10 claves para tus trekkings invernales

Entre nuestros consejos encontraras algunos referentes al material, otros a la técnica y muchos de ellos al factor humano y psicológico.
Luis Torija -
10 claves para tus trekkings invernales
10 claves para tus trekkings invernales

No creo que a ninguno de vosotros os haga falta mirar el calendario para daros cuenta de que los días de sol y actividades de media tarde han terminado. Se acabaron las largas tardes para caminar, montar en bici o escalar. El frescor de la mañana de primavera va dejando paso poco a poco al inicio del invierno. El buscar la sombra ha quedado lejos y las cervezas de final de actividad son sustituidas en muchas ocasiones por los caldos o cafés. El invierno está llamando a nuestras puertas y no vamos a hacerle un feo a esta época del año tan especial, a sus mañanas heladoras, sus días cortos y sus largas tardes de oscuridad.

Si eres de los que te gusta el invierno ha llegado el momento de organizarte, planifícate, estudia los calendarios para programar tus viajes, organiza tu material, saca del armario las herramientas de progresión invernal y la ropa de invierno, comienza a reservar refugios, engaña a amigos para ciertas actividades y cambia el chip, los madrugones ahora son más necesarios que nunca. Estamos de enhorabuena, el invierno por fin llegó otra vez.

Aunque todos los años lo hacemos, vamos a seguir haciéndolo, porque creemos que es importante, porque sabemos que muchos de vosotros os estáis iniciando y porque nos han dicho que otros tantos de vosotros sois muy despistados y usáis agendas y tutoriales para acordaros de las cosas. Para todos, para los primeros y para los últimos vamos a recordaros las principales claves para afrontar con seguridad y garantías vuestras marchas de invierno.

Entre nuestros consejos encontraras algunos referentes al material, otros a la técnica y muchos de ellos al factor humano y psicológico. Recuerda que una buena preparación mental es fundamental para afrontar los duros días de invierno cuando las cosas se ponen feas y esa preparación de la psique la conseguiremos con la experiencia, la formación y el sentido común.

PLANIFICA TUS ACTIVIDADES EN FUNCION DE LAS HORAS DE LUZ
El invierno es especial, los días son cortos, amanece pronto y anochece antes. Cuando el sol se esconde todo cambia, los termómetros caen empicados, todo se hiela. Aunque parezca sencillo de leer, no lo es tanto de recordar; Tener en cuenta las variaciones de temperatura y los cambios de luz puede hacer que una actividad sea perfecta y transcurra sobre lo previsto o que sea un infierno e incluso irrealizable. Algunos pasos pueden estar helados, con nieve o simplemente con condiciones diferentes a las que nos esperábamos. Pasar por un collado a las doce del medio día no es lo mismo que hacerlo a las siete de la mañana, a primera hora es posible que necesitemos piolets y crampones o aun peor, que una fina capa de hielo recubra las piedras y la progresión sea más que peligrosa hasta que este agua se derrita. Parar a comer en una zona soleada no es lo mismo que hacerlo en la cara norte de una montaña, aunque aun haya horas de luz la sombra inundará todo y nos encontraremos en una autentica nevera o planificar el final de ruta a las cinco de la tarde cuando aun tenemos margen de error y horas de luz por delante no es lo mismo que hacerlo a las siete de la tarde, cuando no tenemos margen de error y llevaremos caminando en la oscuridad al menos una hora.

Piensa en los cambios de temperatura asociados a las horas de luz, piensa que el agua se hiela, que los arroyos cambian y que el final del día está cerca. Planifica tu día con un reloj cerca y triunfaras en tus decisiones.

PREPARATE FISICA Y MENTALMENTE
Cualquier actividad en invierno es dura, muy dura. El sol que generalmente alegra nuestro carácter sin apenas darnos cuenta durante el verano y la primavera, dejará de actuar durante los días de invierno, es posible incluso que no le veamos durante varios días seguidos e incluso que nos olvidemos de su grata sensación sobre la piel. No desesperes, antes o después se dejará ver y sentirás sus grados sobre tu cuerpo, nada es para siempre. El consumo de calorías se hace mucho más intenso durante los días de mucho frío, el cuerpo necesita exprimirse al máximo para rendir a iguales condiciones con temperaturas bajo cero y nuestro cerebro necesita de una energía extra para rendir y trabajar con plena lucidez.

