Simon Charrière: líneas para la vida

Un rotulador, unos esquís y las montañas de Friburgo

Simon Charrière: líneas para la vida
Simon Charrière: líneas para la vida

Sus herramientas son un rotulador y unos esquís; su inspiración, las montañas. Simon Charrière dibuja y esquía desde que era muy pequeño. Hoy, sus líneas adornan paredes de todo el mundo, y también las laderas de nieve polvo de las montañas de Friburgo.

Las montañas y el esquí inspiran mis dibujos

Los fotógrafos quieren captar a Simon como esquiador de freeride para proyectos de todo el mundo. A los tres años empezó a esquiar, y con trece se inició en el esquí de travesía. «Fue un flechazo. Explorábamos las montañas por pendientes de nieve profunda y recorríamos couloirs verdaderamente impresionantes», recuerda Simon. Al poco tiempo, el friburgués captó la atención de los patrocinadores.

Simon Charrière: líneas para la vida

Simon Charrière: líneas para la vida

De Friburgo al mundo, y de vuelta

Friburgo, Valais, los países alpinos de Europa, Noruega o Japón: los patrocinadores invitaban a Simon a vivir aventuras sobre los esquís por todo el planeta. Las puertas al mundo estaban abiertas, y siempre podía volver a casa. «Así somos en Friburgo: viajamos mucho, pero siempre sentimos nostalgia por el hogar», comenta Simon con una sonrisa. El rastro que deja al descender parece una firma en la nieve. Simon no deja de buscar la línea perfecta. Por todo el mundo, en los Alpes del Valais y, cómo no, en casa, en las montañas de Friburgo. Por ejemplo, en el Moléson. La nieve estalla. Gritos de júbilo resuenan en los acantilados. La niebla lo envuelve más abajo. Atrás quedan tres enormes arcos en la nieve. Su sonrisa, su estilo de esquí y su pasión: Simon no necesita los resultados de ningún torneo. «Las competiciones de freeride no eran lo mío. Me gustaba más recorrer los Alpes con mis amigos», confiesa Simon esbozando una sonrisa pícara.

El Moléson es una locura. Un paraíso para practicar freeride

Líneas en la nieve y sobre el papel

Ya desde pequeño, Simon recorría la región armado con rotuladores y papel, y hacía garabatos donde encontraba un hueco. Su talento trazando líneas le llevó a estudiar arquitectura. «Pero después de unos cuantos años, simplemente quería dibujar con libertad, y practicar freeride». Simon vive su sueño desde hace cinco años. ¿Desea algo más? «Mmm... Un libro sobre mí, eso sería genial». Quién sabe, una editorial ya se ha puesto en contacto con él. Los ojos de Simon se iluminan. Los rotuladores desaparecen en el bolsillo de su chaqueta, preparados para las próximas líneas. Sobre el papel. En la nieve. El sueño continúa.

Simon Charrière: líneas para la vida

Simon Charrière: líneas para la vida

El Moléson

Los habitantes de Friburgo cantan al Moléson, «la montaña más bonita de Suiza». Desde la cima, la vista llega hasta el infinito. Se puede llegar en solo treinta minutos desde la ciudad de Friburgo. Una vez allí, imprescindible: la fondue moitié-moitié en el restaurante de la cumbre, la excursión a la pequeña ciudad de Gruyères, y la visita a la quesería “ La Maison du Gruyère".

Simon Charrière: líneas para la vida

Simon Charrière: líneas para la vida

La estación de esquí de Moléson

• Altura: 1.100-2.002 m. • 30 kilómetros de pistas • 5 remontes • 1 teleférico • 1 funicular • Restaurante panorámico en la cumbre • Terraza soleada en la estación intermedia.

Más información: Moleson.ch

myswitzerland.com

Nuestro Especial Esquí de Montaña vuelve a los quioscos

Relacionado

Nuestro Especial Esquí de Montaña vuelve a los quioscos

Relacionado

Suiza es esquí: Crans Montana y Aletsch Arena

La naturaleza suiza, a tu gusto

Relacionado

La naturaleza suiza, a tu gusto

Día perfecto en las Montañas de Suiza

Relacionado

Día perfecto en las Montañas de Suiza