo tanto, la concentración de micro y nanoplásticos continuará aumentando durante décadas. Atacar las causas de la contaminación por plásticos es mucho más efectivo que limpiar después. Si los gobiernos, la industria y la sociedad actúan unánimemente ahora, todavía pueden limitar la crisis del plástico", señala José Luis García, responsable del programa marino de WWF España.

Dada la omnipresencia de la contaminación por estos residuos, es probable que casi todas las especies se hayan encontrado con plástico. Los impactos negativos de la contaminación por plástico ya son detectables en la mayoría de los grupos de especies, mientras que la productividad de varios de los ecosistemas marinos más importantes del mundo, como los arrecifes de coral y los manglares, están bajo un riesgo significativo.

En aquellos lugares donde, además, se superponen otras amenazas como la sobrepesca, el calentamiento global, la eutrofización o el transporte marítimo,  los impactos negativos se amplifican. Para las especies ya amenazadas, algunas de las cuales viven en estos puntos críticos, como las focas monje o los cachalotes en el Mediterráneo, la contaminación por plásticos es un factor de estrés adicional que empuja a estas poblaciones hacia la extinción.

"La investigación actúa como una linterna con la que lanzamos rayos de luz a la oscuridad de los océanos. Solo una fracción de los efectos se han registrado e investigado, pero los efectos documentados causados por el plástico son preocupantes y deben entenderse como una señal de advertencia para una escala mucho mayor, especialmente con el crecimiento actual y proyectado en la producción de plástico", subraya Melanie Bergmann, doctora en biología marina del Alfred Wegener Institute Helmholtz Centre for Polar and Marine Research.

La naturaleza duradera de este material también significa que la absorción de microplásticos y nanoplásticos en la cadena alimentaria marina continuará acumulándose y alcanzando niveles peligrosos, si no reducimos nuestra producción y uso de plástico ahora.

Esta amenaza generalizada y creciente para la vida oceánica solo puede abordarse con una solución global y sistémica eficiente, que los países pueden abordar mediante la adopción de un tratado global en la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEA),  que tendrá lugar entre el 28 de febrero y 2 de marzo.

La presión sobre la comunidad internacional para la creación de un tratado jurídicamente vinculante va en aumento. Más de dos millones de personas en todo el mundo han firmado la petición de WWF, mientras que más de  100 empresas globales, más de 700 organizaciones de la sociedad civil y 156 países, que conforman más de tres cuartos de los Estados miembros de la ONU, también han respaldado los llamados para un tratado.

"Sin lugar a dudas, la contaminación por plásticos sin control se convertirá en un factor que contribuirá a la sexta extinción masiva en curso, lo que conducirá al colapso generalizado de los ecosistemas y a la transgresión de los límites planetarios seguros. La salida de nuestra crisis del plástico es que los países acuerden un tratado vinculante a nivel mundial que aborde todas las etapas del ciclo de vida de este material y que nos ponga en el camino para poner fin a la contaminación marina por plásticos para 2030", concluye José Luis García Varas, responsable del programa marino de WWF.
 

La mayor parte de los océanos han experimentado calor extremo desde 2014

Relacionado

La mayor parte de los océanos han experimentado calor extremo desde 2014

Los mejores vídeos