Prepárate física y mentalmente para tus jornadas de trekking en invierno y no las tomes como un mero paseo de verano porque no lo son. Llegar a afrontar tus viajes en plenas condiciones físicas y psíquicas serán una garantía de éxito y disfrute para ti y para tus compañeros.

PREPARA TU ROPA DE INVIERNO
Comienza a sacar el material de invierno que guardaste la primavera pasada y que a penas has usado este verano chaqueta impermeable, chaqueta de pluma o fibra, guantes y gorro, chaleco, camisetas interiores, mayas, calcetines de invierno etc. Revísalo, ponlo a punto y no subestimes las condiciones meteorológicas del invierno, un fallo en nuestra vestimenta durante el verano no quedará más allá de una anécdota, una pérdida de confort o un mal rato. Un fallo u olvido de material de invierno en una actividad en pleno Enero puede terminar con la actividad completamente o peor aún, puede dejarte bloqueado en medio de un temporal y hacer que tu cuerpo entre en hipotermia.

No estires el material de invierno demasiado y renuévalo si lo crees conveniente, las tiendas están llenas de material de primeras marcas o segundas marcas con multitud de calidades en función de la intensidad del uso. Seguro que encuentras tu prenda.

PREPARA TUS BASTONES
Por norma general progresamos siempre con los mismos bastones de senderismo o trekking, y lejos de lo que pueda parecer son muchos los modelos que encontramos en el mercado para según que actividades. A grandes rasgos deberíamos tener al menos dos pares de bastones, unos para actividades estivales, ligeros, de tres tramos y con roseta pequeña y otro par para actividades invernales, con roseta de nieve y a ser posible de dos tramos o específicos de nieve si los vamos a usar en este terreno. La superficie de apoyo de la roseta o la resistencia del material al peso es muy importante. Habrá un cambio significativo entre progresar con una mochila ligera en verano a progresar con una mochila de 30-40 litros en invierno y sobre terreno nevado o mojado donde los bastones traccionarán de otro modo y serán sometidos a infinidad de cargas.

REPASA LAS TECNICAS DE PROGRESION INVERNAL
En función de que marcha, viaje o trekking vayas a realizar y según que pasos tengas que acometer deberás repasar y practicar las diferentes técnicas. Los pasos por terreno nevado requerirán de manejo y uso de piolet y crampones, practica unos días antes o durante la misma actividad. Siempre en terreno exento de peligros. Refresca las autodetenciones, las diferentes pisadas con crampones y afila tus herramientas. En el caso de que necesites usar raquetas de nieve te sucederá lo mismo; sal algún día antes o practica durante la propia actividad progresando por terrenos aislados y difíciles, pendientes pronunciadas en ascenso y descenso, medias laderas etc. La practica aislada de estas técnicas te dará muchísima soltura y agilidad durante tu progresión de varios días. Añade el uso de los bastones del mismo modo y en las mismas situaciones para hacer una progresión combinada y segura con raquetas y bastones. Practica también con las botas de invierno, sube y baja por terrenos realmente difíciles pero exentos de riesgo, caminamos sobre una de las herramientas más precisas del mercado, nuestras botas, pero no les prestamos la atención necesaria o las exprimimos al cien por cien.

SE PROGRESIVO EN TUS ACTIVIDADES
El cambio de estación conlleva un cambio de ropa, de calzado y de vestimenta. Acostumbra a tu cuerpo a las diferentes pisadas que nos proporciona el material de invierno: Botas, raquetas de nieve, crampones etc... el cuerpo necesita de una adaptación para no lesionarse. Se progresivo en tus actividades, programa actividades de un día o dos días antes de acometer largas travesías, así evitaras molestias en rodillas, rozaduras incomodas en los piés o lesiones en los codos y hombros por el uso intensivo de bastones y mochila pesada. Mídete poco a poco o establece objetivos realizables, la subestimación de las actividades por norma general crean grandes decepciones y malas experiencias.

