¿Cómo se lava el material de montaña?

Guía rápida para no liarla parda
Tino Nuñez -
¿Cómo se lava el material de montaña?
¿Cómo se lava el material de montaña?

Entre no lavar nunca nuestro material de montaña y hacerlo con demasiada alegría, existe un término medio. Estos son nuestros consejos más prácticos, con conciencia medioambiental incluida, para limpiar sin dañar.

Antes del lavado

Hazte estas cuatro preguntas:

¿Puede lavarse sin que pierda propiedades? Los materiales impermeables presentes en chaquetas o mochilas y los aislantes sintéticos de sacos o prendas de fibra merman su capacidad aislante si son lavados más de 1 o 2 veces al año. Buena parte del calzado sufre si es limpiado bajo inmersión, reblandeciéndose o castigándose sus componentes naturales (palmilla o zonas con piel natural).

¿Necesitas realmente lavarlo? ¿está muy sucio? ¿huele mal? ¿no puedes retirar la suciedad con un capillo suave (por ejemplo en el calzado) o con un paño húmedo (por ejemplo algo de barro seco en el suelo de una tienda de campaña)? Los ciclos de lavado durante la vida útil de un producto suponen de media el doble de impacto ecológico que su fabricación. Ese agua cargada de jabones, microplásticos y otros productos químicos acabará en parte en ríos y en el mar, incluso aunque sea depurada.

¿Presenta suciedad sólo en algunos puntos concretos? Es posible que puedas realizar un lavado parcial y puntual en vez de completo. Impregnando una esponja con champú o producto específico puedes limpiar concienzudamente el cuello+puños de una chaqueta o la rejilla/Corte sintético de tu botas impermeables.

¿Conoces las recomendaciones del fabricante? Debes saber interpretar la simbología que aparece en etiquetas o embalajes. Suelen advertir sobre que no debe lavarse en seco o no utilizar blanqueadores ni suavizantes.

¿Cómo se lava el material de montaña?

Tipo de lavado más aconsejable

Según el tipo de producto, puedes limpiarlo de tres formas:

  • A mano: prendas de pluma, chaquetas impermeables - transpirables, camisetas o calcetines de lana merino, mochilas, tiendas de campaña, guantes con membrana y cuerdas de escalada. Mejor en una bañera, con agua fría y un jabón neutro tipo Woolite o champú específico de venta en tiendas de montaña. Secado obligatorio a la sombra.

  • A máquina: a 30ºC y bajas revoluciones (no más de 600 revoluciones por minuto). Sacos de dormir sintéticos, forros polares sin membrana, camisetas tipo primera capa sin lana, calcetines sintéticos, buffs, prendas de algodón y pantalones de montaña sin membrana. Puede emplearse un detergente comercial líquido en cápsula soluble colocado directamente dentro del tambor de la lavadora. Admite secado al sol.

  • En tintorería especializada en pluma: sacos y chaquetas de pluma que hayan perdido cuerpo o estén muy sucios. Asegúrate de que realmente son especialistas antes de entregarles tu “tesoro”.

Últimos consejos

No está de más seguir también estas recomendaciones:

  • Antes del lavado el producto debe estar completamente seco y con tierra o barro retirados.

  • Verifica que no exista ningún objeto o papel en los bolsillos.

  • No aceleres su secado, salvo necesidad extrema, retorciéndolo o colocándolo sobre un radiador (puedes extender el producto en una silla cercana pero sin contacto directo con la fuente de calor).

También te puede interesar

La obsolescencia programada ha llegado a la montaña y los consumidores están empezando a preocuparse.

Te recomendamos

Una de las grandes novedades de Sea to Summit para las aventureras y amantes de los d...

Así son las Merrell Antora, os contamos al detalle cómo son las primeras zapatillas d...

Probamos las nuevas ASICS Gel Fuji Trabuco 7 y te contamos cómo rueda el modelo estre...

Junto a Patrick Seiwald, el tirolés inaugura un rutón de mixto con dificultades de M9...

Así es la Forge S GTX, la primera bota de trekking del mundo con horma personalizable...