Los franceses completan la travesía de la Cordillera Darwin

Un equipo del Groupe Militaire de Haute Montagne lograba hilar los 250 kilómetros por los que se estira la espina dorsal de Tierra del Fuego tras un mes de brega con el fragor antártico.

Jorge Jimenez

Un equipo del Groupe Militaire de Haute Montagne lograba hilar los 250 kilómetros por los que se estira la espina dorsal de Tierra del Fuego tras un mes de brega con el fragor antártico.

Seis hombres en uno de los últimos bastiones salvajes del planeta. Lionel Albrieux, Sebastien Bohin, Didier Jourdain, Sebastien Ratel y Francois Savary, miembros del GMHM, y el civil Dimitri Munoz, ofrecían el pasado otoño su particular ofrenda a los dioses del hielo y el viento completando la travesía de la Cordillera Darwin, espinazo de la Tierra del Fuego chilena, orlada de campos de hielo y barrida constantemente por los severos céfiros antárticos que dominan este área de los Furiosos Cincuenta (zona comprendida entre los paralelos 50 S y 59 S).

Treinta días de penurias debían pasar para lograr un objetivo con remotas posibilidades de éxito, no tanto por la dificultad técnica como por la terrible meteo y la exigencia mental de la aullante soledad de esta cordillera cuya travesía ya intentaran en 2008 Keri Medig, Steve Ogle y Dean Wagner, debiendo abandonar a causa de las pésimas condiciones.

“Esta es uno de los últimos lugares del mundo que se resistía a la codicia de los exploradores”, concluía el Teniente Didier. No os perdáis el vídeo de la expedición.

[vsw id="30801693" source="vimeo" width="425" height="344" autoplay="no"]

 

Los mejores vídeos