Escalar al borde del mar: CATALUÑA

David Munilla -
Escalar al borde del mar: CATALUÑA
Escalar al borde del mar: CATALUÑA

1. Cala Montgó
Estos acantilados calizos al borde del mar son la primera alternativa para la escalada en el norte de la franja costera este española. Situada en la gironense costa brava Cala Montgó es el accidente geográfico más importante de todo el litoral del Montgrí, con unos 500m de largo y unos 80m de ancho, fue en época de los romanos un lugar de desembarco. Hoy sus pequeños desplomes de unos 15 metros albergan una decena de vías para disfrutar de la escalada.

Acceso: Por la Autopista AP-7/E-15 (dirección Francia) hasta la salida 5 hacia L’Escala, por la GI-623. En L’Escala seguir los indicadores que nos conducirán hasta la Cala Montgó. Andando seguir el “Camí de Ronda” (mirando al mar hacia la izquierda) hasta Riells y una vez llegados sobre el acantilado seguir hacia arriba hasta llegar a una torre medieval. Las vías están justo debajo y sobre una amplia repisa de roca sobre el mar. Para acceder a la misma podemos descender desde alguna de las reuniones (accesibles desde arriba) o por una ‘rampa’ de II+ con 2 químicos para rapelar desde arriba. Para regresar treparemos por esta rampa.
Dormir: www.campingparadis.com, tel. 972 77 02 00.
Más información: Hay otra pequeña zona a la derecha de la cala con equipamiento oxidado. Croquis en parabolt.blogspot.com

2. L'Estartit
Muro calizo situado en el corazón de Costa Brava que alberga 40 buenas vías con una vista estupenda sobre el mar y frente a las Islas Medas. Cercana a la playa a los pies de una urbanización su sector más popular es Rocamaura con buenas vías verticales y atractivas de hasta 25 metros de altura. Las dificultades oscilan entre el V y el 7b, habiendo abundancia de vías de sexto grado.

Acceso: Desde el municipio de L'Estartit carretera en dirección a Torroella de Montgri. Justo a la entrada del pueblo tomar la carretera a mano derecha que nos lleva hacia el camping Montgrí y una zona de ocio. Las paredes son visibles arriba. Al entrar en esta carretera, nace otra a mano izquierda que nos lleva a una urbanización en lo alto de la montaña hasta el final de la carretera, siempre girando a izquierdas. Allí dejamos el coche. Las paredes están debajo de una antena de telefonía móvil.
Más información: http://escaladaparatodos

3. Castelldefels
Castelldefels es un pueblo de costa cercano a Barcelona que en verano tiene su temporada alta de turismo de playa, al mismo tiempo es el nombre genérico del conjunto de paredes calizas que se reparten por esta zona del Parque Natural del Garraf. Muchas de estas paredes son complejas de encontrar si no se acude a ella con escaladores locales y otras están reguladas parea la escalada debido a la condición de zona protegida que goza el entorno. Las más populares y que cuentan con mayor número de itinerarios son el pic del Martell y Penya Ginesta.

Acceso: C32 desde Barcelona y antes de entrar en la autopista, tomar el desvío a la derecha hacia Les Botignes de Sitges. Siguiendo por el carril paralelo y girando hacia la derecha se llega a la urbanización Rat Penat para continuar a las indicaciones a Parque Natural del Garraf. Tras una fuerte subida se aparca bajo la Penya Ginesta (a tres minutos) desde donde parte una senda que sube una pedrera hasta alcanzar la pared. Si tendemos a la derecha, llegaremos al Pic del Martell.
Más información: Barcelona y alrededores (Luis Alfonso y Xavi Buxó, 2000). Croquis en www.pin.cat.

4. Garraf, Pas de la Mala Dona
Del macizo costero del Garraf, el “Pas de la Maladona” destaca como una sus mejores paredes deportivas. Su nombre atiende a la leyenda urbana de que en las enroscadas curvas que traza la carretera que serpentea este trozo de costa, se aparecía una mujer haciendo autostop y desaparecía repentinamente si alguien la admitía como pasajera en el coche. En lo que respecta a escalada el lugar es muy bonito: una pared colgada sobre el mar con un pie de vía cómodo, que no es otra cosa que la plataforma que cubre un túnel de la vía férrea.

Acceso: Desde Barcelona C-32 a Sitges. Cuando se pasa el pueblo de Garraf, tras una pronunciada curva tras 400 metros después del kilómetro 47, se aparca el coche en un pequeño mirador-aparcamiento a la izquierda. Es recomendable continuar más adelante antes de llegar a Cala Morisca donde podemos hacer un cambio de dirección en un espacio habilitado para ello. Como referencia, junto al aparcamiento hay una zona de aterrizaje para helicópteros. Tras el muro comienza el sendero descendente, que al poco se bifurca en dos, uno gira a la izquierda y otro continua recto para girar también luego a la izquierda. Ambos contactan a medio descenso de la pared. El primer sendero nos llevara a hasta la entrada de una cueva señalizada con unas varillas metálicas, el sendero gira la derecha y desciende. Este sendero nos llevara hasta la zona de El Pas de La Mala Dona, y de ahí se puede acceder a la mayoría de los sectores: Pas, Balcó, Psicobloc (una pequeña cueva al borde del mar) y La Falconera (vías clásicas). Llegando al Pas hay un destrepe con pasamanos de cable metálico. Al Cafè del Mar o Balcó del Teixi se llega continuando el sendero del pie de vía del Pas (detrás de la valla metálica). Es un sector más nuevo, de tacto menos sobado que el Pas, y combina vías de continuidad con otras a bloque con gran variedad de agarres. La altura de la mayoría de las vías es de unos 20 metros.
Más información: No dejar cosas de valor dentro del vehículo. Croquis en la Guía Barcelona y alrededores (Luis Alfonso y Xavi Buxó, 2000). Croquis de las vías clásicas de La Falconera en caminosverticales.blogspot.com

ESPECIAL ESCALAR AL BORDE DEL MAR


Te recomendamos

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Los nuevos modelos de Nathan, marca especialista en productos para la hidratación de ...

La elección de Pau Capell, líder actual del Ultra Trail World Tour, a la hora de corr...

Más de 600 km de litoral mediterráneo son un gran reclamo para los amantes del buceo ...

Historia, gastronomía y muchos caminos rodeados de fértiles bosques donde disfrutar d...