Rutas de vértigo: 4 escaladas en el Pirineo

Juanjo Alonso -
Rutas de vértigo: 4 escaladas en el Pirineo
Rutas de vértigo: 4 escaladas en el Pirineo

¿Te dan miedo las alturas? ¿Lo pasas mal en los pasos más aéreos de las rutas de montaña? ¿Sólo de pensar en una vía ferrata se te acelera el corazón? Quizás sufras de acrofobia: un miedo irracional e irreprimible a las alturas… Tenemos 4 rutas de vértigo para que lo compruebes. ¡Con cuidado amigos!

 

Publicidad

Ferrata Regina de Peramola.

En una buena selección de “rutas de vértigo” no puede faltar una de las mejores vías ferratas de España. La Regina de Peramola, en Oliana, reúne los conceptos modernos de la escalada equipada. El diseño es largo, aéreo y deportivo, aprovecha las mejores paredes, los desplomes más claros, las mejores canales, culmina una de las agujas del desfiladero y usa una brecha natural para montar un puente tibetano espectacular. También requiere un buen estado de forma, nada de vértigo, experiencia en vías ferratas y buen fondo de brazos. Los tramos más desplomados y aéreos están en las torres superiores y hay que reservar fuerzas para salir de la vía sin dificultad.

El camino de aproximación tiene marcas de color rojo pintadas en las piedras y sale de la entrada del túnel donde están las ruinas del Pont d’Esquella. La senda discurre unos metros por el cauce rocoso del barranco del Boter y enseguida sube por la derecha hacia un poste del tendido eléctrico. La senda se dirige directamente a la base de las paredes y rodea un enorme espolón calcáreo en busca del inicio de la vía ferrata, indicada con un cartel de madera. El primer tramo sigue varias canales hasta la entrada del puente tibetano, donde hay una variante ida y vuelta que asciende a la cima de una aguja separada de la pared principal. La vía salva el vertiginoso puente y emprende una larga ascensión conectando torreones, paredes y espolones. En los escalones naturales de la enorme muralla calcárea están indicados los escapes para abandonar la vía por cualquier motivo. En el comienzo del segundo tramo se cruza el camino de bajada y es importante valorar el estado de forma en este punto para continuar la ascensión. La vía termina con un paso desplomado y comienza un entretenido descenso por una canal equipada con cadenas y peldaños. El tramo final de la bajada rodea la cabecera del barranco del Boter al pie de un muro de escalada clásica y desciende al aparcamiento por el bosque.

Ficha técnica:

Punto de partida y llegada: Pont d’Esquella, en el kilómetro 148,5 de la C-14 (Lérida).

Distancia: 4,8 km la ruta completa. 900 m de vía ferrata.

Desnivel positivo: 550 m la ruta completa. 350 m la vía ferrata.

Tiempo: 5 horas la ruta completa.

<

p>Equipamiento: cable de vida, peldaños, cadenas, indicaciones de los escapes y un puente tibetano bastante aéreo.

<

p>

Material: arnés, casco y disipadores para ferratas. Llevar una cuerda de socorro por si alguien se bloquea en los desplomes finales.

Acceso: C-13 hasta Artesa de Segre, conectar con la C-14 y pasar Oliana. El aparcamiento está en la izquierda de la carretera, en la entrada del primer túnel del pantano de Oliana, en el kilómetro 148,5, al lado de las ruinas del puente de Esquella.

Ferrata Regina de Peramola.

Publicidad

Pico Balaitus por la Brecha Latour

En la lista “oficial” de Juan Buyse aparecen 212 picos principales que alcanzan y superan los tres mil metros de altitud en los Pirineos. Cada uno de ellos tiene algo especial, una sucesión de matices geográficos, ambientales o técnicos que otorgan a cada una de las grandes cimas pirenaicas una atractiva nota de exclusividad y provocación. El Balaitus o Pico de los Moros, con una altura de 3.144 m, ocupa el puesto 56 en el prestigioso ranking montañero. No es una de las cimas más altas pero está envuelta en un atractivo mito de dificultad y compromiso que convierten la ascensión en un interesante desafío. El tramo más comprometido es la popular Brecha Latour, un canalizo pedregoso que separa el bloque meridional del Balaitus y las torres del Frondiella, donde se encuentra el Frondiella Oeste (3.001 m), el tresmil más occidental de los Pirineos.

