País Vasco: montes de leyenda

Cuatro montes con encanto en el País Vasco en los que disfritar de unas agradables rutas de senderismo
Juanjo Alonso -
País Vasco: montes de leyenda
País Vasco: montes de leyenda

“Lo que se puede nombrar existe”, dice un antiguo dicho vasco. Disfrutad de estos cuatro parajes del País Vasco que simbolizan la pasión cultural por el senderismo tradicional en un reino de diablillos, bujas buenas y duendes revoltosos, un refugio pagano de viejas leyendas, mitos y paisajes fascinantes para el senderismo montañero.

Publicidad

ANBOTO

El pico Anboto (1.331 m) es la “punta” más brava y elevada mde una panorámica cresta calcárea que forma el espinazo montañoso del Parque Natural de Urkiola. La montaña es una belleza por todas las vertientes. El Anboto y el resto de cumbres que construyen el mítico macizo emergen sobre los montes vizcaínos como una arquitectura magnífica de espolones, aristas, paredes y cresteríos calizos usados desde tiempos inmemoriales para refugiar a la diosa Mari, gran señora de la mitología vasca, cuya morada está en Anbotoko Damie, una cueva suspendida en los abismos de la cara este.

La Dama de Anboto recorre los cielos envuelta en una bola de fuego para visitar los refugios que tiene en Aralar, Aizkorri y otros parajes de los montes vascos. La ruta elegida sigue las cumbres del cordal, noroeste hasta la cima del Anboto, un recorrido con buen ambiente montañero y unas vistas espléndidas del parque natural donde la diosa Mari vigila su reino desde la cueva de piedra de la gran montaña vasca.

La ruta sale del Santuario de Urkiola por el sendero GR-12 dirección Urkiolagirre y Asuntza/Pol-Pol, salta un paso en un cercado y sube las campas de Urkiolagirre. La vereda principal rodea la cima de la colina por la derecha y baja al collado de Asuntza. La fuente ferruginosa de Pol-Pol está retirada del camino y es el único lugar para coger agua. La pista forestal tiene más distancia y menos desnivel para llegar a Asuntza pero no ofrece las mismas vistas. En el collado hay dos desvíos marcados con postes.

Tomar el segundo dirección Larrano y ermita de Santa Bárbara. En días de nieblas, ventisca o tormenta la ruta de la cresta es peligrosa. La senda entra en el cordal en las cabañas del collado, pasa por la ermita y emprende la ascensión por una dura rampa de hierba que lleva a un pequeño hayedo y después al territorio rocoso que constituye el cresterío. La primera cima es el Kurutzeta (1.202 m) y se puede evitar por la derecha. El siguiente pico es el Elgoin (1.220 m), con unos precipicios descomunales en la cara norte. El tramo más delicado es el final, con un destrepe fácil para conectar con la senda de la ruta normal en las brechas de Agindi. El resto de la ascensión no tiene complicación. La vuelta sigue la senda principal por el hayedo, baja a las canteras de Pagozalai y vuelve al santuario de Urkiola por la pista forestal.

- PUNTO DE PARTIDA Y LLEGADA: Santuario de Urkiola, en Abadiano (Bizkaia).
- DISTANCIA: 11,5 kilómetros.
- DESNIVEL POSITIVO: 960 metros.
- CARTOGRAFÍA: IGN 1:25.000 (87-II).
- ACCESO: el puerto de Urkiola se encuentra en la BI- 625, entre las poblaciones de Otxandio y Durango.

ANBOTO

Publicidad

MURRUMENDI

La estación megalítica de Murumendi acoge los túmulos funerarios de Trikuaizti, los dólmenes de Beizama y el complejo dolménico de Larrarte, usados en el Neolítico, hace unos cinco mil años. Varias leyendas locales señalan a Murumendi como antro de varias figuras de la mitología vasca. La historia más difundida habla del genio Sugaar, el “culebro” o “macho cabrío”, pareja ocasional de la diosa Mari y señor de otros genios que anuncian malos presagios, tormentas y tempestades. En Murumendi habitaron los gentiles hasta la llegada del cristianismo, una raza humana de gran fuerza y poder social. Uno de los gentiles de Murumendi lanzó por los aires la gran piedra de Saltarri, conocido como el menhir de Alotza, en Aralar. Un tramo del sendero GR-34 recorre las colinas, bosques y cumbres de Murumendi desde el puerto de Mandubia hacia Urreki. El trazado del sendero visita la ermita de San Gregorio, sube a las campas de Pagota y las cabañas de Larrarte, donde se encuentran los restos de un viejo dolmen, y pasa cerca de la cumbre de Murumendi (868 m). El recorrido es una agradable paseo montañero entre hayas, pinos y cedro americano por los cordales de las aldeas de Astigarreta. El tramo final deja el sendero de gran recorrido a la izquierda para subir a la cumbre del monte. Las escarpadas peñas de la vertiente oriental albergan la cueva de Muru, una de las entradas al universo mitológico que habita en las regiones subterráneas de los Montes Vascos, donde habitan Mari, Sugaar y su corte de genios encargados de asustar y cobrar tributos a los habitantes de los caseríos cercanos. Vuelta por el mismo camino.

- PUNTO DE PARTIDA Y LLEGADA: puerto de Mandubia, en Astigarreta-Beasáin (Gipuzkoa).
- DISTANCIA: 9,3 kilómetros.
- DESNIVEL POSITIVO: 520 metros.
- CARTOGRAFÍA: IGN 1:25.000 (88-II/IV)).
- ACCESO: Autovía A-1. En la salida 417 tomar la GI-3560 dirección Olaberria y subir el puerto de Mandubia.

