Senderismo por la Hoz del río Dulce

En otoño la garganta adquiere un ambiente especial, cuando los colores forestales se concentran en la vega del río

Hoz del Río Dulce
Hoz del Río Dulce

El río Dulce brota en los páramos altos de la sierra Ministra, entre Guadalajara y Soria, antigua frontera de imperios y nacimiento de las geografías del Sistema Ibérico. El nombre se debe al sabor agradable del agua, al contrario que otros ríos “salados” de la comarca donde se montaron varias salinas durante la Edad Media, se pueden ver restos en Imón, Olmeda de Jadraque o Santamera. Las aguas del Dulce buscan las fértiles vegas de la Alcarria Alta, en el norte de Guadalajara, y por el camino tallan un espléndido desfiladero calcáreo de quince kilómetros de longitud en los términos de Pelegrina, La Cabrera y Aragosa. El cañón del río Dulce fue declarado parque natural en 2003. La hoz caliza fue esculpida por los acontecimientos ambientales durante el Jurásico, cuando los dinosaurios eran los amos de la Tierra, en un páramo alcarreño de encinas, quejigos, sabinas, tomillos, lavandas y aliagares. En otoño la garganta adquiere un ambiente especial, los colores forestales se concentran en la vega del río, un espléndido telón ribereño de sauces, álamos blancos, cerezos, nogales, chopos, fresnos, arces, rebollos y majuelos. Los acantilados, bosques y ecosistemas fluviales del espacio protegido dan refugio y alimento a parejas de águila real, perdicera, alimoche, buitre leonado, halcón peregrino, búho real, chova pequirroja, martín pescador, nutria o desmán de los Pirineos entre las especies destacadas.

En Pelegrina comienza un cómodo camino que baja hasta las emboscadas orillas del río Dulce y recorre los meandros del cañón hasta el paraje de Los Castillos, una muralla de piedra caliza donde se forma la cascada de la Cola de Caballo o del Gollorio en ocasiones propicias. El itinerario propuesto sigue el recorrido de color azul del parque natural, pasa por el mirador de la cascada y coincide con el sendero de los hitos hasta el corral del Alto del Picozo, después continúa sin señalizar pero con trazado claro por los panorámicos cortados del cañón hasta una bonita vereda medieval que baja al puente del río donde aparecen las señales del GR-10 y del Camino de Santiago de la Ruta de la Lana.

KOMOOT Pop UP
 

Km 0. 1.070 m. 30 531205/4540393
Aparcamiento

El aparcamiento oficial de los visitantes del pueblo de Pelegrina y el Parque Natural de la Hoz del Río Dulce está unos 600 metros antes de entrar en la población, que está reservada para los residentes. Una persona toma nota de la matrícula del coche y del lugar de procedencia y después hay que bajar caminando hasta el pueblo. Antes de llegar hay una vista fantástica de las calles de Pelegrina acopladas en la empinada ladera de un cerro calcáreo donde destacan las ruinas de un viejo castillo medieval del siglo XII en la pingorota de la colina.

Km 0,8. 1.000 m. 30 530470/4540441
Pelegrina

El camino llega hasta las casas de Pelegrina y en el primer cruce de calles aparecen los hitos del sendero GR-10, de la Ruta del Quijote y de los itinerarios senderistas locales. El Centro de Interpretación está unos cien metros más adelante siguiendo de frente. La ruta baja por la izquierda, en la esquina donde está la fuente, y sigue los hitos de las rutas del parque natural hacia el cañón el río Dulce.

Km 1,6. 980 m. 30 530945/4539924
Puente del río Dulce

La vereda es ancha y cómoda por las arboledas ribereñas, al pie de los cortados calizos que dan forma y relieve al bello cañón del río Dulce. En el puente hay cruce de caminos. Un sendero sigue de frente sin atravesar el puente y también está marcado con palito de madera. El recorrido azul cambia de orilla y aparece un hito de la Ruta del Quijote y del GR-10, que unos metros después se desvían en una senda que sale por la derecha y suben hacia el Alto del Picozo. Este camino es el recorrido de vuelta de la ruta azul, de momento hay que continuar por la orilla del río entre los árboles. En un paso rocoso hay una cadena de protección pero no tiene ninguna dificultad.

