5 rutas de trekking para inspirarte de la colección Oxígeno en Komoot

Tracks y fotos en la app gratuita de rutas más potente de Europa

 KOMOOT
KOMOOT

Grandes travesías montañeras, rutas de trekking para una jornada o desafios corremontañeros para todos los niveles. Esto y muchísimas más rutas las podreís encontrar en nuestra colección Oxígeno en Komoot, una app y comunidad para compartir rutas, tracks, imágenes y propuestas de trekking, trail running, mountain bike... y que cuenta con el mayor número de usuarios de Europa. Recientemente Oxígeno iniciaba una colaboración con la compañía, presentando diversas colecciones donde podréis bucear en busca de la aventura que más se acerque a vuestras pretensiones.

Os contamos cómo seguir nuestro perfil Oxígeno (o Trail Run) en Komoot: 

Primero tenéis que descargaros la App de Komoot y crearos una cuenta (es GRATIS). En el menú desplegable al lado de tu perfil, en ‘Buscar amigos’ escribe Oxígeno o Trail Run y Síguenos.  Y así ya tienes acceso a nuestras Colecciones, con rutas divididas en travesías, Cumbres, Senderos de Gran Recorrido, Cicloturismo y Bikepacking...  Un montón de rutas que iremos actualizando cada mes.

Viendo la ruta que te interesa no tienes más que pinchar en ella para que se te abra y poderla seguir desde el propio móvil pulsando en ‘Iniciar la navegación’. Si la quieres usar en tu propio GPS, no con el móvil, tienes que darle a ‘Guardar’ y ya entonces la abres en tu propia colección de rutas, en la pestaña de ‘Planificadas’. Y una vez abierta, tocando arriba a la derecha del todo en los tres puntitos te salen opciones, con ‘Exportar archivo GPX’ te bajas el track para meterlo en tu dispositivo. O podeís también acceder directamente a través de este enlace.

Para ir abriendo boca, os presentamos 5 de esas rutas seleccionadas que son todo un reclamo para calzarse las botas. A disfrutar, ¡y suerte ahí fuera!

Lagunas de los Picos de Urbión
  • Distancia: 12,2 km
  • D+: 590 m
  • D-: 590 m

El agua es el elemento de la naturaleza con mayor capacidad de transformarse en diferentes tipos de estructuras, materias, texturas y volúmenes durante las cuatro estaciones del año, puede quedarse quieta en la ladera de un circo glaciar en forma de nieve, correr brava y salvaje por un torrente de montaña o convertirse en hielo cristalizado durante meses sobre la cubeta fluvial de un lago de montaña. Y sin lugar a dudas las transformaciones del agua son las principales causantes de las grandes maravillas de la naturaleza.

En los paisajes serranos de los Picos de Urbión el agua y el hielo son protagonista de primer nivel por la presencia en bellas lagunas glaciares y el modelado decisivo de los relieves durante las últimas glaciaciones. Las cumbres tienen una belleza particular y un vigor geológico excepcional. Los acontecimientos climatológicos han esculpido el primitivo paisaje cuaternario de viejas areniscas y conglomerados creando un espléndido panorama alpino de valles colgados, morrenas, circos de muros casi perfectos, mantos de derrubios y cuencas glaciares, un universo exclusivo de ambientes glaciares con senderos señalizados para preparar inolvidables travesías montañeras.

Lagunas de los Picos de Urbión
Lagunas de los Picos de Urbión

La laguna Negra es símbolo de la sierra, el rincón más conocido y visitado y un buen punto de referencia para entrar en el reino de los paisajes construidos por los hielos cuaternarios hace miles de años. El acceso del aparcamiento de la laguna Negra sale de Vinuesa por el valle de origen glaciar de Revinuesa. En invierno y parte de la primavera, mientras las montañas están cubiertas de hielo y nieve, son imprescindibles los crampones y un piolet de travesía para recorrer las laderas y las cornisas de los circos glaciares. El recorrido montañero por las principales lagunas glaciares de los Picos de Urbión se completa con la visita a la cumbre principal del macizo, una cima preciosa con vistas magníficas del Sistema Ibérico donde nace el río Duero.

