Luis Alonso Marcos ‘Top Ten’ en el Ultramaratón de los Cañones

Luis Alonso Marcos entró en noveno lugar en la carrera de 63 km del Ultramaratón de los Cañones mexicano, por detrás de corredores locales rarámuri. Previamente a la carrera el corredor segoviano había hecho entrega de una colecta destinada a las comunidades afectadas por ham
Jorge Jimenez -
Luis Alonso Marcos ‘Top Ten’ en el Ultramaratón de los Cañones

Luis Alonso Marcos entró en noveno lugar en la carrera de 63 km del Ultramaratón de los Cañones mexicano, por detrás de corredores locales rarámuri. Previamente a la carrera el corredor segoviano había hecho entrega de una colecta destinada a las comunidades afectadas por hambruna.

Fuente: Miguel Caselles / Fotos: Mario López Andazola y Daniel Acosta

Las dos carreras de más distancia comenzaron el pasado sábado de madrugada en el pueblo de Guachochi (estado de Chihuahua, México). Ambas enfilaron su recorrido hacia el borde de la Barranca Sinforosa, a 2.500 m de altitud, para descender por un escarpado sendero hasta las profundidades de la barranca más intransitable de todas, 1.700 m de vertical por debajo. Una vez cruzado el fondo, el sendero de nuevo buscaba las alturas para superar el desnivel del abismo anteriormente descendido, trepando por el costado contrario de la barranca. Ya arriba, las dos carreras regresaban a la animada plaza de Guachochi. Meta de la carrera de 63KM y avituallamiento para la de 100, cuyo trazado seguía sumando kilómetros por un terreno menos agreste.

A las diferentes carreras del Ultramaratón de los Cañones, enmarcado en el Festival de Aventura de Chihuahua 2012, acudieron algunos de los mejores corredores de ultratrail mexicanos. Si bien, los favoritos y protagonistas, como en ediciones anteriores, fueron los originarios pobladores de la Sierra Tarahumara: los indios Rarámuri. Este grupo humano vive disperso y aislado dentro del vasto sistema de cañones que forman las seis Barrancas del Cobre, un territorio donde los mejores medios de transporte son los propios pies o una caballería.

La necesidad cotidiana de cubrir a pie largas distancias y tremendos desniveles ha dotado a los rarámuri de una capacidad de resistencia que roza lo increíble. Tan solo avituallándose de un brebaje a base de maíz molido y calzando unas sandalias fabricadas con un trozo de neumático de coche, son capaces de correr durante días sin descanso. Así lo han vuelto a demostrar, copando los pódium de las carreras de mayor kilometraje. Los rarámuris Miguel Lara (9:06:36), Arnulfo Químare (9:25:15) y Juan Contreras (9:34:24) en la de 100KM. Y Pedro Valencia (5:46:00), Tomás Juárez (5:47:01) y Calos Herrera (5:51:53) en la de 63KM.

“La experiencia ha sido inolvidable”, comentó Luis Alonso Marcos, primer extranjero en cruzar la línea de meta, “Ha sido una carrera impresionante, he arriesgado a tope el descenso de la barranca pero los corredores rarámuri vuelan por los precipicios”. En cuanto al recorrido manifestó, “El descenso y ascenso de la Barranca Sinforosa son bestiales y los paisajes sobrecogedores”. Si bien, lo mejor, aseguró, “Ha sido correr con los rarámuri y ver con que solvencia han vencido en ambas carreras sin más equipación que sus modestos huaraches de rueda de desguace, impresionante”.

Otros cuatro corredores españoles participaron en las carreras del Ultramaratón de los Cañones. Javier Bellón y Mariano Pascual (corrió descalzo) completaron la de 63KM. Por su parte, Enrique Meneses hizo segundo en las carreras de 10KM y 21KM y Vicente Capitán tercero en la de 10KM. Días antes de las carreras el grupo español degustó, junto a varios rarámuri, el Cochillo de Segovia que Luis Alonso Marcos había traído hasta aquí, precocinado al vacío, en representación de uno de sus principales patrocinadores.

Con su participación en el Ultramaratón de los Cañones, Luis Alonso Marcos sigue sumando carreras a su proyecto ‘Real Sitio Grand Slam Marathon’. Completadas ya las etapas de África, Asía, Europa, América del Norte y el Polo Norte, le restarían por correr (mínimo distancia de maratón) las correspondientes a Oceanía, América del Sur y La Antártida. Su idea es completar todo el proyecto en un año.

Cuando hace un par de meses Luis Alonso Marcos se decidió a correr el Ultramaratón de los Cañones, conoció la situación de hambruna que estaban padeciendo las comunidades de corredores rarámuri, debido a una mortífera sequía. Esa cruda realidad le animó a poner en marcha, en colaboración con Youevent, una campaña de donaciones destinada a las comunidades indias más necesitadas. A lo largo del mes que ha estado operativa la iniciativa solidaria, se han recibido donaciones desde los honrosos cinco euros hasta los 600 (noble aportación realizada por la RSEA Peñalara).

La recaudación total sumó 2.400 euros, con los que el Banco de Alimentos de Cuauhtémoc, receptor de las donaciones, estima se podrán comprar cerca de ocho toneladas de maíz y una de frijoles. Montante que alcanzará para repartir despensas a unas 900 familias rarámuri. En una emotiva ceremonia, Luis Alonso Marcos entregó públicamente el importe de la donación al Banco de Alimentos declarando, “La situación de hambruna que sufren los rarámuri está por encima de cualquier anhelo deportivo. Vencer aquí es una mera anécdota comparado con la satisfacción de aportar toneladas de alimento gracias a la solidaridad de un centenar de corredores españoles”.

También agradeció a la pasarela de inscripciones deportivas www.youevent.org y a Miguel Caselles (corrió el Ultramaratón de los Cañones hace 10 años, y fue quien dio la voz de alarma ante la actual situación de hambruna) por su colaboración en esta acción solidaria. Y adelantó que de regreso a España intentará reactivar la campaña de ayuda a las comunidades de corredores rarámuri.

Recientemente la Comisión Nacional de los Derechos Humanos de México lanzó un llamamiento para que se cumplan los derechos humanos a la protección de la salud y la alimentación de la población indígena rarámuri. Añadiendo que se deben tomar acciones urgentes y permanentes para atender de inmediato la carencia de alimentos, se atiendan las necesidades primarias de salud de esa población, y se generen políticas públicas que impulsen el desarrollo de los rarámuri.

Desde esta parte del mundo, a pesar de la situación de crisis que vivimos, podemos seguir echando una mano a esta tribu de súper atletas. Dando a conocer su cruel estado de necesidad y manteniendo una colecta que, por modesta que sea, allí será de gran ayuda. Como recalcó Luis Alonso Marcos, “Quienes hayan colaborado de una u otra manera en esta campaña solidaria pueden estar muy orgullosos”.

 

Te recomendamos

Ecuestre e Ifema Madrid Horse Week te ofrecen la oportunidad de asistir a la Copa del...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Los nuevos modelos de Nathan, marca especialista en productos para la hidratación de ...

La elección de Pau Capell, líder actual del Ultra Trail World Tour, a la hora de corr...

Más de 600 km de litoral mediterráneo son un gran reclamo para los amantes del buceo ...