10 cosas que necesitas saber sobre los hornillos

Tino Nuñez -
10 cosas que necesitas saber sobre los hornillos
10 cosas que necesitas saber sobre los hornillos

En estos últimos años han aparecido novedades tan interesantes que pueden animarnos a cambiar nuestro viejo hornillo por modelos más eficientes y ecológicos.  En los 40 años que llevo utilizando infiernillos he aprendido sobre todo dos cosas: 1) Que el precio final no es el que se paga en el momento de la compra, sino el invertido en combustible durante los años que nos durará ese infiernillo. 2) Que los hornillos más eficientes, pesan y cuestan más, pero ahorran más combustible, peso de transporte de cartuchos y dinero a corto/medio plazo.

Qué necesitamos saber
A la hora de comprar un infiernillo nuestra selección viene condicionada por:

1)      El precio, extremadamente variable. Hay marcas de gran calidad haciendo quemadores desde 26 euros y otras que por ese precio no ofrecen más que “baratijas” de escasa potencia. Las versiones más caras (de 80 a 150 euros) suelen incluir conjuntos completos, con cazuelas, paravientos y recuperadores de calor integrados.

2)      Tiempo de hervido: variable entre los 45 segundos y los 5 minutos 30 segundos en función del modelo, tamaño de la cazuela (a menudo de 0,25 a 1 litro) y temperatura inicial del agua (desde unos +2ºC a unos +25ºC en función de la época del año).

3)      Eficiencia: los hornillos convencionales gastan el doble de gas que los que incluyen recuperadores de calor y les cuesta mucho hacer hervir el agua o incluso se apagan si el viento supera los 10 kilómetros por hora. Los más potentes (con más watios) no tiene por qué ser los mejores en condiciones duras.

4)      Peso: similar para hornillos pequeños convencionales (entre 60 y 85 gramos) y muy variable en infiernillos con cazuelas integradas (de 350 a 500 gramos).

5)      Volumen: condicionado sobre todo por el cazo o cazuela y cartucho que empleamos, hablamos de 250 centímetros cúbicos a unos 1.250.

Tipos
Entre los más útiles actualmente, sobresalen:

1)      Quemadores ligeros, roscables directamente al cartucho con o sin encendido piezoeléctrico. Abultan muy poco, de precio asequible, tienen una eficiencia media y son una buena solución para uso ocasional con buen tiempo y sin viento.

2)      Hornillos con cazo+sartén/tapa. Unos 30-40 euros más caros que la opción anterior. El quemador es idéntico pero podemos transportar todo de forma compacta junto a un cartucho de gas pequeño (de los de 100 gramos).

3)      Hornillos con radiador/intercambiador de calor integrado en una cazuela. Ideales para salidas durante todo el año de dos personas o cuando hay que derretir nieve para obtener agua (invierno y expediciones). Algunos modelos ¡no funcionan con llama! sino por calor radiante. Pueden suponerte un ahorro de 300 a 600 euros respecto al uso de un hornillo tradicional si lo usas durante casi todos los fines de semana 5 años. Su uso es más ecológico y limpio respecto al medio ambiente, pues estás consumiendo mucho menos gas butano/propano.

Precauciones
Recuerda que debes usar siempre cartuchos compatibles con el hornillo que usas(casi todos llevan un sistema de roscado universal), que el cartucho más polivalente es el mediano (el de 250 gramos) frente a los pequeños (demasiado caros para apenas durar 50 minutos) o al grande (muy voluminoso para salidas de 2 o 3 días y difícilmente acoplable en el interior de una mochila). Nunca cocines ni duermas con el hornillo montado al cartucho dentro de una tienda de campaña.

Te recomendamos

Ecuestre e Ifema Madrid Horse Week te ofrecen la oportunidad de asistir a la Copa del...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Los nuevos modelos de Nathan, marca especialista en productos para la hidratación de ...

La elección de Pau Capell, líder actual del Ultra Trail World Tour, a la hora de corr...

Más de 600 km de litoral mediterráneo son un gran reclamo para los amantes del buceo ...