Tresmiles “fáciles” en los Pirineos, la aventura del invierno

Juanjo Alonso -
Tresmiles “fáciles” en los Pirineos, la aventura del invierno
Tresmiles “fáciles” en los Pirineos, la aventura del invierno

Subir picos que superan tres mil metros de altitud en los Pirineos y en invierno, es toda una aventura. Las ascensiones invernales en las altas montañas pirenaicas obligan a superar excitantes pendientes de nieve helada, deambular por las afiladas y vertiginosas crestas que llevan a las cumbres y moverse con soltura y seguridad en nieves de todos los tipos, en ocasiones abriendo huella y descubriendo sobre la marcha el mejor terreno para subir los escalones geológicos tallados por los viejos glaciares.

En este humilde homenaje a los grandes colosos de los Pirineos hemos elegido cinco picos de tres mil metros de altura que podemos llamar “fáciles” porque se pueden hacer en una jornada montañera de ocho o diez horas en buenas condiciones ambientales. Y “sencillos” por la altitud y porque no requieren ninguna técnica específica de escalada. Las cinco cimas seleccionadas están al alcance de cualquier montañero en buen estado físico, con algo de experiencia en orientación en montaña, conocimiento del medio invernal en altitud y de las técnicas básicas de progresión con piolet y crampones. En la alta montaña no hay sitio para los vanidosos. El mejor modo de presumir de una ascensión es pasar un buen día de montañismo, pasar por la cumbre cuando la montaña es amable y volver al coche para seguir disfrutando la aventura con los amigos.

Publicidad

Punta Alta de Comalesbienes

<

p>Altitud: 3.014 m
Distancia total:
8,8 kilómetros.
Desnivel positivo: 1.380 metros.
Punto de inicio y llegada: embalse de Cavallers, en el valle de Boí, dentro del Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici, provincia de Lérida.
Nivel técnico: una canal sencilla de 40 grados para acceder a la cresta de la cumbre.
Material recomendable: piolet de travesía y crampones.
Acceso: N-230 por Benabarre y El Pont de Suert. Tomar el desvío de Boí y continuar la carretera de Caldes de Boí hasta el aparcamiento del embalse de Cavallers. El tramo final tiene unas horquillas cerradas hasta la barrera que impide el acceso del tráfico al muro de la presa.

Las arquitecturas graníticas de la Punta Alta de Comalesbienes, el Comaloforno y los afilados picos de los Besiberris comparten el atrevimiento geográfico de superar la barrera de los tres mil metros de altitud en el Parque Nacional de Aigüestortes y Estany de Sant Maurici. Aisladas en las dos vertientes de la Ribera de Caldes son las únicas montañas del espacio protegido catalán que superan la mítica cota y elevan sus descomunales vertientes al territorio donde los relieves son un alocado barullo de crestas pulidas, aristas despiadadas y océanos de bloques destruidos por los inclementes elementos de la alta montaña. El Punta Alta de Comalesbienes es el tresmil más “sencillo” de las principales cumbres del parque nacional, incluso se puede improvisar una variante de la ruta clásica por la falda del pico Comalesbienes cuando las condiciones ambientales y el estado de la nieve son propicios.

El punto de partida está al final de la carreterita que sube al muro de la presa de Cavallers, construida en 1960 en el río Noguera de Tort para aprovechamiento hidroeléctrico. El aparcamiento señalizado tiene la entrada en la barrera que corta el tráfico pero se puede aparcar en los huecos de la cuneta sin bajar al estacionamiento. En ocasiones aparecen placas de hielo en las horquillas finales y hay que dejar el vehículo en la orilla del río. La ruta se inicia por un viejo carril abierto durante la construcción del embalse para acceder a los puntos de extracción de roca y las instalaciones de la presa. El camino hace varias horquillas cómodas y antes de llegar al final de la pista aparece a la derecha un sendero marcado con hitos de piedra que asciende por la pedrera de un empinado barranco seco. La primera media hora de ascensión es muy dura. El barranco se cierra y la senda sale a la falda de la montaña por unos escalones de roca que pueden presentar problemas a primera hora de la mañana por el hielo. El siguiente tramo combina raíces de pino negro y pedreras aisladas que poco a poco invaden la ladera del macizo con la altitud. A partir de los dos mil trescientos metros de altura el terreno es un caos de bloques de granito y la nieve dura facilita la ascensión. La principal hilera de hitos mantiene el faldeo ascendente y entra en la cuenca de los estanys de Comalesbienes por la hondonada del barranco. Una variante recomendable, marcada también con hitos, dirige la ascensión por la izquierda, hacia la arista meridional del Comalesbienes, sin bajar a los hoyos de los lagos, salva el aéreo filo del espolón en la cota 2700 y faldea el macizo hasta la canal de acceso a la cresta del Punta Alta. La única dificultad es identificar el pico y acertar con la subida. Es posible tomar la primera canal de la izquierda y coronar primero el Comalesbienes (2.993 m), después hay que seguir la cresta con cuidado y culminar la montaña en el vértice del Punta Alta. El descenso puede seguir la misma huella de subida o bajar directamente a los lagos para conectar con la ruta normal.

