Pantalones impermeables ligeros: una guía completa

No hay mayor olvidado en la vestimenta para montaña que el pantalón impermeable ligero.
Tino Nuñez -
Pantalones impermeables ligeros: una guía completa
Pantalones impermeables ligeros: una guía completa

No hay mayor olvidado en la vestimenta para montaña o naturaleza que el pantalón impermeable ligero. Nos hemos centrado tanto en otras prendas que casi nunca va con nosotros en la mochila y sin embargo te dará un buen servicio cuando el agua cae del cielo. Conoce a continuación qué te aporta y cómo comprar el más adecuado.

¿Por qué necesitamos una prenda así? La gran mayoría de nosotros, cuando el parte meteorológico vaticina chubascos, nos limitamos a incluir nuestra chaqueta impermeable y sólo unos pocos, más previsores, un paraguas, no utilizable con viento fuerte o en terreno complicado. Casi nadie incluye el antaño mucho más utilizado pantalón-chubasquero o sobrepantalón impermeable. Cuando llueve de forma continuada, como lo lleva haciendo estos tres últimos meses en la mayoría de las montañas españolas, el agua que resbala por nuestra chaqueta es absorbida por nuestros pantalones de caminar y de ahí pasa al interior de las botas gracias a los calcetines. En menos de 20 minutos de lluvia fuerte, estaremos empapados desde los muslos hasta la punta de los pies por mucha bota con membrana que llevemos. Un pantalón impermeable y transpirable ligero constituye la solución más racional, pero a menudo la menos utilizada. Si el único pantalón impermeable que tenemos es el que usamos para montañismo invernal o alpinismo en nieve/hielo, al final en primavera o verano se queda en casa por su elevado peso, volumen importante y rigidez.

Funciones

Un pantalón impermeable ligero te permite: 1) Utilizarlo todo el año como pantalón chubasquero, abulta poco en la mochila, seca rápido (hasta en la mitad o en la tercera parte de tiempo que unos gruesos) y ofrece un peso contenido, de 150 a 400 gramos.

3) 2) Protegerte del enfriamiento por viento. Las inducciones y membranas empleadas a menudo cortan el viento hasta el triple o el cuádruple que un pantalón estándar de caminar. Puedes estar en alta montaña a pleno sol, pero con un viento gélido que penetrará en cualquier pantalón no impermeable robándote calor.

4) 3) Emplearlo como sobrepantalón para actividades sencillas en la nieve. Cubriendo un pantalón bielástico o una malla térmica tendrás un conjunto que trabajará bien hasta los -5ºC, y te permitirá caminar largas distancias en un trekking con mal tiempo, ascender pendientes de nieve moderadas o corredores/canales fáciles.

5) 4) Complementar tu vestimenta de protección en largas travesías (transpirenaica) o peregrinajes (Camino de Santiago).

¿Impermeable de verdad?

Ya lo hemos comentado otras veces en Oxígeno: impermeable no equivale estanco. Los mejores tejidos (aquellos que incluyen membrana de teflón tipo Gore-Tex) aguantan la lluvia durante horas, pero no son un trozo de plástico impenetrable al agua si nos cae el diluvio durante todo el día. La norma internacional ISO 811 fija en un mínimo de 2.000 milímetros la columna de agua que debe ofrecer un tejido para considerarse impermeable. Lo malo es que varios confeccionistas consideran que eso equivale a 2 horas de lluvia, argumentan además que los tejidos de 10.000 milímetros pueden soportar una precipitación torrencial de 100 litros por metro cuadrado a la hora durante al menos 3 horas. En los 40 años que llevo practicando montaña, he comprobado personalmente y además contrastado con experimentados guías, que con 2.000 sueles mojarte a partir de los 15-20 minutos, con 10.000 a partir de una hora y que con 20.000 puedes aguantar hasta 4 o 5 horas seguidas, todo ello entendido para prendas nuevas y bajo lluvias de intensidad media (calificadas como moderadas en su límite superior por los meteorólogos y situadas entre los 10 y los 15 litros por metro cuadrado a la hora).

Pantalones impermeables ligeros

Pantalones impermeables ligeros

Los pantalones-chubasquero de bajo coste, de 12 a 40 euros, suelen ofrecer de 2.000 a 5.000 milímetros, pero vale la pena comprar los que como mínimo alcanzan los 10.000 milímetros y que comienzan en los 80 euros cuando son de marcas de buena calidad. 20.000-22.000 milímetros son los valores que ofrecen los mejores tejidos con teflón microporoso, como el Gore-Tex, el Textrem e-PTFE o el eVENT, lógicamente la inversión será superior y la longevidad de su impermeabilidad en el tiempo, también.

Una advertencia: los pantalones que no superan los 10.000 milímetros pueden calar con relativa facilidad en situaciones de sobrepresión, como sentarnos sobre nieve húmeda o una roca mojada.

¿Y la transpirabilidad?

Desde hace pocos años, la transpirabilidad viene expresada en valores RET (resistencia a la evaporación del vapor de agua) y se basa en la norma internacional ISO 11092, muy fiable para comparar tejidos de diferentes fabricantes, pero no tanto en su aplicación práctica. A menor RET, la transpirabilidad es superior, Considerar que por debajo de 9 son altamente transpirables, aunque en la práctica sólo los inferiores a 5 lo son en montaña, por encima de 12 se consideran poco o nada transpirables. Los mejores tejidos el mercado poseen un RET próximo al 3,5 y los de los pantalones de bajo coste oscilan entre el 9 y el 10.

