Calzado de montaña: la importancia de las suelas

Demasiado a menudo olvidamos la importancia extrema de una buena suela.

Tino Nuñez

Calzado de montaña: la importancia de las suelas
Calzado de montaña: la importancia de las suelas

La suela es el corazón de nuestro calzado y cuando lo compramos, lo primero que deberíamos hacer es darle la vuelta a la zapatilla o bota para comprobar qué tipo de suela lleva. Descubre con nosotros de forma sencilla qué importa de verdad.

La estética del calzado es el parámetro más valorado en este segmento del material de montaña al decidir su compra, pero demasiado a menudo olvidamos la importancia extrema de una buena suela.

¿Qué le pedimos a una suela?

Si preguntamos a la mayoría de los aficionados a la montaña qué valoran más en una suela es la longevidad ¡y sin embargo su capacidad de agarre resulta mucho más importante por razones obvias de seguridad! De más importante a menos, debemos conocer –ya sea asesorándonos en el punto de venta o a través de personas experimentadas que hayan probado “nuestro" modelo– cómo se comporta respecto a los siguientes parámetros:

1) Agarre sobre terreno seco y mojado. En el primer caso prácticamente ningún modelo da problemas serios, aunque algunas agarran claramente mejor que otras (por ejemplo sobre roca las destinadas a calzado de aproximación para escaladores). Sobre piso húmedo las diferencias pueden mostrarse enormes y la adherencia de las suelas oscilará desde mínima (y por tanto peligrosa) hasta media/alta en los modelos de mayor calidad. Hay más suelas deslizantes sobre sendas o rocas mojadas en el mercado que seguras ¡y no es fácil distinguirlas! Necesitarás consejo especializado y de calidad, algo más difícil de conseguir en una compra on line que en una tienda física.

2) Longevidad. Las suelas actuales ofrecen resistencias a la abrasión, desgaste y arrancamiento del taqueado muy variables. Para una cincuentena de salidas de un día al año, lo normal es que el calzado dure desde un año –versiones de bajo coste y taqueado blando, hasta unos ocho-diez años (en el caso de las suelas gruesas para alta montaña).

3) Ligereza. La mayoría de las suelas poseen una densidad de 1 gramo por centímetro cúbico de elastómero, es decir el material con el que están fabricadas. Las suelas más finas y con taqueado pequeño de 3-4 milímetros son las más livianas y suelen ir montadas en calzado para senderismo por terreno fácil o de dificultad media/baja. En las suelas más robustas prácticamente se duplica el espesor y se incrementa el peso entre un 30 y un 80 por ciento.

4) Rigidez. Desde elevada para los modelos cramponables para montaña invernal hasta semi baja para versiones destinada a senderismo de cortas distancias.

Composición y rendimiento

Si simplemente queremos hacer el Camino de Santiago y no nos vamos adentrar en excursiones complicadas o con mal tiempo, una suela ligera de poliuretano puede resultar suficiente. Suelen ir montadas en modelos ligeros y económicos, con los que se puede caminar por terrenos de poco desnivel y bajo compromiso. Son para senderistas ocasionales, pero no para montañeros, “trekkers" o alpinistas.

Las suelas de caucho nitrilo, un tipo de caucho sintético, tipo Vibram o similar agrupan la familia más polivalente y reputada, tanto por su longevidad como por su agarre y estabilidad en casi todo tipo de terrenos, que pueden variar desde la tierra a la roca, pasando por la hierba o pedreras.

Las suelas de calzado de aproximación para escaladores son con mucha diferencia las que más agarran sobre superficies rocosas, tanto secas como húmedas (con lógicas limitaciones si hay líquenes o musgo). Duran entre la mitad y la tercera parte que las de caucho nitrilo (pues están fabricadas con un compuesto de goma más blando para conseguir mayor agarre), pero ofrecen una seguridad inigualable en terreno rocoso.

Tres cosas que necesitas saber

No está de más recordar que:

  • Es muy importante informarse sobre su agarre real en terreno mojado y preguntar al punto de venta. Por increíble que parezca es una pregunta que casi ningún consumidor suele hacer ¡hay establecimientos españoles que habiendo vendido miles de pares en una década jamás han escuchado esa consulta! Existen modelos realmente peligrosos, pese a que en algunas webs y catálogos se ensalzan las bondades de su comportamiento cuando llueve. Y también, por desgracia, diferentes tipos de gomas bajo un único nombre que dan distintos resultados, por lo que conviene asesorarse.

  • Hay más suelas de color que deslizan en húmedo que las negras, lo que no es un axioma generalista (por ejemplo Continental y Michelín sí tienen suelas blancas o azules que van muy bien). Apoya la huella del pulgar en la goma de la puntera y comprueba si patina con facilidad.

  • La suela, al igual que el resto de la zapatilla o bota, tiene una garantía legal de dos años. Si se agrieta se perfora o se arranca el taqueado en un tiempo inferior, reclama. Necesitarás el tiket y si no atienden tu solicitud, tramitar una queja en tu oficina municipal de consumo.

Por: Tino Núñez

Relacionado

Calzado para grandes senderos

Lo que a menudo desconocemos del calzado de montaña

Relacionado

Lo que a menudo desconocemos del calzado de montaña

Guía actualizada para elegir tu calzado de trekking

Relacionado

Guía actualizada para elegir tu calzado de trekking

Relacionado

3 consejos para mantener tu calzado en perfecto estado