ORGANIZA TUS PROTOCOLOS DE COMUNICACION
Durante las actividades invernales de varios días la planificación de las vias de escape, accesos, puntos de no retorno o vias de comunicación es fundamental. Tener a mano los teléfonos de los refugios, la frecuencia de su emisora y los teléfonos de emergencia es primordial. No dejes todo esto en manos de los teléfonos, no siempre son nuestros salvadores ya que suelen perder cobertura o batería. Lleva todo anotado en una agenda y el teléfono en modo avión para que no busque redes y gaste batería de forma innecesaria. Ante un accidente o bloqueo en montaña una respuesta rápida es más que necesaria, las horas de luz juegan en contra nuestra, las temperaturas empezaran a descender y los servicios de rescate no siempre pueden actuar.

LLEVA SIEMPRE UNA LINTERNA FRONTAL
Caminar con las últimas horas de luz puede ser interesante, bonito y hasta heroico si tenemos el refugio o el fin de la ruta a poca distancia o a la vista, pero caminar con las últimas horas de luz cuando aún nos quedan varias horas de recorrido, cuando tenemos por delante algún paso complicado o cuando tenemos que localizar un punto concreto se puede convertir en una autentica odisea, caos y peligro para nuestro grupo. Recorrer dos quilómetros en plena oscuridad nos puede hacer triplicar el tiempo efectivo de la marcha con toda facilidad, podemos llegar a lesionarnos fácilmente o peor aún, nos puede dejar bloqueados en medio de la marcha sin llegar a nuestra preciada meta, el refugio.

No salgas a la montaña sin tu linterna. Durante los días de pocas horas de luz es nuestro mejor aliado porque seguro que un día u otro la noche nos cogerá mientras terminamos nuestra actividad. Añade siempre pilas de repuesto cerca de tu linterna frontal y llévalo todo como si fuese uno.

NO CARGUES TU MOCHILA EN EXCESO
Durante los trekking en invierno los "por si acaso"... no harán otra cosa que ocuparnos sitio innecesario en la mochila, cargarnos de peso y hacernos la progresión mucho las lenta y una cosa es segura, los "por si acaso" del invierno son más pesados y voluminosos que los del verano. No dupliques cosas como plumíferos y chaquetas de fibra, intenta llevar lo mas polivalente para tu actividad, no cargues con pesadas comidas si vas a pasar la noche en refugios guardados o albergues, intenta llevar comidas que apenas generen residuos, ten en cuenta que esos residuos los seguirás transportando, no hace falta que cargues con un neceser completo; lleva lo mínimo para proporcionar una higiene correcta, minimiza tus enseres personales, seguro que en montaña con tu DNI, una tarjeta y dinero es más que suficiente.

La experiencia te irá corrigiendo ese afán por llevar todas esas cosas que en casa nos hacen las tardes mas cómodas, pero no olvides una cosa, el confort no siempre es material y el exceso de material puede hacerte no disfrutar al cien por cien de tus días de trekking.

ANALIZA LA EVOLUCION METEOROLOGICA CON DETALLE
Los diferentes partes meteorológicos que hay a nuestra disposición pueden tener diferencias significativas. Estúdialos con detalle, lee sobre los factores y agentes meteorológicos y ponte las pilas con este tema tan importante en montaña. De su buena interpretación dependerá el éxito y disfrute de muchas de tus aventuras y trekking en montaña. La información de primera mano es fundamental, pero la interpretación de esta te aportará detalles de calidad y te hará tomar decisiones importantes en la planificación de tus actividades.

Un día de tormenta durante el invierno no tiene por qué ser un día de bloqueo en un refugio, estudia el parte por horas, planifica otros recorridos y podrás salir en esas horas de tregua que nos da el tiempo. El análisis de la meteorología pasada es tan importante como la observación de las condiciones presentes y futuras. En montaña lo que sucedió, lo que sucede y lo que sucederá influirán de manera muy significativa en nuestras actividades.

 Texto: Luis TORIJA, Guía de Montaña UIMLA de Promountain. luistorija.com

 

 

 

 

 

 

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.