Con la casa a cuestas: tiendas ultraligeras

Si estás deseando pernoctar con una tienda ultraligera y de buena calidad, las siguientes líneas te ayudarán a encontrar el modelo más adecuado.
Tino Nuñez -
Con la casa a cuestas: tiendas ultraligeras
Con la casa a cuestas: tiendas ultraligeras

Dormir en la naturaleza mejora nuestra autonomía y añade experiencias enriquecedoras a la actividad. Si estás deseando pernoctar con una tienda ultraligera y de buena calidad, las siguientes líneas te ayudarán a encontrar el modelo más adecuado.

Si bien es cierto que cada vez duerme menos gente fuera de los refugios o de un alojamiento, aún quedan senderistas y montañeros interesados por tan rica vivencia. Adquirir una buena tienda de campaña, de bajo peso, impermeable y de fácil montaje te resultará ahora mucho más fácil que hace sólo 4 o 5 años, porque la oferta de modelos ultraligeros ha crecido notablemente tanto en calidad como en habitabilidad, sin que apenas el consumidor se haya enterado. El problema está en dilucidar qué funciona realmente bien y qué resulta decepcionante. ¿Vemos algunos planteamientos prácticos a continuación?

¿Por qué ultraligera?

La ligereza a veces constituye un argumento de venta o de consumo sobrevalorado, por el que podemos dejamos arrastrar hacia productos poco duraderos e incluso de baja calidad (si coincide el bajo gramaje con un precio reducido). Sin embargo, adquirir una tienda de campaña de unos 2 kilogramos o menos, comparado con la de 3 kg o algo más tan habituales en el mercado, nos permitirá:

1) Utilizarla más veces y en actividades con grandes caminatas. Su ligereza anima a que no se quede en casa y siempre resultará más práctico apostar por este tipo de tiendas semi minimalistas que por robustos modelos demasiado pesados.

2) Si ahorras un kilo de tienda a tus espaldas, también te permite llevar un saco más grueso, más agua, más comida…

3) Abultan plegadas entra la mitad y la tercera parte.

4) Secan antes, hasta en la mitad de tiempo.

5) Saber que siempre puedes contar con una tienda tan ligera te permite un plus de tranquilidad y seguridad ante situaciones difíciles o desagradables: tormenta inesperada, extravío, protección de un accidentado, aislamiento frente a animales peligrosos (garrapatas y serpientes) o molestos (mosquitos).

6) ¡Discutirás menos con los compañeros cuando toque decidir quién carga con la tienda! Un modelo de nueva generación pesa lo mismo que una botella de agua mineral.

Sobre su impermeabilidad

Una buena impermeabilidad no es la única cualidad exigible a una tienda, pero sí la más importante. Si la tienda es estable, muy ligera, transpirable y de buena habitabilidad pero cala en una tormenta estival o tras una noche de lluvia continuada no será una buena tienda. Lo ideal es que en el punto de venta sean capaces de aclararnos la columna de agua o valor del test Schmerber en milímetros, tanto del doble techo (o capa exterior) como del suelo. Si compramos una tienda de una marca europea, resulta interesante que el doble techo alcance al menos los 2.000 milímetros y el suelo los 3.000. Las marcas norteamericanas suelen ofrecer columnas teóricas más bajas, pero un excelente rendimiento pues el tratamiento impermeabilizante –sea resinado de poliuretano o siliconado- está compuesto de varias capas en vez de una sola, lo que crea un laberinto frente a la penetración de agua. ¿Cómo se traduce esto en la realidad? pues que una tienda norteamericana con un diseño que ponga en tensión un tejido de 1.200 o 1.500 mm puede ser tan eficaz ante la lluvia como un modelo europeo de 3.000 o 4.000 milímetros de patronaje menos logrado.