La ruta sale del embalse de la Sarra por el valle de Aguas Limpias y sigue las marcas del GR-11 hasta el refugio Respomuso, donde se puede hacer una noche y ascender la montaña al día siguiente. Los “machacas” hacen la ruta en un día, pero es necesario dar mucha caña a las piernas y al corazón. En la puerta del refugio sale una senda de montaña hacia el norte por el este de la arista Bondidier que se planta debajo de la Brecha Latour. En ocasiones hay bastante nieve acumulada en la base del canalizo y facilita el primer paso atlético para salvar un bloque que tapona el paso. Las clavijas suben por el espolón de la derecha pero se puede apurar por la canal hasta una repisa superior y después no queda más remedio que salir al muro y ascender las clavijas. El ambiente es extraordinario y por supuesto no se puede tener vértigo. El paso termina en una pequeña cota y la ruta continúa por unas gradas rocosas hasta la cima. La vuelta se suele hacer por el mismo camino, montando dos rápeles en la Brecha Latour. Otra opción es descender por la Gran Diagonal y los lagos de Arriel, mucho más duro y expuesto, y con hielo o nieve reservado a expertos.

Ficha técnica:

Punto de partida y llegada: Sallent de Gállego (Huesca).

Distancia: 7,8 km hasta Respomuso, 3,8 km hasta la cumbre y 10,6 km hasta La Sarra por la Gran Diagonal y los lagos de Arriel.

Desnivel positivo: 1.720 m. Tiempo: 2 días con una noche en el refugio Respomuso. Equipamiento de la Brecha Latour: clavijas y rápeles, no es una vía ferrata ni tiene cable de vida.

Material: una cuerda de 60 metros, arnés, cintas para asegurar y rapelador. En el caso de realizar el descenso por la Gran Diagonal se puede llevar una cuerda de 30 m para asegurar la Brecha Latour porque no se hacen los rápeles de bajada.

Acceso: N-330 hasta Sabiñánigo, continuar por la N-260 a Bisecas y seguir la A-136 hasta Sallent de Gállego. El aparcamiento está en el embalse de la Sarra.

Pico Balaitus por la Brecha Latour

Publicidad

Pico Vallibierna por el Paso del Caballo

La ascensión al “modesto” Vallibierna es un interesante viaje montañero en el entorno alpino del macizo de las Maladetas. Un viaje que comienza temprano en la entrada de la zona de acampada del Pla de Senarta, donde sale el Autobús de las Nubes al Puente de Coronas. La pista de montaña está cerrada al tráfico privado y es un modo cómodo, rápido y panorámico de alcanzar la cota de los dos mil metros en el antiguo Refugio de Pescadores de Vallibierna. El paraje es el punto de partida de varias ascensiones a los grades colosos del Pirineo, como el Aneto, Maldito, Tempestades o Margalida. En esta ocasión vamos a subir a la cima del Vallibierna (3.067 m) por la Tuca de Culebres y el popular Paso del Caballo, una afilada cresta que se suele pasar a horcajadas. El paso es sencillo pero los precipicios laterales obligan a usar una cuerda de seguro a muchas personas con algo de vértigo.

La ruta sale de la parada del autobús por el sendero GR-11. En la Pleta de Llosás deja la Senda Pirenaica y atraviesa el torrente de la Canal de Vallibierna para entrar en la empinada ladera norte de la Tuca Arnau. El sendero está marcado con hitos y sube directo a la brecha del Cuello de Culebres. Las cimas hermanas de la Tuca de Culebres y Vallibierna están a la izquierda, enérgicas y aisladas. El terreno del collado está muy suelto y el ambiente sobrecogedor. En unos minutos aparece la cumbre de Culebres y poco después el Paso del Caballo, una cresta gris plantada entre las dos cimas con un abismo a cada lado. La travesía es fácil pero el vacío desconcierta a lo montañeros con poca experiencia en terrenos alpinos. La seguridad de la cuerda ayuda a los indecisos y todo el mundo puede culminar la ascensión en la espectacular cumbre del Vallibierna. El descenso sigue las gradas rocosas de la vertiente oriental para conectar con el GR-11 en los ibones de Vallibierna.