Pincha en el mapa para ampliarlo

Mapa Punta Alta de Comalesbienes



Punta Alta de Comalesbienes

Publicidad

Tuc de Molières

<

p>Altitud: 3.010 m
Distancia total: 13,5 kilómetros.
Desnivel positivo: 1.430 metros.
Punto de inicio y llegada: boca sur del túnel de Viella, en la Alta Ribagorza, provincia de Lérida.
Nivel técnico: varias palas de 40 grados, una rampa expuesta de 60 grados para acceder a la arista que lleva a la cima y un tramo de mixto expuesto en la cresta final.
Material recomendable: dos piolets y crampones.
Acceso: N-230 por Benabarre y El Pont de Suert. Seguir las indicaciones de Viella y aparcar en la entrada del túnel. El acceso al aparcamiento sale por la derecha de la carretera y pasa por encima de las dos bocas del túnel hasta una explanada junto a los edificios del refugio de Sant Nicolau.

La Tuca de Mulleres o Tuc de Molières es uno de los picos de tres mil metros más cercanos al Valle de Arán. Las vistas en la cumbre ofrecen una excelente panorámica de las serranías aranesas, los macizos orientales del Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici y la brutal dimensión del bloque de los Montes Malditos, con el gran Aneto y su cortejo de Maladetas, escoltadas por desconfiadas crestas y precipicios. La ascensión de la montaña por el valle de Molières es la ruta más corta de todas sus vertientes. El punto de inicio es un pequeño aparcamiento encima de la boca sur del túnel de Viella, punto de paso de los senderos de gran recorrido GR-11 y GR-211, llamado también Circular del Valle de Arán. La ruta sale por una rampa asfaltada que baja el talud del estacionamiento y conecta con un carril que se dirige al fondo del valle. Las rodadas desaparecen al entrar en el bosque de hayas y abedules de la Pleta. La senda mantiene la dirección por unos pastos ganaderos y entra en un viejo bosque de hayas. La hojarasca cubre el suelo y es complicado seguir el trazado. El camino sube por la derecha del torrente y pasa cerca de una estruendosa cascada al final del bosque. Los hitos salen a un claro y atraviesan el arroyo para entrar en la llanura del Plan de la Rasa, el último respiro antes de comenzar la ascensión.

La umbría del valle mantiene dura la nieve la mayor parte del día y es fácil avanzar por la ladera del torrente. En este tramo no conviene entretenerse por el riesgo de aludes, sobre todo en el angosto paso de la Pleta Naua, un pequeño escalón donde se forma una bella cascada a dos mil metros de altitud. El sendero asciende por las extensas pedreras del valle de Molières al pie de la sierra de la Gerbosa, de aspecto dolomítico y salvaje. La cubeta glaciar dibuja un nicho perfecto de unas dimensiones extraordinarias, un bello zarpazo del hielo en el modelado de las montañas pirenaicas. El camino se dirige a la base del siguiente piso geológico y asciende una pala muy empinada hasta la cota 2350, el primer repecho serio de la ascensión. La nieve es abundante y encontrar huella es fundamental. En una colina de la derecha aparece el nuevo refugio de Molières, instalado en agosto de 2011. Es libre y tiene capacidad para 18 personas. Al fondo, alta y lejana, aparece la muralla de canales y aristas del Tuc de Molières. La ruta se interna en la cuenca de los estanys de Molières sin pasar por la puerta del refugio y asciende un nuevo escalón hasta la orilla del estany Gran, el mayor de todos, tallado por el glaciar que formó el valle. La montaña enseña sus fauces en el fondo del circo. Las paredes de hielo y nieve parecen interminables hacia el cielo y la ruta busca la salida por la derecha del pequeño anfiteatro. Las palas finales son inmensas. Las huellas rodean enormes bultos blancos hasta la base del Coret de Molières, una fina brecha en la cuerda de la montaña. La canal es corta y bastante empinada. En la vertiente oeste surge el valle de la Escaleta y los paisajes montañosos del Alto Ésera. La cumbre está al final de la arista y todavía quedan veinte metros de desnivel por un espolón de rocas heladas que culmina en la cruz de hierro que marca la cima del Tuc de Mullères, el gran balcón de los Montes Malditos.

