5 retos para fanáticos del MTB

Juanjo Alonso -
5 retos para fanáticos del MTB
5 retos para fanáticos del MTB

Senderos, trialeras, veredas tradicionales, pistas de montaña, orientación y desniveles de todos los porcentajes completan una irresistible selección de itinerarios ciclomontañeros para fanáticos de los desafíos. Cinco pruebas de pilotaje, destreza, resistencia y dominio técnico en la montaña. ¿te atreves?

FOTO: STERLING LORENCE / TREK

Publicidad

PEÑA DE FRANCIA

<

p>La popular Peña de Francia (1.727 m) tiene altura, desnivel y viejos caminos de peregrinos en todas las vertientes, condiciones ideales para proponer un buen día de desafío ciclomontañero en el Parque Natural Las Batuecas-Sierra de Francia. La ruta elegida es el sendero GR-10 porque presenta el mejor estado de ciclabilidad en la subida. La recompensa es un descenso emocionante, técnico, solitario y largo por el valle del río Agadón, una excitante prueba de habilidad para todos los gustos en un territorio de relieves escarpados e intratables en las serranías salmantinas más aisladas y lejanas del Sistema Central. Un mundo por descubrir.

Situación: Parque Natural Las Batuecas-Sierra de Francia, en Salamanca.
Punto de partida y llegada: La Alberca (Casa del Parque).
Distancia: 29,3 kilómetros.
Desnivel positivo: 1.250 metros.
Distancia no ciclable: 600 metros en el Puerto de Monsagro y pasos aislados en la subida a la Peña de Francia.
Cartografía: IGN 1:25.000 526-IV 527-III 552-I 551-II.

Itinerario
Salir del aparcamiento de la Casa del Parque hacia el centro de la población y a cien metros girar a la izquierda. En la esquina hay un poste del GR-10 hacia Peña de Francia y marcas de pintura roja y blanca. Seguir las marcas del sendero de gran recorrido hasta el santuario. El camino sale del pueblo por una pista forestal entre pinares y atraviesa el río Peña de Francia por el Pontón de Lera. El rústico vado marca el inicio de la técnica subida a la “montaña sagrada” de Las Batuecas. El camino salva un repecho duro y conecta con una pista hasta el límite del pinar. Seguir la vereda del GR-10. El trazado zigzaguea la falda de la montaña para aliviar el desnivel. La principal dificultad es mantener el equilibrio en los tramos de piedra suelta. El sendero de gran recorrido atraviesa la carretera dos veces, pasa un mirador con una vereda procedente de El Cabaco y sigue el empedrado del Vía Crucis, cerca de los muros de los taludes de la carretera. La subida termina en el mirador de la Peña de Francia, con una panorámica extraordinaria del Campo Charro, Las Hurdes, sierra de Gata, sierra de Béjar, Gabriel y Galán…

El descenso sigue el sendero GR-10 al collado del Paso de los Lobos, con paneles de los valores del valle del río Agadón. Las marcas rojas y blancas salen del puerto por la izquierda de unos riscos y comienza un largo descenso. La ciclabilidad es del cien por cien con nivel técnico medio. La senda dibuja infinidad de curvas, pasa las ruinas del Corral del Palero y lleva al puente de la Yunta, donde se encuentra la reproducción de un chozo tradicional. La ruta atraviesa el puente, deja el GR-10 a la derecha, camino de Monsagro, y sigue la pista forestal en subida. La pista asciende a la cabecera del valle del Agadón Chico y aparece a la izquierda un carril muy pedregoso que obliga a cargar la bici hasta la cuerda de la sierra, en el Puerto de Monsagro. Al sureste el inaccesible Valle de las Batuecas, una de las mejores muestras de la calidad geológica y ambiental del parque natural. La ruta sigue al este por una senda de buena ciclabilidad, a media ladera, al collado de los Puertitos para conectar con la pista forestal que baja a La Alberca.

PEÑA DE FRANCIA

Publicidad

<

p>>El macizo de los Picos de Urbión constituye un territorio extraordinario para los deportes de montaña en el Sistema Ibérico. En todas las estaciones del año y en todas sus vertientes. Los destinos elegidos para poner a prueba el fanatismo de los bikers ciclomontañeros son el largo Cordal de Santa Inés y el solitario valle del río Urbión, una cuchillada glaciar en la cara norte de la montaña de doce kilómetros de longitud, la distancia del sendero que espera a los aventureros ciclistas. Resistencia, orientación, habilidad para descender campo a través y pasión por el montañismo en dos ruedas son las claves de este selecto recorrido en las soberbias serranías riojanas.

