4 cumbres pirenaicas con vistas, a pie o con esquís

Pako Crestas -
4 cumbres pirenaicas con vistas, a pie o con esquís
4 cumbres pirenaicas con vistas, a pie o con esquís

Cuatro cimas pirenaicas con increíbles panorámicas para disfrutar el corazón del invierno.

Publicidad

El invierno es una buena época para demostrar el amor que tantos y tantos montañeros tenemos por la alta montaña y las sensaciones que nos proporciona. Este mes nos vamos a recrear en la vista, os proponemos cuatro cimas con increíbles panorámicas para disfrutar del corazón del invierno.

El invierno siempre es una buena época para renovar el interés innato (por no decir, amor) que tantos y tantos montañeros tenemos por las altas montañas. El Pirineo, literalmente, se transforma. Se viste de novia y todos los senderos, pedregales e hitos de las zonas altas quedan silenciosamente camuflados por la siempre virginal capa de nieve. Cada año la misma letanía: los días cortos, los primeros fríos rigurosos y tras el letargo cansino y triste del otoño, la blanca transformación en forma de millones y millones de copos de nieve, que caen sigilosamente, casi sin querer, hasta tapar todos los matices, los rincones y las impurezas de la ruda geografía.

En pleno invierno es muy buena época para visitar altas montañas que sean, a la vez, espléndidos miradores. Los cielos fríos y ventosos de la estación de días cortos nos obsequian con perspectivas renovadas, cristalinas, casi irreales. Si no fuese porque para coronar cada una de las cumbres nos hartamos de caminar, casi podríamos creer que hemos aterrizado en medio de un sueño.

Os proponemos cuatro cumbres imprescindibles y a la vez distanciadas entre ellas, con dos denominadores comunes: su relativa facilidad técnica y seguridad (al tratarse de zonas con poco o ningún riesgo de aludes), y las extraordinarias panorámicas que desde ellas disfrutaremos.

En concreto reseñaremos el Costabona, primer dos mil de la cadena axial cuando procedemos de levante. La Tossa Plana de Lles, atalaya inmensa sobre las soleadas y ricos valles de la Cerdanya. El Pedró de les Quatre Batlles, situado al sur, en el Prepirineo, y por último el Turbón, en pleno Sobrarbe, desplazado también al sur de la cadena, lo que le permite tener la mejor perspectiva de toda la cordillera.

Las ascensiones pueden realizarse tanto a pie (siempre recomendables las raquetas), como con esquís. Hay que tener en cuenta que, a pesar de la escasa o nula dificultad técnica, la alta montaña en invierno siempre entraña peligros, sobre todo ante un repentino cambio de tiempo meteorológico. Es imprescindible, por tanto, llevar el equipo adecuado y tener los conocimientos básicos de orientación.

Publicidad

Turbon desde Cabaña Margarida

Como hemos anunciado en la introducción general, el Turbón nos brinda la que, sin duda alguna, es la mejor panorámica del Pirineo. Desde esta solitaria y bonachona cumbre podemos ver del Bisuarin al Puigmal, toda una clase magistral de geografía a simple vista. La puesta y la salida de sol, vistas desde la cumbre en pleno invierno, no tienen paragón posible en toda la cordillera.

Cartografía útil: * TURBÓN-VALLE DE ISÁBENA. Mapa guía de invierno de la editorial Alpina – Geo Estel. Escala: 1:25.000. Punto de partida: Refugio de la Margarida. 1434 metros. Cómo llegar: Por pista forestal desde el valle de Bardagí, de la carretera que va de Campo a las Vilas de Turbón. A medio trayecto, tomamos el desvío hacia Llert, y sin necesidad de llegar al mismo, tomamos la pista de la Margarida. Dónde dormir: En el propio refugio de la Margarida. Libre, cabaña en buen estado, capacidad para 8 – 10 personas. Chimenea y leña en las cercanías. Dificultad / Desnivel: Excursión de recorrido relativamente largo y poco más de 1.000 metros de desnivel.