Pincha en el mapa para ampliarlo
Mapa Tuc de Molières


Tuc de Molières

Publicidad

Pico del Alba

<

p>
Altitud:
3.107 m
Distancia total:
10,2 kilómetros.
Desnivel positivo: 1.780 metros.
Punto de inicio y llegada: Baños de Benasque, en el Alto Ésera, dentro del Parque Natural Posets-Maladeta, provincia de Huesca.
Nivel técnico: una pala larga de 50 grados para acceder a la Coma del Alba y un paso expuesto en la cresta para entrar en la cumbre.
Material recomendable: dos piolets y crampones. El uso de cuerda es recomendable para acceder a la cima en caso de ventisca.
Acceso: Autovía A-22 Lérida-Huesca. En Barbastro tomar la N-123 hasta Graus y seguir las indicaciones de Benasque. Pasar la población y seguir hacia Hospital de Benasque. El desvío de los Baños de Benasque está en la salida del último túnel de la carretera. La carretera pasa el puente del Ésera y sube al aparcamiento de los Baños por unas horquillas muy cerradas.

El Alba es el pico superior a tres mil metros más occidental del macizo de la Maladeta, los míticos Montes Malditos de los pirineístas clásicos del siglo XIX, aficionados a bautizar a las montañas con nombres estremecedores, como Tempestades, Infiernos, Diablo o Maladete (maldita), la Maladeta del Alto Ésera de evocaciones mágicas y bravas geografías que emergen en el sector central de los Pirineos. El pico del Alba es la culminación de un escarpado sistema de aristas y crestas que confluyen en una cumbre muy fina y vertiginosa donde apenas caben cuatro montañeros con comodidad. La ascensión es corta en distancia pero muy mantenida y exigente en esfuerzo físico, desnivel positivo y nivel técnico en el tramo final. El inicio de la ruta está marcado en el aparcamiento de los Baños con un cartel informativo del Sendero de las Fuens del Alba junto a los postes del GR-46. Ambos senderos son comunes hasta la Canal del Turonet, un torrente muy pedregoso y empinado que calienta las piernas a tope. En un paso vertical hay una cuerda para facilitar la trepada cuando aparece hielo. El repecho duro termina en la vaguada del Turonet. El camino evita un enorme espolón rocoso por la izquierda y continúa la ascensión hasta el ibón inferior del Alba, el mayor de los tres que constituyen el circo glaciar, un sistema fluvial captado por una red cárstica subterránea que fluye al exterior en las Fuentes del Alba, quinientos metros de desnivel más abajo.

El sendero de montaña rodea el laguito por la izquierda y emprende una dura ascensión por la ladera del circo. La nieve cubre casi todas las rocas y resaltes y es complicado ver los hitos del camino. La senda sigue el torrente de la cuenca y salva el siguiente piso geográfico hasta el lago superior. En ocasiones la huella está marcada de ascensiones anteriores y no hay dudas sobre el itinerario. La ruta lleva tendencia hacia el sur, por la derecha de un enorme espolón de paredes inaccesibles que baja directo de la Coma del Alba. De frente aparece la silueta enérgica y desafiante de la Cresta del Alba, llamada también de los Quince Gendarmes porque es una despiadada sucesión de torres y abismos con varios tramos de escalada de IV grado y un par de rápeles obligados. En la cota 2600 comienza la subida más dura de la ruta por una larga pala de nieve que supera los cincuenta grados en el tramo superior. El Alba está muy cerca pero todavía queda rodear la Coma del Alba por la izquierda para evitar entrar directamente en la expuesta arista de la cima por la derecha de la cumbre. La dificultad del paso final depende del estado del hielo y la nieve, del viento, de la niebla o de otros inconvenientes que pueden surgir a tres mil metros de altitud. En un día de invierno radiante requiere simplemente atención y procurar no dar ningún resbalón porque el pico está rodeado de profundos abismos y palas interminables por todas partes.

