Cordillera Sarmiento: roca, hielo y nieve

Una aventura salvaje en estilo alpino
Jacob Slot -
Cordillera Sarmiento: roca, hielo y nieve
Cordillera Sarmiento: roca, hielo y nieve

Con una ventana meteorológica de 36 horas, el 24 de octubre logramos ascender a uno de los picos vírgenes cubiertos de hielo en la Cordillera Sarmiento, en los fiordos occidentales de la Patagonia chilena. 1.626 metros de roca, hielo y nieve, que bautizamos como Cerro Tigreli.

Nuestra campaña patagónica comenzó a principios de octubre cuando Cornelia Zamernik, David Sanabria y yo, uno por uno, llegamos a la zona del Lago Argentino en la Patagonia argentina austral. No se daban las mejores condiciones de nieve, lo que nos encontramos estaba cerca de nuestras predicciones más conservadoras después de un seco invierno en el sur. Antes de partir, todos los miembros del equipo estaban inmersos en los asuntos de la vida diaria: una operación de rodilla, enfermedades en la familia, colegio, trabajo non-stop… Con ese pesado equipaje en la cabeza, Patagonia no parece ser el sitio adecuado que añadir a la ajetreada agenda, pero para nosotros era diferente. Con más de 40 viajes en común a esta parte del mundo, viajar a Patagonia es más parecido a volver a casa, a un hermoso lugar lleno de inspiración, duras aventuras y viejos amigos.

Cordillera Sarmiento: roca, hielo y nieve

Cordillera Sarmiento: roca, hielo y nieve

Nuestro campo base fue el restaurante “La Brecha” en El Chalten, un restaurante mexicano recién inaugurado propiedad de Max Odell. Desde allí podíamos estar pendientes del pronóstico del tiempo en tres áreas diferentes que bordean el casquete glacial de la Patagonia Sur. Esquiamos algunos días alrededor de El Chalten con la siempre motivada comunidad local hasta que apareció la primera señal de una ventana meteorológica en el forecast.

Uno de nuestros tres objetivos, la Cordillera Sarmiento (a unas 4 horas en barco desde la Última Esperanza) siempre tenía la peor meteorología. Verificamos doblemente las condiciones climáticas con Dorthe Beldal, una amiga danesa que vive en Puerto Natales y que puede ver la Cordillera de Sarmiento desde su casa, y ella confirmó nuestras sospechas de que era nuestro momento. Todos teníamos la misma opinión y sabíamos que era una oportunidad a la que no podíamos resistirnos: una oportunidad que se da una vez en la vida.

Cordillera Sarmiento: roca, hielo y nieve

Cordillera Sarmiento: roca, hielo y nieve

Cordillera Sarmiento, un nombre que llevo en mi cabeza desde 1998 cuando el embajador chileno en Ushuaia me dio un mapa de la parte sur de la costa oeste chilena. Casi escapamos de El Chalten con una breve parada en Calafate antes de cruzar la frontera hacia Puerto Natales en Chile. Inmediatamente contactamos con Héctor Díaz, dueño de la empresa “West Patagonia” y “Patagonian Fjords Boat Company” era la pieza más importante de nuestro puzzle. Llegamos con un plan, pero después de nuestra primera reunión con Héctor tuvimos algunas dudas. Queríamos aprovechar la ventana de buen tiempo en la montaña, pero Héctor necesitaba uno de esos buenos días para llevarnos allí e incluso un poco más de buen tiempo para traernos de vuelta. No se puede navegar esas cuatro horas de fiordo en fiordo desde Ultima Esperanza a las montañas con mal tiempo. Hector tenía las mismas dudas, nunca había dejado a tres locos en medio de la nada, que le decían que ya se arreglarían y que encima querían esquiar una montaña.

Cordillera Sarmiento: roca, hielo y nieve

Cordillera Sarmiento: roca, hielo y nieve

Finalmente nos citamos a las 6 AM en el muelle de Puerto Natales para salir al mar una hora después. Fue una difícil travesía por el fiordo, las olas golpeaban el barco sin parar antes de entrar en el Canal Morla Vicuña, el canal que conecta el fiordo con las montañas. Había marea baja en el canal, parecía que estábamos flotando en un río poco profundo. Fue un momento de tranquilidad para calentarnos con un mate de hierba caliente antes de enfrentarnos a las olas de nuevo. Desembarcamos, empapados de la cabeza a los pies, en una playa debajo de una gran roca aproximadamente a un kilómetro al sur del glaciar de Bemal. Después de 30 minutos haciendo las mochilas y estudiando la dirección correcta a tomar, salimos hacia nuestra aventura. Héctor regresó a Puerto Natales y nos dejó en un bosque que parecía una selva, el siguiente paso de nuestro viaje. El machete fue nuestra herramienta para abrirnos paso por el tupido bosque. Dimos dos vueltas al bosque hasta que conseguimos llevar nuestro equipo (2 mochilas Alpha FL 45, esquís y botas) hasta una gran roca que se levantaba 30 metros verticales desde la playa. La vegetación todavía era muy tupida y no permitía avanzar con facilidad, así que uno tenía que adelantarse para explorar y despejar al mismo tiempo el camino mientras los otros llevábamos el equipo.