Situación: Picos de Urbión, en La Rioja.
Punto de partida y llegada: Viniegra de Arriba.
Distancia: 33,8 kilómetros.
Desnivel positivo: 1.080 metros.
Distancia no ciclable: cien metros, con buen nivel en descenso de trialeras y acierto en el trazado para entrar en el valle del Urbión.
Cartografía: La Tienda Verde 1:50.000 Sierras de Urbión, Neila y Cebollera.

Itinerario
La ruta sale de Viniegra en dirección al puerto de Montenegro y en las afueras del pueblo gira a la derecha en el camino rural del barranco de la Penilla. Un punto de partida opcional es la confluencia del valle del río Urbión y la carretera LR-333, una pequeña explanada con sitio para un par de vehículos. La pista recorre el valle de la Penilla y antes de que el camino gire a la derecha para subir a Peña Llana hay que desviarse a la izquierda en un carril muy empinado que atraviesa un bosquecito y sube a la pista de la Cañada Real Riojana. Girar a la derecha, rodear el Alto de las Tres Cruces y entrar en el Cordal de Santa Inés, una larga loma de colinas y bosques entre el puerto de Santa Inés y el pico Urbión. El camino recorre los pinares de la ladera del cerro Santa Inés y baja a un collado claro con un cruce de caminos. La pista principal faldea el cordal por los pinares de la cara norte. Seguir la vereda de la cuerda al Alto de las Tres Mojoneras. Al final del repecho duro el camino llanea un amplio collado con vistas de Hoyo Bellido y el valle del Urbión. El camino de la cuerda se deja donde comienza de nuevo el desnivel fuerte por una senda a la derecha a cota sobre la vertiginosa ladera de Hoyo Bellido. El descenso comienza enseguida en una traza clara y empinada que baja entre matorrales por el filo de la loma que separa Hoyo Bellido y el valle del Urbión.

El paso clave del descenso es el collado de Ochernas, al final de la cuerda, con unos riscos delante y unas praderas a la izquierda. En el collado sale una senda hacia las praderas pero es para senderistas. La mejor opción en bici es girar a la derecha y buscar las trazas ciclables para bajar a la orilla del arroyo Fuentedorra y llegar a una cabaña que está en la confluencia de los dos valles. En este punto comienza una vereda señalizada con hitos que recorre la orilla del río Urbión. El camino tiene tramos trialeros, cruza el río un par de veces y pasa por varias cabañas de piedra. Al final sale a la carretera de Viniegra. Girar a la derecha y subir al pueblo.

Publicidad

SENDEROS DEL ALTO JARAMA

<

p>Los bikers madrileños aficionados al “endurance betetero” consideran el territorio del alto Jarama un paraíso de sendas, veredas y viejos carriles de montaña donde poner a prueba los avances en materiales y componentes y las mejores habilidades técnicas y deportivas en el manejo de la bicicleta de montaña. Hemos preparado un itinerario circular con un pequeño bucle en varios caminos representativos de este magnífico reino del endurance ciclomontañero, con vadeo del río Jarama incluido, la visita a un antiguo cenobio cisterciense y el paso del espectacular cañón del río Jarama, valiosa reserva de flora y fauna en los ecosistemas de las serranías del Sistema Central.

Situación: sierras, pueblos y valles del alto Jarama, en Guadalajara.
Punto de partida y llegada: Valdepeñas de la Sierra.
Distancia: 34,8 kilómetros.
Desnivel positivo: 640 metros.
Distancia no ciclable: varios pasos de roca suelta y vadeos de arroyos.
Cartografía: IGN 1:50.000 (485).

