10 rutas imprescindibles de esquí de travesía

Juanjo Alonso -
10 rutas imprescindibles de esquí de travesía
10 rutas imprescindibles de esquí de travesía

El esquí de travesía se adapta al imprevisible medio ambiente invernal, al clima, a los relieves y a los caprichosos tipos de nieve. El esquiador de montaña navega por las cumbres y los valles nevados en busca de emociones, libertad y aventura. Sabe que la montaña, a veces, es extraña y caprichosa, sobre todo en los salvajes territorios alpinos de las cumbres y los viejos circos glaciares. Y esto hace que el reto sea mayor, que cada travesía en esquís sea una nueva experiencia que exige compromiso deportivo, experiencia y un talante positivo para tomar decisiones acertadas.

En la alta montaña invernal no hay normas que nos ayuden a salir de situaciones complicadas, cuando cambia el tiempo, se rompe una fijación o aparecen placas de hielo en medio de un faldeo técnico. Ni siquiera nos sirven las referencias de un amigo que haya estado el día anterior en el mismo lugar que hemos elegido para esquiar. De un día para otro puede cambiar tanto el ambiente y el tipo de nieve que convierte el esquí de montaña en una auténtica aventura. Un viejo dicho de la gente del monte dice que para vencer a la montaña no hay que luchar contra ella. El truco es saber adaptarse a las condiciones que nos imponga. Pero por si acaso lleva siempre cuchillas, pieles de repuesto (pueden ser más cortas que las habituales para pesar menos), bridas (sirven para sujetar las pieles cuando se despegan por la humedad), móvil, mapa, brújula o GPS, ARVA, pala y sonda, alimentos energéticos y buenos amigos.

A continuación te proponemos nuestro particular top ten blanco, una selección especial para los lectores de Oxígeno de las mejores travesías en esquís de montaña en Sierra Nevada, Gredos, Cordillera Cantábrica, Guadarrama y Pirineos.

Publicidad

Mulhacén por la Carigüela

<

p>Punto de partida: Hoya de la Mora (Granada).
Desnivel positivo: 1.360 m desde los albergues. 660 m desde el collado de la Carigüela.
Dificultad: baja, pero hay que tener buen fondo físico.
Tiempo: 8 h desde los albergues. 6 h desde el collado de la Carigüela.
Cartografía: Sierra Nevada 1:40.000 Alpina.
Acceso: en Granada tomar la carretera de Sierra Nevada. En la entrada de Pradollano, dejar a la derecha la estación de esquí y continuar ascendiendo por la misma carretera hasta el aparcamiento de la Hoya de la Mora.

Mapa esquí Mulhacén
El techo geográfico de las cordilleras peninsulares es la montaña más concurrida de Sierra Nevada, un macizo donde predominan las lomas o vasares de relieves suaves en la vertiente meridional y descomunales paredes verticales en las caras norte, tan agrestes y descarnadas que son inviables en esquís, salvo para los aficionados al esquí extremo que se lanzan por los canutos o corredores de las enormes murallas del Mulhacén, Alcazaba o Juego de Bolos cuando las condiciones son favorables. Sierra Nevada es un territorio ideal para iniciarse en el esquí de travesía. Las aproximaciones son sencillas, la exposición de aludes es baja, aunque se dan con frecuencia en algunas zonas, predomina la nieve dura y venteada y se pueden subir todos los tresmiles con los esquís puestos. El punto de partida es el aparcamiento de Hoya de la Mora. Otra opción es tomar el telesilla de La Laguna, en Pradollano, y quitar de golpe 600 m de desnivel. El remonte deja por encima del collado de la Carigüela y sin poner pieles se atraviesa directamente el paso de montaña en dirección sureste, procurando no perder mucha altura en la cabecera del arroyo del Veleta. Poner pieles para salvar la brecha de Río Seco y deslizarse hasta el paso de Loma Pelada, donde comienza el descenso del circo de la Caldera. La pared de la izquierda es un muro que exige maestría, técnica y coraje. Por la derecha es más sencillo, rodeando el enorme agujero por una loma suave. La subida final al Mulhacén comienza en el refugio de la Caldera, debajo del collado del Ciervo. El estado de la nieve depende del viento, la temperatura y la época. En ocasiones el viento ha barrido la nieve de la loma final para acceder a la cumbre. La vuelta es por el mismo camino.