Vignemale, una noche en casa del conde Russell
  • Distancia: 13,2 km
  • D+: 1.990 m
  • D-: 130 m

El macizo del Vignemale es un territorio de leyenda, ambición, coraje y pasión. Un mundo de hielo y roca agreste y salvaje en el corazón de los Pirineos para ejercer su poder geológico y ambiental libre y sereno. Un paisaje de iniciación que cautivó a los románticos, exploradores y científicos del siglo XIX. Víctor Hugo comparó las afiladas torres calcáreas del Vignemale con los capiteles góticos de las catedrales de Notre Dame, Estraburgo y Anvers. Y el explorador aristócrata Henry Russell, viajero universal y pionero en el pirineismo deportivo a finales del siglo XIX, se enamoró de la montaña hasta el punto de pagar a las autoridades francesas un simbólico franco al año de alquiler para habitar en unas grutas excavadas por él mismo sobre el glaciar de Ossoue.

La ruta normal sale de San Nicolás de Bujaruelo por el valle del alto Ara y en la cabaña de Cerbillonar inicia una dura ascensión por el barranco de Labaza, accediendo a las altas cumbres por el corredor de la Moskowa (PD+).

Vignemale, una noche en casa del conde Russell
Vignemale, una noche en casa del conde Russell Foto: Oriol Simón y Ana Barrero 
 
 
Vuelta al Macizo de los Urrieles
  • Distancia: 17,2 km
  • D+: 1.190 m
  • D-: 1.180 m

El Macizo de los Urrieles es el gran bloque central de los tres imponentes macizos calcáreos que forman los Picos de Europa, uno de los mayores complejos cársticos de España y un formidable territorio para el montañismo de todos los niveles en cualquier temporada. En los Urrieles están las cumbres más altas de la Cordillera Cantábrica, con la cima del Torrecerredo (2.650 m) por encima de todas ellas. Y también es el refugio del Picu Urriellu, el célebre Naranjo de Bulnes (2.519 m), símbolo y templo para escaladores, montañeros y todas las gentes que habitan en los duros y bravos ambientes de la montaña cantábrica.

Una interesante travesía montañera rodea la esbelta figura del llamativo torreón del Urriellu saliendo desde la estación de El Cable del teleférico de Fuente Dé, saltando por collados fantásticos que parecen dentelladas de colosos hambrientos que han devorado las soberbias arquitecturas calcáreas por todas partes. Las posibilidades de llevar a cabo la travesía en una jornada invernal depende del estado de la nieve y del nivel físico y técnico de cada montañero, el desnivel positivo acumulado es considerable y es necesario un buen estado de forma.

Vuelta al Macizo de los Urrieles
Vuelta al Macizo de los Urrieles

El paso que puede presentar algún problema técnico por hielo o pendiente elevada es la bajada de la Collada Bonita al Jou Tras el Picu, el inicio del descenso es un muro bastante vertical y con la nieve helada hay que tener precaución. El refugio de Vega Urriellu está abierto todo el año y es una buena opción para dividir la travesía en dos buenas e intensas jornadas de montañismo cantábrico.