Itinerario
En la plaza de Valdepeñas se toma la dirección de Alpedrete y en la salida del pueblo aparece un camino a la derecha que pasa por el cementerio y después atraviesa la pista de mantenimiento del Canal de Isabel II, la red de suministro de agua potable de la Comunidad de Madrid. El camino rural atraviesa un extenso campo agrícola en línea recta y gira a la derecha para entrar en los relieves de la Serranía de Guadalajara. Atención a las marcas rojas y blancas del sendero de gran recorrido GR-10. En el primer repecho hay que estar pendientes de un sendero a la derecha señalizado con los galones del GR-10. Unos doscientos metros antes aparece otra senda con marcas claras de ruedas de bicicleta pero el GR-10 tiene un índice superior de ciclablidad. El sendero de las marcas rojas y blancas atraviesa un pequeño bosquecito cerca de un barranco y sale a unas lomas de pizarras con un par de toboganes difíciles antes de emprender el descenso final al pueblo de Tortuero. Recorrer las calles del pueblo hacia eL oeste y seguir un camino rural claro que sube a unos campos de cultivo. Las marcas del GR-10 están en los postes del tendido eléctrico. Al final de la subida sale a la izquierda la trialera que baja al pueblo de Valdesotos. Atención al desvío porque el terreno puede estar labrado. En Valdesotos seguir la carretera 800 metros, dejar el GR-10 y girar a la izquierda en un carril muy empinado y pedregoso que sube a la cabecera de un barranco y termina en unos campos de labor. Mantener la dirección por las lindes de las fincas y atravesar directamente la pista del Canal para seguir una senda entretenida hasta un cruce que se toma a la izquierda. La vereda desciende a una pista que lleva al vado del río Jarama. El paso puede presentar gran caudal en temporada de lluvias. En condiciones normales se puede pasar pedaleando.

La ruta pasa las ruinas del monasterio de Bonaval y gira a la derecha en la vereda del cañón del Jarama. El sendero tiene varios pasos técnicos pero es prácticamente ciclable hasta la carretera de Valdesotos. Girar a la derecha y después a la izquierda en el puente del río Palancares. Nada más pasar el puente girar a la izquierda en unas rodadas que llevan a una vereda empedrada y termina en un olivar. Seguir el camino rural que sube a la pista del Canal y conectar con el carril de Tortuero. Atención al mapa para bajar al pueblo por la trialera y después para salir del conjunto urbano por la vereda tradicional del Cañón de Horca. En la pista del Canal girar a la derecha y después subir al Alto de la Dehesa, donde aparece a la izquierda el desvío de Valdepeñas. La ruta sigue la pista asfaltada 700 metros y se desvía a la izquierda por un sendero claro que lleva a Valdepeñas de la Sierra.

SENDEROS DEL ALTO JARAMA

Publicidad

BOSQUES DE CAZORLA

<

p>El Parque Natural Sierra de Cazorla, Segura y Las villas es roca, bosque y agua, una combinación perfecta para crear relieves escarpados, barrancos de accesos complicados y sugerentes espesuras forestales que ofrecen un magnífico territorio de sensaciones intensas en bicicleta de montaña.
La ruta visita el nacimiento del río Guadalquivir y escala las quebradas laderas del pico Cabañas (2.026 m), en la sierra del Pozo, para meterse en un endiablado sendero de montaña que baja a la orilla del embalse de la Bolera y conecta con la técnica Cañada del Mesto. Pasión, resistencia, habilidad y buena orientación esperan a los bikers fanáticos en los bosques de Cazorla.

Situación: Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, en Jaén.
Punto de partida y llegada: Puente de las Herrerías, en Vadillo Castril.
Distancia: 59,5 kilómetros.
Desnivel positivo: 1.670 metros.
Distancia no ciclable: 300 metros en el collado de los Helechos.
Cartografía: Alpina 1:40.000 Sierra de Cazorla.

Itinerario
La primera parte del itinerario sigue la larga pista forestal que sale del puente de las Herrerías y lleva a la Cañada de las Fuentes, en el nacimiento del río Guadalquivir. A la altura de la cueva donde brota el gran río andalusí se deja una pista a la derecha que lleva a Cazorla. El camino comienza la ascensión a la sierra del Pozo, pasa por el popular Pino de las Tres Cruces y llega al collado de Puerto Llano. La ruta sigue el carril que sale por la izquierda de la pista principal y se dirige a la cumbre del Cabañas. Las rodadas faldean la ladera y salvan un repecho muy duro hasta un collado en la cuerda de la sierra. ¡Atención al desvío!. En este punto hay que dejar la vereda que sube a la cima del pico y girar a la derecha en un sendero con tramos trialeros y pasos técnicos. La ciclabilidad es del cien por cien con buen nivel y control de la bicicleta. La senda conecta con un carril de montaña y antes de llegar a la fuente del Artesón hay que girar a la izquierda en una vereda que baja a un corral de palos y toma dirección norte por la cabecera del arroyo del Vidrio. El sendero dibuja los relieves de la sierra en constante descenso hasta un pequeño repecho no ciclable para subir al collado de los Helechos. En el paso se toma el camino de la izquierda, marcado con hitos, hasta las ruinas de Prados de Arredondo. El descenso sigue la vereda de los palitos de madera y las flechas azules que bajan a la cascada del Guazalamanco y conecta con la pista del embalse de la Bolera. Girar a la izquierda, pasar la Casa del Molinillo y seguir la Cañada del Mesto por el puente de la Cerrá de la Herradura.