Pincha en el mapa para ampliarlo
Mapa Pico del Alba



Pico del Alba

Publicidad

Pico Perdiguero

<

p>Altitud: 3.221 m
Distancia total:
15,6 kilómetros.
Desnivel positivo: 1.630 metros.
Punto de inicio y llegada: puente de Literola, en el Alto Ésera, dentro del Parque Natural Posets-Maladeta, provincia de Huesca.
Nivel técnico: una pala sencilla de 40 grados para salir del circo del ibonet de Literola.
Material recomendable: piolet de travesía y crampones.
Acceso: Autovía A-22 Lérida-Huesca. En Barbastro tomar la N-123 hasta Graus y seguir las indicaciones de Benasque. Pasar la población y seguir hacia Hospital de Benasque. El puente de Literola está en la desembocadura del barranco de Literola.

El alargado filo de la cumbre del Perdiguero alcanza la mayor altitud de las cinco cumbres seleccionadas pero es la montaña que presenta menos dificultades técnicas. El principal inconveniente es el riesgo de avalanchas en varios tramos del barranco de Literola y la elección de la ruta de ascenso a la arista final desde el ibonet de Literola. El itinerario más cómodo y clásico sube por un lateral del torrente del desagüe del ibón de Literola y en la orilla del lago gira a la izquierda para alcanzar el filo de la cuerda. La primera variante es un muro bastante empinado y umbrío que sube a la Collada Ubago y después toma el rumbo definitivo de la cima por la espalda de la montaña. La ruta propuesta toma el camino directo entre ambos recorridos pero antes hay que salir del valle del Alto Ésera y caminar un par de horas por el hermoso valle de Literola. El sendero nace en la cuneta de la carretera y está indicado con un cartel del Parque Natural Posets-Maladeta del itinerario S-5 Valle de Literola-Ibonet de Literola. La vereda dibuja unas horquillas cerradas en el interior de un bosque de abetos y sale a las laderas del Amorriador. Las cumbres de los picos están muy lejos y el Perdiguero todavía se mantiene oculto. La vereda asciende con comodidad la falda del valle y pasa por el desvío de la cabaña del Forcallo y la senda del valle de Estós. El refugio está a la izquierda, en la orilla del arroyo, y el camino sube las colinas de la cuenca principal hasta la entrada de la garganta abierta debajo de la pirámide del Perdigueret, uno de los tramos con alto riesgo de aludes. El paso requiere precisión y cuidado en las zonas heladas. En el collado de salida aparece el estrecho circo del ibonet de Literola, encerrado en el gran pedestal que sujeta la mole oriental del Perdiguero.

La ruta pasa por la derecha del laguito, deja a la izquierda la pala de la Collada Ubago y asciende directa por las rampas de nieve que llevan al espolón sureste. La pendiente tiene una inclinación considerable y no permite ningún resbalón. El esfuerzo merece la pena. En media hora aparece la gran espalda sombreada de la cara este de la montaña sobre el enorme hoyo del circo de Literola. Alrededor surgen varios picos superiores a tres mil metros, collados, brechas y magníficas palas esquiables. El estado y la cantidad de la nieve y la huella establecen el tramo final de la ascensión. En ocasiones se puede seguir directamente el filo del espolón sin complicaciones hasta el Hito Este del Perdiguero (3.171 m) y después la cómoda cuerda hasta la cima principal. Cuando la nieve está escasa o hay riesgo de desprendimiento de las cornisas es recomendable zigzaguear por la cara este y salir al cordal en el Hito Este. El macizo del Posets acapara la atención, separado del Perdiguero tan solo por la sombra oscura del valle de Estós. El Posets o Llardana presume de tener las palas esquiables más perfectas del Pirineo. Y también unas aristas endiabladas para entrar en la cumbre. En el descenso es recomendable pasar por el ibón de Literola y ver de cerca esta maravilla pirenaica.