Cordillera Sarmiento: roca, hielo y nieve

Cordillera Sarmiento: roca, hielo y nieve

Así conseguimos llegar a una pronunciada pendiente sin árboles bajo un glaciar colgante. El suelo cubierto de musgo era suave y húmedo. Una estrecha explanada poblada de lengas (robles de Tierra de Fuego) nos llevó a nuestro campamento entre dos glaciares colgantes. Antes de instalar la tienda, hicimos un breve reconocimiento para estudiar la dirección que teníamos que tomar al día siguiente. Encontramos una rampa que nos podía llevar directamente a través del glaciar, por encima y por debajo de las áreas de ruptura del serac. La recompensa del primer día fue la pole position y una gran cena antes de apretar nuestros tres cuerpos en una tienda para dos personas durante algunas horas de insomnio. Llamamos al campamento base “Campamento Esquiadores”.

Cordillera Sarmiento: roca, hielo y nieve

Cordillera Sarmiento: roca, hielo y nieve

Un café caliente encendió nuestros cuerpos por la mañana para un comienzo temprano. Esperábamos a cruzar el glaciar antes de que subiera la temperatura. Después de horas ascendiendo a pie y foqueando, llegamos a una pequeña laguna congelada bajo el pico “Cinco Amigos”. La laguna es también el acceso al área de acumulación meridional del glaciar Bernal, la dirección en la que nos dirigíamos. Desde este lugar atravesamos con los esquís una enorme meseta de glaciares antes de que el terreno se hiciera más abrupto y el viento empezara a soplar con fuerza. Esquivar las grietas en la parte superior de la montaña nos llevó tiempo, pero mantuvimos una gran motivación y llegamos a la base de la cumbre, con forma de hongo. Desde aquí estábamos muy expuestos a las fuertes ráfagas de viento del océano Pacífico.

Cordillera Sarmiento: roca, hielo y nieve

Cordillera Sarmiento: roca, hielo y nieve

Conny y yo guardamos los esquís y sacamos los crampones y los piolets, David fue más optimista que nosotros con la aproximación y llevó sus esquís a la cima. Fue una hermosa subida por el “hongo”, cubierto de escarcha, que nos dio la opción de ascender a dos cumbres diferentes. Elegimos la occidental, que parecía ser la más alta, y que más tarde confirmamos que era bastante más alta que la cumbre oriental. Llegamos al punto más alto del Cerro Tigreli después de 6,5 horas de foqueo y escalada. Tras un breve descanso antes de descender a nuestro campamento, David finalmente decidió no intentar esquiar sobre el hielo y seguirnos a pie. Desde el final de la cima pudimos esquiar en nieve primavera perfecta hasta el final de la rampa del glaciar, a diez minutos de nuestra tienda de campaña, donde encontramos un pequeño arroyo.

Cordillera Sarmiento: roca, hielo y nieve

Cordillera Sarmiento: roca, hielo y nieve

Aquellas noche dormí bajo las estrellas en la Cordillera Sarmiento, el lugar con el que había soñado durante casi 20 años, con un primer ascenso en el bolsillo, hecho con esquís, junto con Conny y David. No era fácil darse cuenta de cuánta suerte habíamos tenido. Cuando llegamos a la playa a la mañana siguiente y nos encontramos con Héctor y el barco, se volvió evidente que habíamos conseguido un gran reto, una “gran puntuación” en un estilo diferente al que habían hecho otros pocos visitantes en el pasado. Ligero y rápido, en puro estilo alpino absoluto y con una travesía en barco brutal

También te puede interesar

Se celebrará del 16 al 25 de noviembre en Torelló, Barcelona

Te recomendamos

La marca española TwoNav presenta su nueva generación de dispositivos GPS enfocados a...

Con mejoras en el upper pero manteniendo su tradicional personalidad de rodadora...

Hacia las vertiginosas laderas del Eiger...

Los nuevos modelos de Nathan, marca especialista en productos para la hidratación de ...

La elección de Pau Capell, líder actual del Ultra Trail World Tour, a la hora de corr...