Ficha técnica:

Punto de partida y llegada: Puente de Coronas, en autobús desde el Pla de Senarta.

Distancia:12,5 km (ruta circular). Desnivel positivo: 1.140 m. Tiempo: 5 horas.

Equipamiento en el Paso del Caballo: un par de argollas para asegurar la travesía.

Material: una cuerda de 20 metros.

Acceso: N-123 vía Barbastro hasta Graus, seguir la A-139 hasta Benasque y continuar a la zona de acampada del Pla de Senarta, donde sale el “Autobús de las Nubes” al Puente de Coronas. Horarios en: www.alosa.es/servicios-especiales/servicio4.asp

Pico Vallibierna por el Paso del Caballo

Publicidad

Congost de Mont Rebei

El río Noguera Ribagorzana baja del Pirineo entre las serranías de la Ribagorzana oscense y el Pallars Jussá catalán y parte la sierra del Montsec en dos imponentes murallas calcáreas por un fantástico desfiladero fluvial, con paredes que alcanzan quinientos metros de altura en el Congost de Mont Rebei, un sobrecogedor cañón de gran calidad ambiental declarado ZEPA y reserva de flora silvestre. El acceso sale de Puente de Montaña por una carreterita que lleva a los pueblos de Alsamora y Sant Esteve de la Sarga. El desvío del aparcamiento y el punto de inicio de la ruta están señalizados en el paraje de La Masieta. La vereda recorre una zona de aluvión por la orilla del río hasta el puente colgante del barranco de Sant Jaume, la primera prueba para las personas con vértigo. El puente es peatonal y las rejillas del suelo dejan a la vista el vacío del barranco. La travesía del puente es inevitable para entrar en el desfiladero. La senda tiene las marcas rojas y blancas del GR-1 o Sendero Histórico y en pocos minutos entra en las fauces cavernarias de Mont Rebei. La vereda fue excavada en el año 1982 en las paredes de la vertiente catalana. En varios parajes tiene un par de metros de anchura y no hay permiso para tener descuidos. Una caída sería mortal.

El camino está asegurado mediante un pasamanos y hay protecciones de madera en los resaltes más expuestos. La travesía es sencilla, simplemente hay que tener cuidado en los pasos estrechos y cuando van niños pequeños o muy activos procurar que caminen pegados a la pared. En el sector central del cañón se encuentra la Cueva Colomera. El acceso sube por una canal equipada con una cadena y peldaños metálicos hasta la rampa de la entrada. La cavidad es una de las curiosidades de Mont Rebei, aunque la exploración subterránea está cerrada por excavaciones arqueológicas. El sendero atraviesa varios túneles y sale de la garganta camino de Corça y Àger. Merece la pena caminar unos minutos para contemplar la sugerente calma fluvial del embalse de Canelles, uno de los más largos y profundos de España, y las fabulosas murallas de la Pared de Aragón, a la izquierda del congosto, y la Pared de Cataluña, en el lado derecho. La vuelta es por el mismo camino.

Ficha técnica:

Punto de partida y llegada: La Masieta (Lérida), acceso desde Puente de Montañana.

Distancia: 8 km (ida y vuelta).

Desnivel positivo: 320 m.

Tiempo: 3 horas.

Equipamiento: pasamanos de cuerda con buenos anclajes.

Material: no es necesario. Hay que tener cuidado en varios tramos y caminar pegados a la pared.

Acceso: N-230 por Benabarre hasta Puente de Montañana. Atravesar el puente del río Noguera Ribagorzana hacia Tremp y tomar el primer desvío a la derecha dirección Alsamora. La entrada del aparcamiento de la Reserva Natural de Mont Rebei está indicada a 6,8 km en el paraje de La Masieta.

Congost de Mont Rebei

Publicidad
Te recomendamos

Ecuestre e Ifema Madrid Horse Week te ofrecen la oportunidad de asistir a la Copa del...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Los nuevos modelos de Nathan, marca especialista en productos para la hidratación de ...

La elección de Pau Capell, líder actual del Ultra Trail World Tour, a la hora de corr...

Más de 600 km de litoral mediterráneo son un gran reclamo para los amantes del buceo ...