Mulhacén por la Carigüela

Publicidad

Picón de Jeres por el refugio Postero Alto

<

p>Punto de partida: Refugio Postero Alto (Jeres del Marquesado).
Desnivel positivo: 1.260 m.
Dificultad: media. Alta si hay hielo en la garganta del Alhorí.
Tiempo: 5 horas.
Cartografía: Sierra Nevada 1:40.000. Alpina.
Acceso: desde Granada por la A-92 hasta Guadix. Seguir por N-324 y tomar el desvío de Jeres del Marquesado. Pasar el pueblo a 500 m girar a la derecha por la pista forestal que recorre la falda de sierra Nevada. Pasar el puesto de vigilancia forestal y seguir las indicaciones del refugio Postero Alto mientras la nieve lo permita. Puede ser necesario el uso de cadenas en las umbrías de los pinares.

Mapa esquí Picon de Jeres
El Picón de Jeres es el primer tresmil oriental de Sierra Nevada. La amable montaña es un soberbio mirador de la Hoya de Guadix y el Marquesado de Zenete. La ruta ofrece la posibilidad de subir la impresionante muralla este del Cerro Pelado (3.182 m) y disfrutar de una vista magnífica del valle de Trevélez. En años de buenas nevadas se pueden poner las tablas en las afueras de Jerez del Marquesado y subir al Picón “remando” por la pista forestal del Corral de Turón (1.710 m) y la ruta de los Miradores. El lugar habitual para emprender la ascensión es el refugio de Postero Alto (1.980 m) o algún punto en el camino de acceso donde la nieve impida el paso a los coches. El recorrido pasa el refugio y emprende un mantenido ascenso por la Loma de Enmedio. El Picón de Jeres aparece a la derecha, al otro lado del abismo del barranco del Alhorí. La ascensión llega a la divisoria y aparece de frente el muro del Cerro Pelado. Cada uno que decida si quiere añadir este espléndido tresmil nevadense a su lista personal. La ruta gira a la derecha en dirección noroeste, pasa por el picacho de la Piedra de los Ladrones (2.944 m) y rodea el estremecedor hueco del circo del Alhorí. La ruta sigue la ceja superior del anfiteatro glaciar hasta el Puntal de Juntillas (3.140 m), donde termina la ascensión, en pleno eje de la cordillera, y gira al norte para “bajar” al Picón de Jeres (3.088 m), una manera curiosa de “ascender” a la cumbre de una montaña porque se quitan las pieles un kilómetro antes de llegar. El vértice geodésico del Picón es la única referencia que nos asegura la ubicación de la cumbre en la interminable Loma de Jerez. En este punto hay que observar si hay grandes placas de hielo en la garganta del Alhorí, que se pueden descubrir por los reflejos o el color del manto blanco. Con hielo, el descenso por el Alhorí requiere mucha calidad en los canteos para salir de la garganta. Con mala visibilidad o nivel medio-bajo de esquí es recomendable subir de nuevo al Puntal de Juntillas y volver por el mismo camino, disfrutando de un descenso magnífico de 1.200 m de desnivel hasta el refugio.  

Picón de Jeres por el refugio Postero Alto

Publicidad

Morezón por los Barrerones y la laguna Grande

<

p>FOTO: Enrique Ribas.

<

p> Punto de partida: Plataforma de Gredos (Hoyos del Espino).
Desnivel positivo: 960 m.
Dificultad: media, con una subida dura.
Tiempo: 7 h.
Cartografía: Sierra de Gredos 1:25.000 Alpina.
Acceso: en Ávila se toma la N-502 dirección Arenas de San Pedro y Talavera. Pasar el puerto de Menga y en Venta del Obispo girar a la derecha por la CL-500 dirección El Barco de Ávila. En Hoyos del Espino girar a la izquierda hacia la Plataforma de Gredos y seguir hasta el final de la carretera. No olvidar meter las cadenas en el coche.

