El lado amargo del rescate de Wui Kin Chin

Nima Tshering Sherpa, su guía en el Annapurna, atraviesa ahora una situación muy comprometida tras cederle su propio oxígeno.
Redacción Oxígeno -
El lado amargo del rescate de Wui Kin Chin
El lado amargo del rescate de Wui Kin Chin

La pasada semana el Annapurna acaparó el interés del alpinismo mundial debido al rescate de Wui Kin Chin. Una eventualidad, nada nimia, que puso de relieve las muchas aristas de las expediciones comerciales en el Himalaya. Las hay amables, como la solidaridad mostrada por los nepalíes, personificada por Nirmal Purja, Mingma Gyabu, Gesman Tamang y Gelje Sherpa. Los cuatro alcanzaban los 7.500 metros, ascendiendo más de un kilómetro vertical como sputniks, para lograr descender al montañero asiático, varado y exhausto tras hacer cima. Aquella fue una jornada de récord en la que una treintena de personas alcanzaban la cima de la décima montaña más alta del planeta, y una de las más arriesgadas. Y hay lados peligrosamente afilados, como la masificación o el eterno debate sobre la conveniencia de guíar clientes por encima de la zona de la muerte.

Publicidad

Wui Kin Chin (49) pasaba tres jornadas en la montaña (dos de ellas solo, sin refugio, oxígeno ni víveres) hasta que pudo ser evacuado en helicóptero a un hospital de Katmandú, donde se recuperaba lo suficiente para ser trasladado posteriormente a Singapur, donde reside. Ahora, más detalles van viendo la luz, entre ellos el papel que jugaba Nima Tshering Sherpa, el único guía de Kin Chin durante la ascensión. "Éramos los últimos de los más de 30 alpinistas que alcanzaron la cima aquel día", recuerda Nima, que también tuvo que ser ingresado durante dos días en un hospital de la capital de Nepal. En su relato, recogido por The Himalayan Times, afirma que Kin Chin caía inconsciente durante el descenso al Campo 4, dejando de moverse justo por debajo del Corredor de los Franceses alrededor de las 5:00 pm. Wui Kin Chin había terminado con sus dos botellas de oxígeno, por lo que Nima le cedía su único cilindro. "Era mi deber salvarle la vida así que le dí mi oxígeno", continúa. Sin oxígeno, el descenso del guía desde los 7.750 metros hasta el C4 se convirtió en una absoluta huída hacia adelante. "En seguida empecé a notar un severo dolor de cabeza y la ausencia de aire". Nima bregó durante cinco horas con su cuerpo en plena fagocitación interna y bajo terribles temperaturas hasta alcanzar la relativa seguridad de las tiendas. "Tenía congelaciones en los pies y en el cuello, y lesiones en la espina dorsal", añade el guía. Varios de los alpinistas presentes en el C4, que el guía alcanzaba en plena noche, también añadían sintomas de edema cerebral a la lista.

El lado amargo del rescate de Wui Kin Chin

Nima Tshering Sherpa / Foto: The Himalayan Times

Nima, de 31 años y natural de Khumjung, en el distrito de Solukhumbu, se enfrenta ahora a un año difícil. Sin poder guiar en lo que resta de temporada, no podrá aportar los ingresos que su familia necesita para la subsistencia más básica. Nima comenzaba a guiar en las grandes montañas precisamente con ese único objetivo. Su padre fallecía de cancer hace dos años y ahora todo el peso económico recae sobre él, debiendo mantener a cinco miembros de la familia; su madre de 70 años, su esposa y dos hijas, de 3 y 9 años. Su hija mayor, de 11 años, se convertía en monja hace unos años al no tener medios suficientes para enviarla a la escuela. "Solo espero que Kin Chin se recupere rápido", concluye Nima, aunque reconoce que si los trámites con el seguro se hubiesen acelerado se podían haber esquivado muchos daños. "El nivel de riesgo que supuso sacar a Kin Chin de la montaña se podía haber evitado".

Nima ya había guiado a Wui Kin Chin en dos ochomiles: el Everest y el Manaslu y, una vez más, el de Malasia quiso contar con el apoyo del guía para la cada vez menos improbable ascensión del Annapurna.

Publicidad
También te puede interesar

Wui Kin Chin sigue vivo tras más de 40 horas desaparecido en el Annapurna

Caen las primeras cimas de la temporada en los ochomiles

Te recomendamos

Una de las grandes novedades de Sea to Summit para las aventureras y amantes de los d...

Así son las Merrell Antora, os contamos al detalle cómo son las primeras zapatillas d...

Probamos las nuevas ASICS Gel Fuji Trabuco 7 y te contamos cómo rueda el modelo estre...

Junto a Patrick Seiwald, el tirolés inaugura un rutón de mixto con dificultades de M9...

Así es la Forge S GTX, la primera bota de trekking del mundo con horma personalizable...