Con la casa a cuestas: tiendas ultraligeras

Con la casa a cuestas: tiendas ultraligeras

Condensación excesiva

Algunas tiendas hiperligeras basan el éxito de su gramaje en ofrecer volúmenes muy pequeños en los que apenas se puede estar sentado (necesitas al menos 90 centímetros de altura interior si mides 1,75 m), lo que las permite ser más calientes/aislantes pero a cambio condensar más. Si la tienda tiene el doble techo demasiado cerca del interior-a menos de 7 centímetros o ancla el doble techo con pinzas tipo tridente a las esquinas del suelo, probablemente condensará más de los que esperas.

Cuando más elevada es la columna de agua de un doble techo, menos vapor de agua de nuestra respiración traspasa el tejido y resultará más fácil que condense al amanecer en su inducción o resinado. Si la tienda tiene un tejido interior ligeramente hidrofugado detendrá las ocasionales gotas que caigan, pero no podrá hacerlo si el interior es de rejilla o cuando la condensación se muestre excesiva, por ejemplo por estar en un prado muy húmedo o demasiado cerca de un río. Las tiendas monocapa baratas (en torno a los 50-100 euros) o de nailon/poliéster resinado son un desastre en cuanto a transpirabilidad y exigen tener a menudo la puerta abierta, lo que nos desprotege cuando llueve. Sólo las monocapa con tejido impermeable-transpirable de alta calidad, con membrana de teflón microporoso o similar, tipo Gore-Tex o eVENT, proporcionan buen resultado a cambio de un precio elevado, de 400 a 600 €.

Estabilidad

Es aconsejable, aunque no imprescindible, que la tienda que adquieras sea autoportante, es decir que pueda sujetarse sola sin anclarse al suelo. Dos o tres varillas que se cruzan permite que la tienda soporte mejor el viento, el peso de la nieve y que se destense menos el tejido cuando llueve (si pierde demasiada tensión disminuye la impermeabilidad real). Las tiendas semiesféricas/iglús suelen resistir mejor el viento que las de tipo túnel aunque necesitan una mayor superficie en la que asentarse, lo que no siempre resulta posible en emplazamientos exiguos o pedregosos. Si las varillas son de buena calidad, tipo aluminio-zinc de la serie 7000 o de fibra de carbono de alta calidad, suficientemente gruesas (más de 7 milímetros) y el diseño de la tienda tensa correctamente todo el conjunto, tu “casa” podrá resistir vientos fuertes de 60 kilómetros por hora o más. Un pequeño consejo: cuando pases con mal tiempo por un enclave de acampada fíjate en qué marcas son las que están a medio caer y cuáles se mantienen en pie sin inmutarse; hay grandes diferencias y algunas de las marcas más populares en ventas son en realidad opciones de uso estival que de tres estaciones (utilización todo el año excepto invierno crudo). Olvídate de las que llevan varillas de fibra de vidrio o de montaje ultra rápido.

Medio ambiente y salud

Independientemente del país de diseño, la mayoría de las tiendas están fabricadas en China, lo que no resulta precisamente lo más sostenible para un comprador español, pero que resulta aceptable si la calidad del producto es alta y redunda en una buena longevidad. Los productos duraderos suelen resultar los más respetuosos con el medio ambiente, pero en general tienes que contar con que una tienda ultraligera dura varios años menos que las más pesadas que sean de la misma calidad. Si tu tienda pesa poco y cuesta poco, su duración será limitada y puede acabar en el cubo de la basura antes de lo que esperas. Los sellos de producción respetuosa con el medio ambiente no resultan muy habituales, pero Green Shape y Bluesign son los más importantes y respetados en Europa. Actualmente algunos fabricantes norteamericanos y alemanes se están incluso preocupando porque las impermeabilizaciones exteriores y siliconados interiores no incluyan perfluorocarbonos, nocivos para nuestra salud.

Los tratamientos ignífugos o retardantes del fuego añaden seguridad a nuestra tienda de campaña, pues el uso descuidado de un hornillo puede derretir cualquier tienda en apenas un minuto, abrasándonos o intoxicándonos. Sin embargo conviene asegurarse de que no incluye partículas de amianto.