Mapa esquí Morezón
La popular carreterita de montaña de la Plataforma permite acceder a una considerable altitud (1.770 m) para ponerse las tablas nada más salir del coche y entrar esquiando en el fantástico mundo blanco de las cumbres de Gredos. Uno de los dos recorridos que hemos elegido en las geografías gredenses para formar parte de nuestro particular top ten blanco, es todo un clásico de la travesía en el macizo central, especialmente porque incluye la fantástica pala del Morezón, la segunda cumbre más panorámica del circo después del Almanzor y uno de los mejores descensos de nivel medio de la sierra. Los adictos a quemar adrenalina pueden cambiar el sentido del itinerario que vamos a proponer y bajar del Morezón por la canal de la cara norte. La propuesta para “todos los públicos” sale de la Plataforma por la Senda de la Laguna, señalizada con las marcas del PR-17, recorre la meseta del Prado de las Pozas y sube a los Barrerones, una buena rampa de 300 m de desnivel por la derecha de Paredes Negras. En el divertido y técnico descenso al circo de Gredos hay que improvisar trazados y dominar los giros rápidos entre los enormes merengues blancos almacenados encima del caos rocoso que rodea la laguna, un bello humedal de montaña que está helado hasta finales de primavera. El refugio Elola está al final de la plataforma de la laguna, visita obligada para ver el ambiente montañero y calentar alguna víscera del organismo. La vuelta es por el mismo camino hasta el arroyo del Morezón, donde se gira a la derecha y a practicar la vuelta María rodeados de enormes torres de granito helado. El tramo más duro está en la parte de arriba, para salvar la cresta de la Barrera de las Pozas (2.250 m), después comienza un faldeo suave hasta la cumbre del Morezón (2.389 m). La llegada con las tablas puestas es espectacular por una afilada arista sobre la vertiginosa pared oeste de la montaña. Para iniciar el descenso, los “buenos” se tiran directamente desde la cumbre hacia Navasomera, por la cara este, pero el resto de los mortales bajan por la cresta hasta que la pala ofrece una pendiente más suave. Y a disfrutar de 600 m de desnivel en un valle abierto con zonas técnicas en la vertiente oeste y ondulantes laderas en la falda oriental.

Morezón por los Barrerones y la laguna Grande

Publicidad

La Mira por el puerto de Candelada

<

p>FOTO: Enrique Ribas.

<

p>Punto de partida: Plataforma de Gredos (Hoyos del Espino).
Desnivel positivo: 600 m.
Dificultad: media.
Tiempo: 5 h.
Cartografía: Sierra de Gredos 1:25.000 Alpina.
Acceso: en Ávila se toma la N-502 dirección Arenas de San Pedro y Talavera. Pasar el puerto de Menga y en Venta del Obispo girar a la derecha por la CL-500 dirección El Barco de Ávila. En Hoyos del Espino girar a la izquierda hacia la Plataforma de Gredos y seguir hasta el final de la carretera. No olvidar meter las cadenas en el coche.

Mapa esquí Mira
No hay que dejarse engañar por los dóciles relieves que surgen nada más subir de la Plataforma y entrar en la garganta de Prao Puerto. En Gredos hay paredes vertiginosas, canales despiadadas, brechas, gargantas, lanchares y multitud de composiciones rocosas escondidas debajo de la nieve. Todas estas maravillas de la geología gredense son más acusadas en las vertientes meridionales de la sierra y las zonas que han estado sometidas a las fuerzas de las morrenas de los glaciares. La ruta que proponemos hasta la cumbre de La Mira es un recorrido por el cresterío más aéreo y panorámico del macizo central que se puede hacer en esquí de travesía, disfrutando al mismo tiempo de los prodigiosos contrastes geográficos que nos ofrecen las dos vertientes de la cordillera. La subida por las colinas del Prao Puerto al puerto de Candeleda sigue un camino de tiempos ancestrales por las suaves colinas de Prao Puerto. Aunque se puede faldear hacia la izquierda antes de llegar al enorme collado, merece la pena visitar este emblemático hito histórico y lanzar una mirada al gran valle del Tiétar. La ruta gira a la izquierda y sigue la Vereda de la Mira por la divisoria de la sierra. Las cumbres principales forman pequeños montículos que estarán más o menos cubiertos de nieve, según hayan venido las precipitaciones, y se pueden evitar manteniendo el trazado por la cara norte y la ascensión hasta los riscos de Los Campanarios, fáciles de identificar por la muralla interminable que cae hacia el sur. En el filo superior de las hoyas del Risco Peluca (2.100 m) pueden surgir pasos expuestos en por placas de hielo, pero como siempre hay que llevar las cuchillas en el macuto por “si acaso”, esto no será ningún problema. Y por fin la vuelta de Las Molederas y la subida a La Mira (2.343 m), uno de los grandes picos de Gredos. Según esté la nieve –es cara norte- se puede bajar al collado de Los Pelaos y faldear hasta Las Molederas; o volver por la cuerda, algo expuesta con hielo, y recorrer el cresterío hasta Los Campanarios. En la última “campana” se deja la cuerda por una loma suave en dirección noroeste y por donde mejor le parezca a cada uno –la pala es inmensa- que baje al hermoso valle de Prao Puerto.