No es fácil que en un punto de venta conozcan el RET de tu pantalón, salvo vendedores muy técnicos o cualificados, pero en la web de los confeccionistas suele facilitarse este dato

Publicidad

Planteamiento inicial

Este artículo no pretende crearte una necesidad de compra que quizá no tengas. Analiza cómo te has mojado cuando te ha llovido muchas horas seguidas o torrencialmente. Quizá no salgas cuando dan malo o sueles hacer excursiones muy cortas, en las que rara vez tardas más de 1 hora en llegar al coche o ponerte a cobijo. Ni siquiera la mayoría de los practicantes de la montaña no hemos usado un pantalón impermeable durante muchos años. Sin embargo descubrirás, si decides comprar uno, que lo usarás más a menudo de lo que crees, te resultará más agradable caminar cuando hace mal tiempo y estarás más protegido cuando las cosas se ponen feas en media y alta montaña.

Nuestro primer impulso puede ser irnos a los extremos: comprar uno de bajísimo coste por 20 euros o adquirir uno de los más técnicos, que pueden alcanzar los 300. O comprar un pantalón de precio similar a la chaqueta. Personalmente considero que se sufre bastante menos en las piernas cuando nos mojamos y que gastar la mitad o la tercera parte que en la chaqueta es más que suficiente. Eso equivale a decir que si tengo 300 euros para adquirir las dos prendas, resulte preferible invertir más en la chaqueta, gastando por ejemplo 220 euros y los otro 80 en un pantalón de patronaje sencillo pero de tejido eficaz.

Los pantalones impermeables ligeros no son muy resistentes a la perforación ni al desgarro, sufren con las ramas y zarzas o cuando te sientas con ellos sobre una roca, pero como los usarás mucho menos que la chaqueta, te durarán bastante más.

¡Estás en la tienda!

Ya te has decidido y descubres con cierto disgusto que la variedad de pantalones impermeables ligeros o ultraligeros es mínima y que cuelgan a menudo desangelados, casi arrinconados en una percha. A menudo sólo dispondrán de uno o dos modelos que ofrezcan una columna de agua decente y que pesen menos de 400 gramos… sí, eso es ¡te toca mirar en al menos dos-tres establecimientos! Conviene que sigas los siguientes pasos:

1) Pregunta por la columna de agua del tejido (mejor de 10.000 milímetros en adelante) y la composición de la membrana o inducción (las membranas de teflón expandido son mejores que las inducciones de poliuretano microporoso). Y de paso ¡que te aclaren el peso total!

2) Es preferible, aunque no imprescindible, que tengan cremalleras parciales, para facilitar su ajuste sobre la caña de una bota o completa en los laterales (para ponernos el pantalón encima del que llevamos sin descalzarnos). Comprueba si la cremallera tiene protección contra el agua, bien sea por el impermeabilizado exterior o por una solapa interior.

3) Los modelos con rodillas preformadas y un corte ergonómico proporcionan mayor movilidad que los de corte recto y simplón, pero también resultan más caros.

Pantalones impermeables ligeros

Pantalones impermeables ligeros

4) Comprueba que el interior-posterior de la cintura no es molesto, rígido o abrasivo pues puede molestarte con la sobrepresión de una mochila. Algunos modelos incluyen un microacolchado en poliéster cardado (una especie de “pelusa”) muy agradable.

5) Dale la vuelta al pantalón, pidiéndole permiso al vendedor, para examinar si los termosellados son cuidadosos y verificar la calidad del acabado interior.

6) Pruébatelo encima del pantalón de calle y a ser posible con tu calzado de montaña. Tiene que permitirte sentarte, agacharte y elevar frontal y lateralmente las piernas. Necesitarás esa movilidad para cruzar un río, montar en bicicleta, trepar, ascender por cualquier resalte de un sendero o caminar sin molestias unos cuantos kilómetros. Si dudas sobre la talla, cambia de modelo, pero ante la duda es mejor un poco más grande que demasiado justo.

7) Verifica el correcto funcionamiento de todas las cremalleras, cierres automáticos y enganches.

8) Evita la compra on line de este tipo de prenda (puedes arrepentirte con la talla) y por supuesto, no te dediques a marear a los vendedores de las tiendas físicas, preguntando y probándote varios modelos, para luego buscarlo en Google por unos pocos euros menos. Tratemos a los demás en su trabajo como nos gustaría que nos traten a nosotros, entendamos que el asesoramiento y la gestión cara a cara de una reclamación son valores añadidos que nos benefician como consumidores.

¿De dos capas o de tres?

La pregunta es similar a la de las chaquetas, pero en el caso de estos pantalones los de dos capas (o dos capas y media) suelen resultar más ligeros y flexibles que los de tres. Es cierto que el tacto interior de una inducción de un tejido de dos capas acostumbra a resultar más frío y menos seco que uno de tres capas, y también resiste menos que el desgarro, pero seca antes y funciona suficientemente bien en la mayoría de las situaciones. Si te decides por uno de tres capas, verifica su volumen doblado y procura que sea de gama alta (tipo Gore-Tex Active o similar), porque de lo contrario te resultará menos práctico que uno de dos gamas, llamado en algunas tiendas tipo Paclite.

Publicidad
También te puede interesar

8 puntos para afrontar las condiciones cambiantes de la estación.

Cómo escoger el mejor pantalón para tu actividad será mucho más sencillo con esta completa guía.

Te recomendamos

Ecuestre e Ifema Madrid Horse Week te ofrecen la oportunidad de asistir a la Copa del...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Los nuevos modelos de Nathan, marca especialista en productos para la hidratación de ...

La elección de Pau Capell, líder actual del Ultra Trail World Tour, a la hora de corr...

Más de 600 km de litoral mediterráneo son un gran reclamo para los amantes del buceo ...