Adamello Ski Raid: una de las grandes citas de skimo celebra su edición 2021

La conocida carrera por parejas ha diseñado un recorrido especial para un año diferente

Jesus D. Yañez Foto: Maurizio Torri

Maurizio Torri
Maurizio Torri

Una temporada marcada por la incidencia de una pandemia mundial que ha trastocado todos nuestros planes. Tiempos de recomenzar. Tiempos de buscar nuevas soluciones. El deporte, al igual que otros muchos sectores ha tenido que rehacer sus propias reglas para garantizar la salud de deportistas y la de los vecinos que acogen en sus territorios nuestras competiciones. Un equilibrio complicado del que poco a poco, y con mucho esfuerzo, se van dando pasos. La montaña, como territorio abierto y saludable, ha permitido alargar una temporada skimo llena de incertidumbres. Una especialidad deportiva que ha logrado completar una Copa del Mundo, Campeonatos del Mundo y algunas de las carreras de gran tradición como la Adamello Ski Raid.

La Adamello Ski Raid, no ha querido faltar a su cita con el deporte y después de hacer un gran esfuerzo por garantizar la seguridad frente a la pandemia ha sido capaz de celebrar la edición 2021 con un recorrido especial. Fiel a la filosofía de la cordada de montaña, la Adamello Ski Raid consiste en una carrera por parejas que obliga a una perfecta sincronía entre los integrantes del equipo para completar los 34,32 kilómetros, y 3.400 metros de desnivel positivo, con los que la organización ha dibujado el trazado 2021. La categoría femenina, con la salida marcada en la estación intermedia de Ponte Tonale, completaba 30 km y 2.560 metros de desnivel positivo.

Maurizio Torri EOSR8649
Foto: Maurizio Torri 

 

Un recorrido especial

La organización, fiel a la tradición, ha situado la el arranque de la carrera en el Palazzetto di Ponte di Legno (1.250 m) con una salida a pie con los esquís a la mochila. Tras recorrer un centenar de metros por las calles de la población, los participantes se calzaban los esquís en la pista de Pegrà para iniciar el primer ascenso hasta pasar la estación intermedia de Ponte Tonale (1.640 m), donde arrancaba la carrera femenina, que ya se encargaría de ir seleccionando al grupo de favoritos.

El territorio de montaña asomaba tras abandonar la pista para entrar en un valle cerrado a través de una empinada canal hasta alcanzar el alto Paradiso (2.620 m). Una vez que se llega al collado se realizaba el primer cambio. Los descensos de esta edición han sido todos muy divertidos.  El primero de ellos estaba ubicado en un hermoso valle que conduce a la base del Passo del Diavolo.

Tras ascender este segundo collado los equipos encaraban el segundo descenso, que discurría por el empinado, pero no extremo, valle del Passo del Diavolo, un descenso muy popular entre los amantes de las pistas.

Una vez alcanzada la pista de fitness Passo del Tonale, había que subir al Alveo Presena cruzando la famosa galería nevada abierta de la mano de los voluntarios del Adamello Ski Team y luego se continúa por el valle de Cantiere.

En el tramo final, un desvío a la derecha permite abordar un inclinado barranco  que conduce hasta una cresta cubierta de nieve y roca que obliga a portar los esquís en la mochila y conduce a los atletas cerca del paso de Presena. El tercer hermoso descenso lleva a los competidores a los lagos Mandrone donde la última subida les permite llegar a Passo Tre Denti. Solo queda afrontar el último descenso emocionante, de 1.700 metros de altitud, con un excelente manto de nieve, que acerca a los deportistas hasta las puertas de Ponte di Legno. La llegada a pie, como es habitual en Viale Venezia, conduce a los primeros clasificados al podio y al resto de participantes a la gloria de haber disputado una de las pocas carreras de skimo de la temporada.

La historia de la Adamello Ski Raid continua creciendo. Marcando nuevos hitos, edición tras edición. Hoy, como ya ocurriera en 2013, tenemos un mismo protagonista: Bon Mardion. El corredor francés, de Arêches-Beaufort, Bon Mardion, que a sus 37 años y formando cordada con el austriaco Jacob Herrmann, vuelve a repetir victoria. Una pareja que partía como favorita y que cumplió las predicciones de victoria.  William Bon Mardion y Jakob Herrmann han marcado el ritmo desde el primer ascenso hacia Passo Tonale. Los rivales no tuvieron nada que hacer. El equipo franco-austriaco finalizó con un tiempo de 3h 41'57 ", por delante del suizo Werner Marti y Martin Anthamatten por 10 minutos y 5 segundos. Los austriacos Christian Hoffmann y Paul Verbnjak ocuparon la tercera planza a 13 minutos de los ganadores.

En la categoría femenina se impuso el equipo formado por las jóvenes Giulia Murada y Giulia Compagnoni. Otra pareja que partía con la etiqueta de favoritas y así lo han corroborado. Giulia Murada y Giulia Compagnoni, siempre marcaron el ritmo y supieron manejar la ventaja sobre las perseguidoras, demostrando buenas sensaciones a pesar de la corta edad de ambas y la primera experiencia con el mismo dorsal. Las dos corredoras del “Centro sportivo Esercito” finalizaron con un tiempo de 4h11'40 ", por delante de la pareja mixta formada por la francesa Lorna Bonnel y la eslovaca Marianna Jagercikova por 4 minutos. Y en el tercer escalón del podio para las dos atletas locales Corinna Ghirardi y Bianca Balzarini.

 


 

Los mejores vídeos