La Mira por el puerto de Candelada

Publicidad

Peñalara por Dos Hermanas

<

p>Punto de partida: Puerto de los Cotos (Rascafría).
Desnivel positivo: 700 m.
Dificultad: baja.
Tiempo: 3 h.
Cartografía: Guadarrama 1:25.000 Alpina.
Acceso: por la A-6. En Villalba tomar el desvío de la M-601 en dirección al puerto de Navacerrada. En el puerto girar a la derecha por la carretera que lleva al puerto de Cotos. Los fines de semana se llenan muy pronto los estacionamientos y hay que madrugar.

Mapa esquí Peñalara
La subida con esquís a la cumbre del pico Peñalara es un ritual anual para todos los esquiadores de montaña de la zona centro cuando caen las primeras nevadas de la temporada. Desde que se retiraron los restos de la antigua estación de esquí de Valcotos y el territorio se declaró parque natural, en 1990, los circos glaciares, bosques y lagunas de Peñalara constituyen uno de los espacios naturales más atractivos y valiosos para hacer montañismo invernal en la sierra de Guadarrama. La ascensión por la loma de Dos Hermanas no requiere ninguna destreza especial ni exige dominar técnicas elevadas. Hay que tener fondo, conocimientos básicos para deslizarse por la nieve sobre las tablas y algo de sentido común para no lanzarse cuesta abajo por la pala equivocada. La ruta sale del entorno del puerto por la pista que comienza en la Casa del Parque y entra en un frondoso bosque de pino silvestre. El desnivel es suave y permite un ritmo vivo, ganando altura en poco tiempo. La subida es clara hasta la cota 2100, una pequeña loma donde comienza la ladera de Dos Hermanas. Otra opción más técnica y menos concurrida es faldear la pala de la derecha, en dirección norte, y subir a la cuerda de la sierra por el collado de Dos Hermanas, situado entre ambas cumbres. El Sistema Central es una arruga geográfica entre las dos mesetas castellanas y está sometida a extraños acontecimientos meteorológicos. Uno de los grandes amantes de la sierra de Guadarrama es el viento, y en ocasiones muy violento, que sopla desde el norte, trae nieblas y arrastra la nieve de las zonas altas. Algunas veces los esquiadores se quedan haciendo subidas y bajadas en media ladera de alguna vertiente meridional sin acercarse a las cimas. En condiciones normales la subida al Peñalara es una suave “remada” por la enorme rampa que forma la vertiente norte. El descenso es por el mismo camino.

Peñalara por Dos Hermanas

Publicidad

Cabezas de Hierro por La Bola

<

p>Punto de partida: Puerto de Navacerrada (Navacerrada).
Desnivel positivo: 1.580 m.
Dificultad: media.
Tiempo: 8 h.
Cartografía: Guadarrama 1:25.000 Alpina.
Acceso: por la A-6. En Villalba tomar el desvío de la M-601 en dirección al puerto de Navacerrada. Los fines de semana es conveniente madrugar para encontrar sitio en los aparcamientos.