1
 

Km 2,8. 990 m. 30 531954/4539983
Desvío de la cascada

El camino llega a la confluencia del arroyo del Gollorio y el río Dulce en el paraje de Los Castillos y aparece un desvío que lleva hasta la base de la cascada de la cola de Caballo o del Gollorio. En temporada de lluvias merece la pena acercarse hasta el salto de agua, cuando está seca es elección personal, es un circo calcáreo muy bonito que se puede contemplar también después desde los miradores del camino. En cualquier caso la ruta continúa de frente y enseguida inicia una empinada ascensión en la ladera del cañón. Los hitos azules siguen indicando el itinerario. El camino sube un repecho duro, pasa por un collado con buenas vistas de la garganta y baja al cauce del arroyo del Gollorio, en la parte alta de la cascada. La vereda montañera es fácil de seguir por el borde de las paredes calcáreas. En las paredes del enfrente aparece el mirador de Félix Rodríguez de la Fuente, dedicado al célebre naturalista que dedicó muchas imágenes del ambiente del río Dulce en sus programas de Fauna ibérica y el Hombre y la Tierra.

Km 4. 1.100 m. 30 531557/4539916
Alto del Picozo

El sendero salta un par de puntales sobre los meandros de la garganta y llega al cruce con el GR-10 en los corrales del Alto del Picozo. Las rutas señalizadas giran hacia la derecha y bajan por una vereda muy panorámica hasta el puente del río Dulce. La forma de conocer completamente el entorno ambiental del parque natural, los paisajes del cañón del río Dulce y ampliar las vistas del conjunto medieval de Pelegrina es continuar de frente por el sendero que recorre el borde de la garganta. El camino no está tan marcado como la vereda de los hitos azules pero no tiene pérdida, primero baja a una vaguada y sube por la ladera hasta un puntal rocoso donde se pierde algo el trazado, es el punto más “conflictivo”, aunque no es complicado, sencillamente hay que mantener la dirección y después de unos cien metros de páramo rocoso aparece de nuevo el sendero en la ladera de aliagas, lavandas, carrascas y matorrales esteparios.

Km 5,9. 1.060 m. 30 530189/4539729
Vereda medieval

El inicio de la vereda que baja al río Dulce y Pelegrina no está señalizada, aparece después de la vaguada que forma un pequeño arroyo seco. En el track está bien indicado. El camino es antiguo, seguramente de época medieval por los restos de la construcción original, con varias curvas empedradas. La bajada es evocadora y las vistas del castillo de Pelegrina originales. El camino entra en las arboledas del río y llega a un puente donde aparecen marcas del Camino de Santiago de la Ruta de la Lana y del sendero de gran recorrido. La ruta atraviesa el puente y gira hacia la derecha.

2
 

Km 6,9. 980 m. 30 530186/4540021
Río Dulce

La vereda termina en las ruinas de un antiguo molino, al lado de un puente de madera en el río Dulce. Y de frente sigue una senda fluvial por la orilla del río. La ruta gira hacia la izquierda, sube un murito que sale de la fachada del edificio y continúa por un senda que sube directa hasta el castillo por el espolón de la montaña. La subida es más sencilla de lo que aparenta desde lejos, termina en la entrada de las ruinas que quedan del castillo original levantado en los siglos XII y XIII. Hay una vereda ancha que sale por la derecha y baja hacia el pueblo y otra que atraviesa el interior del castillo y baja por el otro lado, al final las dos se juntan y llevan hacia las calles del pueblo.

Km 8,4. 1.070 m. 30 531205/4540393
Aparcamiento

El tramo de vuelta desde Pelegrina hasta el aparcamiento es por el mismo camino, ahora tocar subir el repecho de las antiguas eras del pueblo y cerrar esta bonita ruta otoñal en el aparcamiento.

DATOS

  • Punto de partida y llegada: Pelegrina (Guadalajara).
  • Distancia: 8,4 kilómetros.
  • Desnivel positivo: 360 metros.

RECOMENDACIONES
Es un recorrido sencillo, con poco desnivel positivo y muy entretenido y panorámico para hacer en familia, especialmente en otoño cuando las arboledas del río se ponen amarillas, pero hay tramos cerca de cortados verticales y hay que tener precaución cuando hay niños en el grupo o personas con tendencia a buscar emociones o fotos en el borde los precipicios. La cascada del Gollorio en otoño está seca, para contemplar este bello salto de agua hay que visitar el cañón del río Dulce en primavera, invierno o en temporada de lluvias.