MURRUMENDI

Publicidad

TXINDOKI

El Larrunarri o Txindoki (1.343 m) es una montaña atractiva y seductora, una escultura de líneas afiladas y enérgicas aislada en los relieves de la sierra de Aralar, donde la magia y la leyenda hunden sus raíces entre megalitos, menhires, cuevas, hayedos y cumbres que parecen pirámides en un desierto verde de sugerentes formas y relieves. El Txindoki es una montaña de primer orden en los montes vascos, un hito relevante de importancia cultural en el montañismo tradicional y una de las residencias habituales del genio femenino Mari. En ocasiones aparece en las cercanías de sus cuevas peinando los cabellos para seducir a jóvenes de los caseríos cercanos. Las rutas habituales salen de Larraitz y afrontan la ascensión por todas las aristas, vertientes, campa y barrancos. El itinerario descrito sigue la ruta normal de la cara sur por Egurral y vuelve por el circo de Muitze y los bosques de Mallaki. En Larraitz aparecen indicaciones de los recorridos que buscan la cumbre del Txindoki o se pierden en los laberintos calcáreos de Aralar. La ruta sigue los postes del sendero PR-GI 2005 por los pastos de Gaztesuiko hasta el barranco Urruzti y las cabañas de Zirigarate, rodeando las tapias occidentales del macizo para alcanzar el collado de Egurral, debajo de las afiladas torres calizas del Larrunarri. El itinerario sube al vértice de la montaña por la cara sur. La cumbre ofrece una panorámica magnífica del Goierri o “país alto”, como se denomina la cuenca alta del río Oria. El recorrido de bajada vuelve al collado y se mete en el barranco de Urtzabal y el circo de Muitze por las marcas del sendero, en la vertiente oriental, y abandona el GI-2005 antes de bajar a la cascada de Muitze, cerca de la cueva de Marizulo. La ruta dibuja una travesía circular completa del gran monte vasco y visita todas sus vertientes. 

- PUNTO DE PARTIDA Y LLEGADA: Larraitz, en Abaltzisketa (Gipuzkoa).
- DISTANCIA: 10,7 kilómetros.
- DESNIVEL POSITIVO: 990 metros.
- CARTOGRAFÍA: IGN 1:25.000 (89-III).
- ACCESO: Autovía A-1. En la salida 431 tomar la GI-2131 a Amezketa y seguir las indicaciones a Larraitz. Aparcar en la ermita de los Remedios.

TXINDOKI

Publicidad

CUEVA DE OKINA

“A menudo surge una nube blanca de la cueva de Okina, que al calor de los rayos del sol desaparece. Las nubes que originan las tormentas en verano y los granizos más violentos también salen de esa cueva”. Las cuevas son los refugios preferidos de los genios, duendes y diablillos que constituyen el reino mitológico de la cultura tradicional vasca. El Silo de Okina es una sima de treinta metros de profundidad en los hayedos de los Montes de Vitoria, en el límite del Condado de Treviño. El agujero tiene un cartel de madera y está cercado por precaución, un aviso en la puerta de otra dimensión. La magia del ambiente sigue en la soledad de los bosques de hayas y la garganta del arroyo de Zilikiturri, donde aparece una cascada entre los cortados de Txaguro antes de bajar al caserío de Okina.

La ruta sale de Okina por el trazado del GR-38, marcado también con los hitos del Camino Natural Senda del Pastoreo GR-282. Enseguida aparece una bifurcación que se toma a la izquierda y nada más iniciar la ascensión un desvío a la izquierda. El sendero de gran recorrido continúa hacia Sáseta y el Condado de Treviño por el cañón del río Ayuda. El carril sube la falda del barranco de Liceranas y en la primeras hayas aparece una bifurcación. Los dos caminos cambian de vertiente y llevan al mismo sitio. El acceso a la cueva de Okina no está indicado y es difícil de encontrar. La pista sube un pequeño repecho y llega a una pradera rodeada de hayas donde dibuja una curva cerrada a derechas. En este punto aparecen varios caminos imprecisos por la izquierda. La senda de la sima legendaria gira completamente a la izquierda y sigue unos hitos hasta el cercado de la cueva. La ruta vuelve al camino principal y sube por el hayedo de Butxisolo. En la parte alta del bosque está el límite territorial con el Condado de Treviño. La ruta baja al barranco de Zilikiturri, deja la pista y gira a la derecha por la orilla del arroyo campo través hasta que conecta con un camino que lleva a Okina por el cañón de Txaguro.

PUNTO DE PARTIDA Y LLEGADA: Okina, en Bernedo (Araba).
DISTANCIA: 5,9 kilómetros.
DESNIVEL POSITIVO: 310 metros.
CARTOGRAFÍA: IGN 1:25.000 (138-II).
ACCESO: salir del casco urbano de Vitoria por la A-2130 hasta Otazu y seguir la A-3104 a Okina.

CUEVA DE OKINA

Publicidad
Te recomendamos

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Los nuevos modelos de Nathan, marca especialista en productos para la hidratación de ...

La elección de Pau Capell, líder actual del Ultra Trail World Tour, a la hora de corr...

Más de 600 km de litoral mediterráneo son un gran reclamo para los amantes del buceo ...

Historia, gastronomía y muchos caminos rodeados de fértiles bosques donde disfrutar d...