Mapa esquí Cabezas de Hierro
Una manera de pasar un buen día de esquí de montaña en la sierra de Guadarrama es merodear con las tablas por las cumbres y ventisqueros de los macizos de las Guarramillas y Cabezas de Hierro. El punto de partida es el puerto de Navacerrada, con varias posibilidades de ascensión según el estado de la nieve. La subida clásica sale del puerto y asciende directa la loma del cordal. Al final de la cuesta dura se deja atrás la caseta del telesilla y se alcanzan los “cohetes” de La Bola o Alto de las Guarramillas (2.262 m). La bajada al Ventisquero de la Condesa con buena nieve es para pasar la mañana subiendo y bajando, pero ahora hay que seguir haciendo dientes de sierra en la cordillera y subir el Cerro Valdemartín (2.278 m), después se baja por una magnífica pala al fondo del valle y se ponen las focas de nuevo para atacar la gran mole de Cabezas de Hierro, dos cumbres gemelas separadas por un pequeño collado. Primero se alcanza Cabeza de Hierro Menor (2.374 m) y después su hermana Mayor (2.383 m). En buenas condiciones la pala noroeste de Cabezas ofrece un descenso extraordinario. La entrada a la pala es extraña. Primero se sale de la cumbre de Cabeza Menor por el este y nada más pasar unos resaltes se gira al oeste para entrar a la pala por un amplio collado. La bajada termina en el circo de las Cerradillas, uno de los parajes más hermosos del Guadarrama. La ruta sale del profundo hoyo por la pendiente suroeste y pasa por encima de las pistas de esquí alpino de la estación de Valdesquí, pasando de nuevo por el Cerro de Valdemartín camino de La Bola.

Cabezas de Hierro por La Bola

Publicidad

Peña Prieta por Cardaño de Arriba

<

p>Punto de partida: Cardaño de Arriba.
Desnivel positivo: 1.600 m.
Dificultad: medio. Atención a las placas de hielo en las cumbres.
Tiempo: 8 h.
Cartografía: Fuentes Carrionas 1:25.000 Francisco Salcedo Jiménez.
Acceso: en Cervera de Pisuerga se toma la carretera de Velilla del Río Carrión. Pasar Triollo y en Cardaño de Abajo tomar el desvío de Cardaño de Arriba.

Mapa esquí Peña Prieta
Las grandes travesías en esquí de montaña por las cumbres de Fuentes Carrionas y la Montaña Palentina no son muy viables porque el terreno obliga a quitar y poner las pieles a menudo, portear las tablas en el macuto y caminar bastante para algunas aproximaciones. Sin embargo, cuando la temporada es buena hay picos con extraordinarias ascensiones por parajes alpinos realmente sorprendentes. El macizo construido por los picos Tres Provincias y Peña Prieta es un escenario sobrecogedor por la sensación de lejanía y altitud. La ruta parte de Cardaño de Arriba por la derecha del barranco de las Lomas, cambia de vertiente por un puente y supera el tramo más incómodo e imprevisible por el estado de la nieve y la abundancia de matorrales. La diversión comienza cuando se vuelve a cruzar el arroyo y empieza la auténtica ascensión a la montaña. El trazado faldea el valle en fuerte pendiente para alcanzar un collado al norte del Alto del Tío Celestino, un mirador fantástico sobre el circo de Fuentes Carrionas y su hermosa laguna helada. La travesía avanza por la cornisa de la cuerda, vigilada muy cerca por las estremecedoras Agujas de Cardaño, y llega a la cumbre del Tres Provincias, rodeado de crestas y abismos por todas partes. La cumbre del Peña Prieta está al este, al final de un estrecho pasadizo de nieve venteada rematada por cornisas. La vuelta es por el mismo camino.

Peña Prieta por Cardaño de Arriba

Publicidad

Peñalabra por el puerto de Piedrasluengas

<

p>Punto de partida: Puerto de Piedrasluengas (Piedrasluengas).
Desnivel positivo: 680 m.
Dificultad: baja con buena visibilidad.
Tiempo: 4 h.
Cartografía: IGN 1:25.000 82/III
Acceso: en Cervera de Pisuerga tomar la N-621 dirección Potes. El puerto de Piedrasluengas está en la divisoria entre Palencia y Cantabria.

