7 consejos para surfear en aguas frías

FJ González -
7 consejos para surfear en aguas frías
7 consejos para surfear en aguas frías

El agua fría no tienen que ser un  impedimento para poder seguir disfrutando del surf en invierno.

FOTO: Chris Burkard / Red Bull Content Pool

La gran ventaja del surf en invierno es que el océano bombea mareas  y olas sin parar hasta las costas y playas que en esta época del año están mucho más vacías ¿a quién le importa que el agua esté un poco fría? Aquí tenéis unos consejos para surfear en aguas frías.

1. Material
Un buen neopreno es esencial. Comprad el mejor 5mm que os podáis permitir. Atención a la talla y el ajuste: aunque los neoprenos son cada vez más flexibles, un traje demasiado ajustado restringe la circulación de la sangre y logra que sientas frío antes. Por supuesto escarpines, guantes y capucha más que recomendable.

2. Preparación
Hay algunos aspectos previos a una sesión que pueden marcar el éxito o fracaso: llenar el cuerpo de gasolina en forma de carbohidratos, proteínas y agua. No dejar que el frío se nos meta en el cuerpo antes de meternos en el agua (un plumas para analizar las condiciones viene muy bien). Si calentar y estirar antes de entrar es siempre importante, en sesiones en aguas frías más aun, ya que nos ayuda a mantener la circulación de la sangre cuando la temperatura del agua nos golpee de lleno.

3. Bésame mucho
Ya sabéis que pasar mucho tiempo en aguas frías y mucho viento es un desastre para la piel y los labios… Usad una buena, densa y gruesa crema de labios antes de entrar al agua, y haced lo mismo después de la ducha en casa. Vuestros novios y novias lo agradecerán.

4. Tabla
Las olas invernales suelen ser más grandes y mejores, pero seguramente para disfrutarlas mejor necesitaréis una tabla más grande y con más volumen que la que uséis en verano.

5. En el agua
Toca moverse. Mucho. Cuanto más paleemos y nos movamos en el agua más calientes nos mantendremos. Evitad hacer el pato siempre que sea posible, y cuando estéis sentados no olvidéis mover las manos, brazos y hombros para ayudar a la circulación de la sangre. Si todo falla, no os mantengáis demasiado tiempo en el agua, el surf invernal requiere mucha energía, y siempre hay que guardarse algo para volver a la playa. Por supuesto mejor siempre en compañía de un colega, y vigilaos entre vosotros los signos de hipotermia.

6. A cambiarse
El momento de cambiarse después de una sesión es probablemente la peor parte de la experiencia. En un mundo perfecto todos lo haríamos en una furgoneta calentita, pero para los que no tenemos hay unos cuantos trucos que hacen la experiencia menos miserable, como rellenar una botella o cantimplora de agua hirviendo antes de salir, que hará que cuando volvamos al coche todavía esté lo suficientemente caliente o templada para quitarnos la arena y la sal de forma más agradable (e incluso como calentador de ropa); o dejar las toallas y ropas organizadas previamente también nos ayudarán a hacer el proceso de cambio más rápido y cómodo.

7. Subidón.
Calentarse poco a poco después de haber surfeado un día de frías condiciones es una sensación exquisita. Vístanse cómodos y calentitos, hagan un fuego en la playa, beban orujo o directos al bar a por unas birras. ¡Se lo han ganado!



FUENTE:
luex.com/magazine

Te recomendamos

Ecuestre e Ifema Madrid Horse Week te ofrecen la oportunidad de asistir a la Copa del...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Los nuevos modelos de Nathan, marca especialista en productos para la hidratación de ...

La elección de Pau Capell, líder actual del Ultra Trail World Tour, a la hora de corr...

Más de 600 km de litoral mediterráneo son un gran reclamo para los amantes del buceo ...