Con la casa a cuestas: tiendas ultraligeras

Con la casa a cuestas: tiendas ultraligeras

Pequeños pero grandes consejos

En el punto de venta recuerda que:

  • La vergüenza es mala consejera. No debes asustarte por pedir en el establecimiento montar el interior de la tienda y entrar descalzo dentro de ella a sentarte o tumbarte. Esta medida es importante para comprobar que sus dimensiones no te agobian, que la puerta se abre y cierra fluidamente cuando está montada y echar un vistazo a las paredes para verificar si tienen una tensión suficiente o cómo están termoselladas las esquinas interiores del suelo (un punto crítico cuando llueve mucho). Paredes flácidas o fofas flapean con el viento y reducen drásticamente la habitabilidad en cuanto hay humedad.

  • Extiende el doble techo en el suelo con su cara interior mirando hacia a ti. Así podrás ver si los termoselllados cubren adecuadamente las costuras o carecen de defectos. De paso abre y cierra las cremallera, fijándote si están impermeabilizadas o incluyen solapa.

  • Los interiores de rejilla son más adecuados para climas calurosos, pero proporcionan menos protección que los de nailon o poliéster fino cuando hace viento y frío.

  • Vale la pena que las piquetas sean de aluminio-zinc 70 75 o similar y que en la bolsa se incluye alguna pieza de reparación, ya sea un corto tubo de ensamblado de varillas rotas o parches.

  • Si dudas sobre el gramaje real de la tienda, pide que te la pesen en el establecimiento o hazlo en tu casa antes de usarla. Pueden existir confusiones, dado que a veces sólo se facilita el peso mínimo –sin piquetas ni funda- u ocasionalmente una cierta picaresca o falta de formación del vendedor.

  • Averigua de cuántos deniers (peso en gramos de 9.000 metros de hilo) son los tejidos del doble techo y suelo. Las tiendas hiperligeras actuales suelen confeccionarse con exteriores de 30 deniers, la mitad que las tiendas más robustas y evidentemente eso se traduce en unas prestaciones mecánicas más limitadas, incluso con poliamidas de alta calidad.

Cómo envejecen

Nuestra compañera no siempre estará con nosotros, no es eterna. Entre sus componentes que más sufren están:

  • Los termosellados. Pierden elasticidad y adhesión incluso sin usar la tienda, pero sufren especialmente con los lavados y el calor excesivo de un doble techo colocado en verano varios días seguidos a pleno sol. Foto detalle Termosellados

  • El doble techo. Los rayos ultravioleta lo decoloran y lo vuelven más frágil, sobre todo al rasgado.

  • Las cremalleras son un elemento delicado, debes abrirlas y cerrarlas despacio, además de retirar cualquier barro o piedrecilla retenido en el dentado. Posible foto si se quiere detalle

  • El suelo. Evita pisar la tienda sin la amortiguación de una colchoneta. Retira piedras punzantes y palos del suelo antes de instalarla. Aléjate de ramas, zarzas o zonas con ganado, pueden rasgar con gran facilidad una tienda tensa.

  • La funda. Te interesa proteger durante el transporte de tu tienda fuera de la mochila con una funda adicional y estanca, reducirá el riesgo de montar una tienda empapada o perforada al pasar por un tramo abrasivo (la fundas originales de las tiendas resultan por lo general demasiado finas).

También te puede interesar

Nuestras 14 consejos más sensatos para que te acompañe el material más útil.

+10 productos top del mercado invernal.

Seguramente es la pregunta más repetida al comprar material de montaña: “¿Esto es impermeable?”

Te recomendamos

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Los nuevos modelos de Nathan, marca especialista en productos para la hidratación de ...

La elección de Pau Capell, líder actual del Ultra Trail World Tour, a la hora de corr...

Más de 600 km de litoral mediterráneo son un gran reclamo para los amantes del buceo ...

Historia, gastronomía y muchos caminos rodeados de fértiles bosques donde disfrutar d...