 
Ojos del río Moros
  • Distancia: 13,1 km
  • D+: 730 m
  • D-: 700 m

En la sierra de Guadarrama nacen ríos magníficos que son esenciales en la vida en las dos mesetas castellanas. El río Moros es uno de los principales afluentes del Eresma, nace en las laderas segovianas de la Mujer Muerta y el estético Montón de Trigo, uno de los dosmiles más atractivos de la sierra por la silueta piramidal visto desde el Valle de la Fuenfría. Los manantiales del río Moros están escondidos en la cabecera del Valle del Espinar, en un ambiente natural salvaje y poderoso, envueltos en un magnífico bosque de pino silvestre con ejemplares centenarios y monumentales dispersos por la falda de la montaña. La madera de los pinares de la Garganta del Espinar ha sido explotada desde la Edad Media, presume de tener una calidad excepcional y está en edificios y monumentos de gran categoría y notoriedad como el Monasterio del Escorial. Los Ojos del río Moros son auténticas surgencias de agua que brotan directamente al exterior entre los cascajales de granito y las raíces de los pinos. En época de deshielo o después de una temporada de lluvias hay tantos manantiales naturales que algunos están en el mismo sendero, borboteando agua pura y cristalina, el origen de la vida en las alturas de la sierra de Guadarrama.

Ojos del Río Moros
Ojos del Río Moros

La ruta senderista sale desde la vertiente madrileña del Valle de la Fuenfría, en Las Dehesas de Cercedilla, y sigue buenas sendas montañeras y antiguas veredas serranas por varios parajes históricos de la sierra, como el puerto de la Fuenfría, con su colección de calzadas medievales, o el collado de Marichiva y la Vereda del Infante. El broche montañero del recorrido es la cumbre del Montón de Trigo (2.161 m), uno de los eslabones esenciales en la distribución geográfica de los cordales de la sierra, con vistas hacia las cuencas del Eresma, el Moros y el alto Guadarrama.

 
 
Cumbres de Gorbeia
  • Distancia: 38,7 km
  • D+: 1.720 m
  • D-: 1.720 m

Cumbre, aventura y libertad son tres palabras que conjugan la pócima mágica del montañismo, sin medir distancias, alturas, latitudes ni fronteras, no es necesario, en el territorio libre y salvaje de las montañas cada paso es fruto de las pasiones personales, la experiencia, la necesidad de alcanzar nuevos desafíos y el placer de llegar hasta lugares y paisajes impensables llevado por decisiones personales, sin más etiquetas. En las montañas hay tiempo y espacio para la aventura real, es la satisfacción de ser dueño del destino y cada uno puede encontrar el suyo en la cima más inesperada. Las rutas montañeras de varios días añaden un componente extraordinario de convivencia con la naturaleza, buscando un vivac para dormir durante la puesta del sol y despertando con las primeras luces del amanecer inspirados por las sensaciones que transmiten los acontecimientos naturales.

Las cumbres y sierras de los montes vascos son cercanas y amigables, forman parte del paisaje del mundo rural, son territorio de pastos, recursos naturales y también espacio de ocio y encuentro social, un ambiente fantástico para un trekking de varias jornadas por cumbres agrestes de bonitos relieves calcáreos y bosques de robles y hayas que se visten de colores cuando llega el otoño. El macizo montañoso del Gorbeia tiene una personalidad única y particular, parece que palpita con vida propia y el mundo cárstico de Itxina es el alma de este enorme y bello corazón de cumbres, bosques y campas de hierba reluciente plagadas de ovejas, cabras, vacas y caballos hasta que la nieve pone un vestido de hielo y frío en las cumbres.

Cumbres de Gorbeia
Cumbres de Gorbeia

En el itinerario propuesto por el espacio protegido del Parque Natural del Gorbeia buscamos las cumbres de los picos que superan mil doscientos metros de altitud y algunos inferiores que están por el camino, dejando para el final el paso por el mítico monte Gorbeia (1.482 m), la mayor altura del macizo. Y mientras tanto aparecen hayedos que parecen sacados de un cuento de duendes y hadas, seductoras campas pastoriles de una belleza cautivadora y cimas calizas construidas por los fenómenos de la naturaleza para que los montañeros saquen el alma audaz y aventurera que lleven dentro. Los lugares propuestos para pasar cada noche son opcionales, un vivac se puede preparar en el lugar que cada uno considere mejor.

 

komoot.es

 

 

Foto: Mikael Helsing

Relacionado

Nos unimos a Komoot, la gran comunidad de aventureros

Los mejores vídeos