Calzado específico para mujeres: en qué fijarse

Si quieres un calzado realmente específico para mujer y no cualquier modelo, ¡éste es tu artículo!

Calzado especifico mujer
Calzado especifico mujer

¿Tus pies claman a gritos que necesitas un calzado realmente específico para mujer y no cualquier modelo de bajo coste? ¡éste es tu artículo!

 Hoy en día es posible adquirir calzado de montaña desde un precio extremadamente bajo, sólo 20 euros, pero qué raramente satisfarán a cualquier mujer que frecuente la montaña.

En qué fijarse

A nadie se nos escapa que cuando entras en una tienda física o paseas virtualmente por una página on line la forma más común que tenemos de identificar el calzado específico para mujer es su aspecto más llamativo y de colores más alegres que el de hombre, que van desde el típico fucsia (odiado y amado a partes iguales) a tonos más modernos, como un turquesa o incluso predominancia de blancos o amarillos suaves. Algunos de esos modelos son simplemente versiones con diferente color de los de hombre, sin peculiaridades adaptadas al pie femenino.

Nos interesa:

  1. Que sea lo más ligero posible porque nuestra zancada es más corta que la de los hombres.
  2. Que el talón sea en general más estrecho y recto. Si te pruebas calzado de hombre estrecho para evitar que baile tu talón, terminará doliéndote la parte delantera del pie.
  3. Que la puntera no sea muy puntiaguda. A menudo la morfología de las falanges “dibuja” un perfil menos afilado que el del calzado masculino.
  4. Que esté bien acolchado y con materiales suaves en el collarín y lengüeta (las mujeres tienen más movilidad de tobillo).
  5. Que el talón esté ligeramente sobre elevado –aunque tampoco demasiado porque puede favorecer torceduras de tobillo- para sobrecargar menos el talón de Aquiles.-
Sobre la numeración

Algunos estudios generalistas apuntan a que casi la mitad de la población utiliza un calzado demasiado pequeño. Si bien no existen estudios concretos sobre este fenómeno en calzado de montaña, si se registra una cierta tendencia a adquirir modelos demasiado ajustados, para supuestamente mejorar la precisión en la pisada. En realidad tanto hombres como mujeres necesitamos que exista un hueco de 1 a 2 centímetros en el interior de la puntera y 0,5 centímetros de ancho a ambos lados (puedes verificarlo extrayendo la plantilla y pisándola).

La numeración estándar de mujer es desde el nº36 al nº41, siendo el más utilizado en España para montaña el 39 y 40, salvo en modelos muy técnicos que baja a menudo al 38. En sólo dos décadas tanto el pie medio femenino como el masculino han aumentado un número, paralelamente al incremento de la estatura.

Es importante recordar que el tallaje femenino es algo más pequeño que el masculino, por ejemplo un 39 europeo de mujer, equivalente a una numeración 6 UK, siempre calzará menos que un 39 de hombre. Igualmente la diferencia entre tallas es menor -0,7 centímetros- y más constante que en los modelos destinados a niños y hombres adultos.

 
Recuerda que…

 

  • Sólo las mejores marcas fabrican modelos realmente cómodos y duraderos para mujer, por lo que a menudo tendrás que desembolsar entre 70 y 180 euros para unas zapatillas de calidad y de 30 a        120 euros más para unas botas más robustas.
  • Muy posiblemente el modelo que más te convenza de todos los que hayas probado no te ajuste a la perfección, entre otras cosas porque no resulta fácil encontrar medias tallas por muy bueno que sea el fabricante. Si te percatas de ello una vez usado el calzado, y por lo tanto no reclamable al punto de venta, posiblemente puedas variar el ajuste con unas buenas plantillas, que además incrementarán la amortiguación total.
  • Algunos especialistas de material afirman que el calzado femenino no necesita mucha amortiguación, debido al inferior peso corporal. Sin embargo, aunque es cierto que en España la mujer pesa de media entre 15 y 20 kg menos, la diferente forma de caminar (con más balanceo), zancada más corta y por lo tanto mayor número de pasos/impactos aconseja que no se descuide buscar una buena absorción del choque, simplemente por primar la ligereza o flexibilidad de un modelo femenino. 
  • Por increíble que parezca, la argumentación técnica que suele facilitarse en webs de fabricantes o de tiendas on line a las consumidoras de calzado de montaña, sobre la especificidad del producto es tan escasa como a veces decepcionante (“Siente el rendimiento de nuestro calzado women para disfrutar con libertad…”). Si necesitas buenos consejos para acertar en tu próxima compra confía en el asesoramiento técnico de buenos profesionales –que los hay- y no en lo que te cuente cualquier página de venta on line con descuentos agresivos.

 

Los mejores vídeos