Ruta: Desde el refugio de la Margarida, tomamos la pista que asciende en dirección a el canal de San Adrián (dirección este – nordeste). Se trata de un trazado abierto recientemente para la explotación forestal. En un momento preciso la pista deja de orientarse hacia el canal para empezar a dibujar una línea horizontal en dirección sur. Justo en la curva en que varia la orientación encontramos unos hitos (tomar atención), que nos llevan al antiguo camino que ascendía hacia el canal y que se ha visto destrozado, en su parte inferior, por la pista de reciente construcción. Una vez en la senda nos adentramos en el canal que resulta ser una torrentera que acostumbra a estar seca. Hitos esporádicos. Tras la torrentera entramos en unas pendientes pronunciadas que resultan ser la antesala de la Coma de San Adrián (1,00 h). Subimos sin pérdida por la ancha Coma siempre en dirección sur. La Coma o valle se sitúa entre las cumbres del Turbón que forman una especie de herradura gigante. Justo al situarnos al collado del fondo de la Coma, la cumbre queda a la derecha, ligeramente retirada en dirección NO. Amplísimo lomo sin complicación y muy evidente (3,00 h). Descenso: por el mismo itinerario en sentido inverso.

Nota: Caso que la torrentera por la cual discurre el principio de la excursión esté bastante nevada, cabe la alternativa de rodear la misma por el norte, ascendiendo por el lomo del Tozal de Llaners (1.904 metros) y el Collado de la Muria (1.660 metros), que nos comunica con la Coma de San Adrián. Evitando así posibles complicaciones por los resaltes helados de la torrentera.

Turbon desde Cabaña Margarida

Publicidad

Pedro Dels Quatre Batlles desde Tuixent – Lavansa

El macizo del Port de Comte forma parte de la serie de montañas de menor altura situadas al margen sur de la cordillera y que reciben el nombre del Prepirineo. Su ascensión nos sorprenderá por los bonitos parajes, relativamente llanos, de la zona alta, donde creeremos estar perdidos en lejanas extensiones glaciares. La vista desde la cumbre es espectacular, con el Pallars y el Cadí y las restantes cumbres del Prepirineo catalán como el Pedraforca. En la lejanía, por poniente, se localiza hasta la inconfundible silueta del Monte Perdido. Recomendamos la travesía Tuixent – Port del Comte por las cumbres, si bien deberemos contar con dos vehículos, al ser diferente el punto de llegada al punto de partida. Si no contamos con el soporte de dos vehículos, pues la mejor alternativa es volver al Tuixent desde la cumbre del Pedró dels Quatre Batlles, volviendo sobre nuestros pasos.

Cartografía útil: * VALL DE LORD – PORT DEL COMTE. Mapa guía de invierno de la editorial Alpina – Geo Estel. Escala: 1:25.000. Punto de partida: Refugio de l’Arp. 1.930 metros. Cómo llegar: El refugio está próximo (300 metros) al aparcamiento de las pistas de esquí nórdico de Tuixent – Lavansa, a las que llegaremos por carretera asfaltada, pasando previamente por pueblos como Sant Llorenç de Morunys, la Coma y la Pedra y el Coll de Port. Dónde dormir: En el propio refugio de l’Arp, de reciente construcción. Lugar muy agradable, con unas espectaculares puestas de sol. Contamos con todos losh servicios: comidas, bebidas, WC, duchas, sala de estar. Guardas: Horacio y Judith. Teléfono: 973 090 458 – 616 607 378. Web: www.refugidelarp.cat Dificultad / Desnivel: Excursión considerada de media distancia. Del refugio a la cumbre hay 460 metros de desnivel.