Mapa esquí Peñalabra
La “mesa” de Peña Labra no es una de las grandes y celebres cimas de la Cordillera Cantábrica por sus lejanas y terroríficas paredes o desniveles intratables, sencillamente es una de las más atractivas. La cumbre apenas supera los dos mil metros de altitud y es cercana y amable, un buen territorio para pasar medio día deslizándose en esquís por la montaña cantábrica. Aunque también es famosa por sus nieblas cerradas y los sustos que se llevan muchos montañeros cuando intentan superar los diez metros verticales de la muralla que rodea esta bella fortaleza natural. La ruta sale del puerto de Piedrasluengas (1.345 m) en dirección este, hacia las instalaciones de unas antenas de telecomunicaciones. La montaña es visible durante todo el recorrido y parece que está al alcance de la mano, pero tiene su truquillo. No hay que tener prisa por acercarse directamente a la fortaleza rocosa que forma la cumbre porque la cara oeste es una trampa. Se trata de faldear sin prisas por la cara sur, ganando altura lentamente entre pequeñas colinas de nieve y meterse en las canales de la vertiente meridional. Una buena referencia es un picacho aislado en la cota 1800. Hay que sobrepasar el cerrito por la derecha –por la izquierda se llega antes a la cuerda pero el desnivel es muy alto y expuesto- y hacer amplios virajes por una ladera con bastante pendiente para subir al Portillo de Juan Clara, girando a la izquierda por la cuerda de la cordillera para ganar la curiosa cumbre llana de Peñalabra (2.029 m). La vuelta es por el mismo camino. La travesía se puede ampliar acercándose por la cuerda a la esbelta pirámide del Tres Mares, eje geográfico que reparte las aguas de sus vertientes al Mediterráneo, Cantábrico y Atlántico.

Peñalabra por el puerto de Piedrasluengas

Publicidad

Aneto por la Renclusa

<

p>FOTO:Mikael Helsing.

<

p>Punto de partida: Hospital de Benasque (Benasque).
Desnivel positivo: 1.650 m.
Dificultad: alta. Hay pasos técnicos en los Portillones y en la cumbre del Aneto.
Tiempo: 8 h.
Cartografía: Maladeta-Aneto 1:25.000 Alpina.
Acceso: en Barbastro tomar la N-123 hasta Graus, seguir por la A-139 hasta Benasque, continuar por la carretera del valle hasta el desvío de Hospital de Benasque, unos metros antes del final de la carretera. En el punto de partida hay un hotel, restaurante y una estación de esquí de fondo.

Mapa esquí Aneto
Las pistas del circuito de fondo del Plan del Hospital aseguran firme blanco durante toda la temporada para llegar esquiando al Plan de Están, un capricho glaciar que se deja a la izquierda, siguiendo el límite del bosque, para ganar altura entre los abetos. En este tramo, y en casi toda la ascensión, suele estar la huella de los esquiadores que se dirigen al gran ídolo del reino pirenaico, mito deportivo, héroe legendario y reto obligado para los esquiadores de montaña. El recorrido no sigue ningún camino o vereda tradicional en la zona de bosque cerrado. La progresión es muy entretenida sorteando troncos y extraños obstáculos de color blanco. En la salida de la arboleda se conecta con la vereda “oficial” que sube de la Besurta y en unos cuantos virajes se llega a la puerta del refugio de la Renclusa. Parada y fonda, o barrita y trago de agua y a seguir “remando” por las fuertes pendientes de las palas de nieve, que parecen lenguas resplandecientes saliendo de la cresta de los Portillones. La primera opción para salvar la muralla negra que cierra el glaciar de la Maladeta por la izquierda es el Portillón Inferior (2.530 m). El paso es técnico y requiere algo de osadía para no descalzarse las tablas, sobre todo si hay muchas huellas de montañeros a pie. La segunda opción es continuar subiendo por la gran pala del glaciar hasta el Portillón Superior (2.860 m). La brecha es más angosta pero la entrada es segura y cómoda, aunque hay que quitarse las tablas para bajar a la vertiente este. Después comienza una larga travesía por el glaciar del Aneto, en suave pendiente, que lleva directa a la cumbre. La entrada a la cima es el célebre Paso de Mahoma, una brecha rocosa con un abismo a cada lado. La roca desnuda no plantea ninguna dificultad a un montañero sin vértigo, pero con hielo…. La cruz del Aneto está cinco metros después y también sale en las fotos sin jugarse la vida. El descenso sigue la última rampa hasta el collado Coronas y gira a la derecha por el glaciar. En buenas condiciones de nieve se puede bajar por cualquier lugar, con tendencia noreste, para entrar al final en el valle del barranco Barrancs y deslizarse hasta el Plan de Aigualluts, uno de los parajes más interesantes del Pirineo desde el punto de vista hidrogeológico. El agua de todas las montañas alrededor se cuela por el sumidero del Forau de Aigualluts y aparece en el vecino valle de Arán, atravesando el eje axial de la cordillera por el subsuelo. La travesía salva una zona de colinas boscosas y baja al Plan de Están, volviendo al punto de partida por las pista de esquí de fondo.