Pincha en el mapa para ampliarlo
Mapa Pico Perdiguero



Pico Perdiguero

Publicidad

Taillón

Altitud: 3.146 m
Distancia total:
20,4 kilómetros.
Desnivel positivo: 1.940 metros.
Punto de inicio y llegada: San Nicolás de Bujaruelo, en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, provincia de Huesca.
Nivel técnico: varias rampas sencillas de 30 grados.
Material recomendable: piolet de travesía y crampones.
Acceso: N-330 hasta Sabiñánigo. Seguir por la N-260 y en Bisecas tomar el desvío del puerto de Cotefablo y Torla. Pasar el pueblo y en el puente de los Navarros girar a la izquierda por una pista de tierra que lleva a Bujaruelo. El acceso puede estar complicado por el hielo.

San Nicolás de Bujaruelo es un importante hito histórico y cultural en los Pirineos centrales. En el siglo XII los caballeros hospitalarios de San Juan levantaron una ermita, un puente de estilo románico en el río Ara y un hospital de peregrinos en el concurrido camino de Francia, convertido en la actualidad en refugio de montaña y punto de partida de interesantes ascensiones y excursiones montañeras. Las instalaciones cierran los meses de invierno pero se puede aparcar en la pradera junto al río. La ruta del Taillón es larga, conviene madrugar y llevar frontal para la vuelta. El camino sale de Bujaruelo por el puente medieval y atraviesa directamente el GR-11. La Senda Pirenaica recorre el valle del río Ara entre el puente de los Navarros y las faldas del Vignemale. La vereda histórica de Gavarnie sigue las marcas del GR-T 30 hacia el puerto de Bujaruelo. La subida es larga. En la salida del bosque aparece a la izquierda el desvío del puerto de Bernatuara entre unas matas de boj. Las altas cumbres están ocultas en su propia dimensión. Las terrazas de los Gabietos forman torreones de rocas heladas que impiden la entrada de los rayos del sol al valle de Laparzosa. El puerto de Bujaruelo es un rincón umbrío y congelado a primera hora de la mañana. En las rocas del collado hay señales del Camino de Santiago y otras evocaciones a los peregrinos medievales. La ruta sigue las huellas que salen del puerto por la ladera de la derecha, hacia el este, recorre la vertiente norte del Taillón prácticamente a cota y salva un duro repecho hasta el Col de Serradets, un espectacular nido montañero donde se encuentra el refugio de Serrradets o de la Brèche de Roland. Las pisadas suben un nuevo escalón de nieve dura y surge la silueta de la Brecha de Rolando, una de las estampas más populares y atractivas de las montañas de Ordesa.

En el famoso paso de la Brecha (2.807 m) las huellas se distribuyen en varias direcciones. El camino del Taillón toma rumbo oeste por la vertiente sur, sin perder altura, debajo de las bóvedas de la muralla del Bazillac. La travesía es fantástica por encima de la alta montaña de Ordesa y los perfiles de los circos de Góriz, Cotatuero y Carriata. Detrás aparece el Cilindro del Marboré en primer plano y más lejos las Tres Sorores. El camino atraviesa la Falsa Brecha y rodea la atalaya calcárea de El Dedo por la cara norte, sobre el abismo del glaciar del Taillón. El paso delicado dura unos minutos y enseguida la huella entra en el largo y sencillo espolón este del Taillón. La facilidad de acceso por la vertiente francesa y la belleza del itinerario concentran en la cumbre del Taillón a montañeros, esquiadores y aficionados al snowboard o surf sobre nieve, uno de los deportes extremos de montaña más practicados en todo el mundo. La cima invernal es una aérea cornisa colgada sobre las paredes y los glaciares de la cara norte, el puerto de Bujaruelo y los valles franceses de Gavarnie. La vuelta es por el mismo camino.

Pincha en el mapa para ampliarlo
mapa Taillón

Taillón

Publicidad
Te recomendamos

Ecuestre e Ifema Madrid Horse Week te ofrecen la oportunidad de asistir a la Copa del...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Los nuevos modelos de Nathan, marca especialista en productos para la hidratación de ...

La elección de Pau Capell, líder actual del Ultra Trail World Tour, a la hora de corr...

Más de 600 km de litoral mediterráneo son un gran reclamo para los amantes del buceo ...