Ruta: La ascensión a la cumbre resulta ser simple y evidente al coincidir con uno de los circuitos de raquetas de la pista de esquí nórdico, que está muy bien señalizado con marcas amarillas y azules en los árboles. Ya desde las afueras del refugio de l’Arp localizamos las citadas señalizaciones, que nos llevan por el bosque hacia el sur, en constante subida, pasando por una especie de corta fuegos, para pasar más tarde por el Coll de Font d’Arderic (aún dentro de la zona de pistas) y ascender la redondeada Tosa Pelada, de 2.379 metros (1,30 h). Desde esta primera cumbre (que tiene mejor vista panorámica que el Pedró) seguimos hacia el sur para llegar al techo de la Sierra del Port de Comte, el Pedró dels Quatre Batlles (2,50 h), de 2.388 metros. La alternativa de bajada, para completar la travesía, sería coronar el próximo Cap de les Pedrusques (2.349 metros) y descender por la Coma situada hacia el sur y que nos lleva al amplísimo Portell del Llop, a 2.104 metros. Desde aquí descendemos hacia el este por una especie de torrentera seca que es la Rasa de Prat Piquer, hasta las pistas de esquí de Port de Comte, donde llegaremos al aparcamiento denominado de ”la Estivella”, (3,30 h).

Pedro Dels Quatre Batlles desde Tuixent – Lavansa

Publicidad

Tossa Plana de Lles desde Cap de Rec

Seguramente las montañas situadas al norte del Segre, en la parte española de la Cerdanya, son las altas cumbres pirenaicas más soleadas de la cordillera.

Gracias a su considerable altura y a un régimen de nevadas generosas, influenciadas ya por la proximidad de Andorra, estas montañas ofrecen largos circuitos de esquí nórdico en medio del bosque y el sol, en una zona completamente orientada al sur. La ascensión a la Tossa Plana de Lles seguirá la tónica de la región: grandes espacios, luminosidad, panorámicas y, si el día acompaña, una agradable excursión para disfrutar de un día de nieve donde la protección solar puede resultar más que imprescindible al exponernos durante horas al tórrido sol.

Cartografía útil: * TOSSA PLANA – PUIGPEDRÓS. Mapa guía de invierno de la editorial Alpina – Geo Estel. Escala: 1:25.000. Punto de partida: Refugio de Cap de Rec, 1.960 metros, en las pistas de esquí nórdico de Lles. Cómo llegar: Por carretera asfaltada, pasando previamente por el pueblo de Lles. Dónde dormir: En el propio refugio de Cap de Rec. Guardado. 70 plazas, no hay plazas libres en ausencia del guarda. Servicio de comidas y bebidas. WC y duchas. Contacto: el guarda se llama Jaume Torres Lacruz. Teléfono y fax: 973.293.050 – 608.917.099 – www.capderec.es – mail: info@refugicapderec.es. Dificultad / Desnivel: Excursión larga con casi 1.000 metros de desnivel.

Ruta: Estando en una zona donde predominan las pistas de esquí nórdico, tomaremos un camino por el cual discurre el circuito de raquetas señalizado como número “18” y que transita por en medio del bosque en dirección N.O. para llegar al Refugio del Pradell, 2.115 metros (1,00 h). Seguimos hacia el norte, cruzamos por última vez las pistas de esquí nórdico de manera transversal y subimos por el ancho bosque para ascender hasta el denominado Pla de Someres, a 2.328 metros (2,00 h), lugar en que dejamos atrás la línea de bosque para continuar ascendiendo por suaves y continuadas pendientes hacia el norte. Si tenemos visibilidad no hay pérdida posible, puesto que el lomo es ancho y evidente. En realidad la subida es larga y monótona, y nos tendremos que armar de paciencia, puesto que estamos ante la típica cumbre que vemos desde lejos pero que parece alejarse a medida que nos acercamos. Por suerte vamos ganando altura de manera gradual y el paisaje, poco a poco, se amplia como preludio de la gran panorámica que nos espera en la cumbre. Tossa Plana de Lles, 2.916 metros (3,30 h). Descendemos por el mismo itinerario en sentido inverso.

Tossa Plana de Lles desde Cap de Rec

Publicidad

Costabona desde Setcases

El Costabona es la cumbre de dosmil metros situada más al este de la cordillera axial. El Canigó aún está más a levante, pero queda ya desplazado de la divisoria de las aguas, o sea, de la cordillera axial. Las salidas de sol desde el Costabona no tienen desperdicio, con el astro rey despuntando sobre las violetas aguas del mar Mediterráneo.