Aneto por la Renclusa

Publicidad

Posets por Eriste

Punto de partida: Puente de la Espiantosa (Eriste).
Desnivel positivo: 1.890 m.
Dificultad: alta, por las condiciones de alta montaña y el fuerte desnivel.
Tiempo: 9 h.
Cartografía: Posets 1:25.000 Alpina.
Acceso: en Barbastro tomar la N-123 hasta Graus, seguir por la A-139 hasta Castejón de Sos, continuar dirección Benasque y en Eriste buscar la pista forestal que comienza en la central hidroeléctrica. En condiciones normales se puede subir en coche hasta el final de la pista, en el puente de la Espiantosa.

Mapa esquí Posets
El dato del desnivel positivo advierte de la cuesta que vamos a subir apretando todos los músculos del cuerpo por los enormes valles colgados del macizo del Posets, pero también indica el impresionante descenso de vuelta desde la cumbre hasta los bosques del barranco del arroyo de Eriste. Uno de los grandes atractivos de las ascensiones con tablas a los tresmiles pirenaicos, además de la fuerza del paisaje alpino, es que solo se tocan las pieles de foca dos veces. La primera para comenzar la subida. Y la segunda en la cumbre de la montaña para guardarlas en el macuto. En ocasiones la cota de nieve desciende por debajo de los 1.500 m, donde se encuentra el aparcamiento de la Espiantosa, y hay que empezar a “remar” donde mande la naturaleza. Los dos primeros kilómetros de ascensión, hasta que se pasa el paraje de las Riberetas, fuera de la franja forestal, el desnivel es duro y el riesgo de aludes es muy alto, sobre todo a la vuelta, cuando el calor del sol hace de las suyas. El paso por el refugio Ángel Orús es un buen momento para ver de cerca la cara de la montaña. Dicen que cuando no se distingue el horizonte de las cumbres entre el cielo y la nieve, hay que dar por finalizada la travesía. A partir del refugio se toma dirección norte en ligera diagonal para entrar en el valle de Llardeneta. Poco después aparece la boca de la Canal Fonda, estrecha y sugerente, pero arriba se complica para llegar esquiando a la cumbre. Es mejor mantener la dirección hacia la izquierda de la canal, salvar el resalte del circo lacustre de Llardeneta y continuar la subida por la izquierda de las torres del Diente de Llardana. La pala final es enorme, limpia y perfecta para marcar amplios virajes que nos acercan al collado Arlaud, en el tramo final de la cresta sureste, llamada de Las Espadas, una hilera de afiladas torres y aristas que hacen honor a su nombre. El repecho final desde el paso Arlaud se salva en un par de flanqueos, alcanzando la cumbre con esquís. La vuelta es por el mismo camino. Para bajar por la Canal Fonda hay que hacer a pie la arista sur de la Tuca de Llardana, que lleva directa a la entrada de la canal. A partir del refugio hay que vigilar bien la estabilidad de la nieve y la posibilidad de avalanchas. En caso de duda hay que hacer los tramos expuestos de uno en uno o bastante alejados.

Posets por Eriste

Publicidad
Te recomendamos

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Los nuevos modelos de Nathan, marca especialista en productos para la hidratación de ...

La elección de Pau Capell, líder actual del Ultra Trail World Tour, a la hora de corr...

Más de 600 km de litoral mediterráneo son un gran reclamo para los amantes del buceo ...

Historia, gastronomía y muchos caminos rodeados de fértiles bosques donde disfrutar d...