El nivel técnico se mantiene hasta el cortijo del Raso del Peral, después sigue una pista forestal que baja al Vado de las Carreteras, en el río Guadalentín, pasa por el paraje de Siete Fuentes y sube a la pista de Vadillo Castril. Girar a la izquierda y bajar al entorno campesino del cortijo de la Nava de San Pedro. Seguir la pista principal por la Nava del Espino, pasar el collado Verde y en la bajada al río Guadalquivir, a la altura de un mirador, girar a la izquierda en un carril que lleva a unas ruinas debajo de los cortados de los Poyos de la Mesa. Poco después aparece un desvío a la derecha que baja al vado del arroyo de la Mesa y conecta con una pista forestal que lleva al puente de las Herrerías.

BOSQUES DE CAZORLA

Publicidad

VALLE DE SALAZAR

El Valle de Salazar agrupa los montes comunales de pino, haya y roble de quince poblaciones del Pirineo Navarro. Ochagavía es un importante centro social, histórico y económico en la cabecera del valle, puerta de entrada a territorios y paisajes de notable interés como la Selva de Irati, la estación dolménica de Abodi o el pico Ori (2.019 m), el dosmil más occidental de los Pirineos. El recorrido usa una vieja vereda de montaña para acceder al Portillo de Betzula, en la cuerda de la cordillera, donde es imprescindible cargar con la bicicleta un tramo de 300/500 metros, según el nivel físico y el dominio de la bicicleta en subidas trialeras de fuerte desnivel.

Situación: Pirineo occidental, en Navarra.
Punto de partida y llegada: Ochagavía.
Distancia: 51,1 kilómetros.
Desnivel positivo: 1.480 metros.
Distancia no ciclable: 300/500 metros en la subida al Portillo de Betzula.
Cartografía: Alpina 1:25.000 Valles de Irati y Aezkoa / Valles de Belagua y Roncal.

Itinerario
La primera parte del recorrido sale de Ochagavía y sigue la pista marcada con señales rojas y blancas del sendero GR-11 que sube a la sierra de Atuzkarratz. Seguir las marcas hasta el collado de Zotropea, a 11 km de la salida. En la encrucijada de caminos tomar la pista de la izquierda hacia Laza (4,6 km). El camino está marcado con señales de una ruta local de MTB. La ruta atraviesa la carretera de Ochagavía en el Puerto de Laza y sigue de frente por la colina de El Castillo, con restos de antiguas trincheras y un búnker militar. El carril llega a unas hermosas campas de hierba en la falda de la cordillera. Antes de llegar a una gran borda ganadera hay que dejar el camino por unas trazas a la izquierda que “escalan” la muralla del pico Gaztarria. El desnivel es muy duro en el primer tramo para subir pedaleando y hay que empujar la bicicleta en varias zetas hasta que se suaviza la pendiente. El sendero recorre los prados de altura y termina en el Portillo de Betzula. Existe la posibilidad de seguir la cuerda hacia el oeste, pero presenta repechos muy duros y sería necesario continuar porteando la bicicleta. La mejor opción es atravesar el collado, faldear en bajada al camino ganadero de la vertiente francesa y conectar con la carretera del puerto de Larrau.

La ruta sigue la carretera hasta la estación de Abodi y continúa por la pista de montaña marcada con hitos del GRT-10 Paso de las Alforjas. En el camino se pueden visitar restos de varios dólmenes, como el megalito de Gaztanbidea. En el hito dolménico del Paso de las Alforjas hay que girar a la izquierda en el trazado del GR-11 y estar dispuestos a disfrutar un entretenido descenso betetero. Seguir las marcas rojas y blancas, pasar por la ermita de Muskilda, incluido el pasadizo de los escalones, y completar la bajada en la vereda de peregrinos que baja del santuario a las calles de Ochagavía.



VALLE DE SALAZAR

Publicidad
Te recomendamos

Ecuestre e Ifema Madrid Horse Week te ofrecen la oportunidad de asistir a la Copa del...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Los nuevos modelos de Nathan, marca especialista en productos para la hidratación de ...

La elección de Pau Capell, líder actual del Ultra Trail World Tour, a la hora de corr...

Más de 600 km de litoral mediterráneo son un gran reclamo para los amantes del buceo ...