Como anécdota os explicare que un mes de noviembre acudí solo a la cumbre para hacer un vivac en ella (es una de mis experiencias “místicas” preferidas y ya cuento con una buena colección de vivacs solitarios en cumbres pirenaicas, tanto en verano como en invierno). Estando dentro del saco, completamente desnudo y con la ropa dentro de la crisálida de plumas, se empezó a levantar un fuerte aire (fenómeno bastante usual en la zona), por lo que decidí cambiar el emplazamiento del vivac para estar a resguardo de la muralla de piedras que hay en la cumbre. Por pereza de no vestirme para tan solo caminar unos pocos metros, esperé a una pausa en los azotes del viento para salir rápido del saco, calzarme las carcasas de las botas koflach y caminar un instante hasta el otro lado del muro. Al salir completamente desnudo del saco no recordé que en la cumbre había una placa de hielo. Patiné, caí sobre la placa de hielo, se me desmontó la linterna frontal y justo en ese momento una ráfaga de aire hizo desaparecer el saco (con la ropa dentro), hacia el otro lado del murete de piedras. Por suerte la cosa quedó en un buen susto, puesto que pude recuperar el saco que se había quedado pocos metros por debajo. Si la pendiente hubiese sido más pronunciada o la ráfaga de viento más duradera, me hubiese encontrado en un serio apuro. Solo, desnudo, a unos cuantos grados bajo cero y con el coche bien lejos… La experiencia nos enseña que, ante el error humano, la montaña puede presentarse sumamente hostil hasta en zonas relativamente seguras.

Cartografía útil: COSTABONA – ALTA VALL DEL TER. Editorial Alpina – Geo Estel. Escala 1:25.000. Punto de partida: Inicio de la pista forestal que enlaza Setcases con Espinavell. Esta pista nace a mano derecha, 3 kilómetros por encima del pueblo de Setcases. Cartel indicador. Según la temporada, es posible transitar la pista si no hay nieve, aunque siempre deberemos tener en cuenta que durante el invierno no se limpia la pista, por lo que una nevada nos podrá bloquear el vehículo. Cómo llegar: Por la carretera que enlaza Camprodon con las pistas de esquí de Vallter 2000, pasando previamente por el pueblo de Setcases. Dónde dormir: La mejor alternativa es dormir a media excursión en el bonito refugio libre del Costabona. Situado a 2.168 metros de altitud, está muy bien equipado: 18 plazas, estufa, leña cerca, mesa, sillas, radio emergencia, colchones, mantas. En el verano hay una fuente cercana, en invierno está congelada y tapada por la nieve. Indispensable un buen saco para dormir, puesto que en invierno la cabaña es un verdadero congelador. Dificultad / Desnivel: Excursión de media a larga distancia, dependiendo si nos toca realizar toda la pista a pie o si es posible transitar parte de la misma con vehículo. Si realizamos la integridad de la excursión a pie, debemos contar con superar 1.200 metros de desnivel.

Ruta: Los tres primeros tercios de la excursión no tienen ningún secreto. Seguimos la larga pista forestal hasta situarnos en el Torrente del Mascarell (3,10 h), lugar en que ascendemos hacia el norte por un lomo que describe una especie de canal en el margen izquierdo de la arista, sobre la cual se localiza el refugio de Costabona (4,15 h). Desde el refugio describimos una diagonal ascendiente hasta situarnos bajo la ladera sur, subimos por el margen izquierdo de la ladera hasta llegar a la arista somital, poco por debajo de la cumbre y al oeste de la misma. Sin más complicaciones coronamos este ventoso mirador Pic de Costabona, de 2.465 metros (5,15 h). Descenso: por el mismo itinerario en sentido descendente, si bien, de vuelta, podemos acortar camino traspasando la Collada de la Balmeta y descendiendo hacia el oeste por pleno bosque hasta llegar de nuevo a la pista por la cual habremos ascendido previamente.

Costabona desde Setcases

Publicidad
Te recomendamos

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Los nuevos modelos de Nathan, marca especialista en productos para la hidratación de ...

La elección de Pau Capell, líder actual del Ultra Trail World Tour, a la hora de corr...

Más de 600 km de litoral mediterráneo son un gran reclamo para los amantes del buceo ...

Historia, gastronomía y muchos caminos rodeados de fértiles bosques donde disfrutar d...