¿Necesitas crampones y piolet? Resolvemos tus dudas

Todo lo que debes saber antes de comprarlos y usarlos

Tino Núñez

iStock 1353560320
iStock 1353560320

El piolet y los crampones, como símbolos icónicos del alpinismo y herramientas útiles, son deseados por muchos de los amantes de la nieve: esquiadores de montaña, senderistas invernales, montañeros, alpinistas… ¿Qué debemos saber antes de comprarlos y utilizarlos?

Si hay una pregunta que se repite en las redes sociales cada invierno, a veces con una ingenuidad preocupante,  es “¿Hacen falta piolet y crampones para subir a…?”, lo que suele ser contestado de inmediato por un aluvión de respuestas variopintas, que fluctúan entre irresponsables, “reñidoras” o ponderadas. Y sí: si pisas la nieve a menudo, fuera de senderos balizados,  y te gusta la alta montaña invernal necesitas unos crampones funcionales y al menos un piolet de buena calidad.

¿DE ACERO O ALUMINIO?

El aluminio pesa la tercera parte y es una tentación continua por su ligereza frente al acero. Sin embargo es menos resistente y puede partirse inesperadamente al golpear con el hielo. Una rotura repentina de las puntas de un crampón o del pico de un piolet que no sea de acero puede incluso provocar un accidente mortal. Si ya tienes en casa crampones de aluminio o un piolet con una hoja de esa aleación ligera que has utilizado durante años, jubílalos porque se parten con relativa facilidad, debido a la fatiga o “cansancio” del metal.

Los aceros de mayor calidad, normalmente de níquel-cromo-molibdeno- son más caros que los de precio básico tipo acero al carbono, pero resultan más seguros cuando la temperatura es inferior a -5ºC y puede alcanzar los -20ºC, y obligatorios si vas a practicar alpinismo.

 

SOBRE EL PIOLET

¿Qué debemos conocer de tan útil herramienta?

  • Precios: 40 a 80 euros los más básicos (excursionismo en nieve y esquí de travesía)), 60 a 90 euros los semitécnicos (alpinismo fácil) y de 100 a 280 euros los más técnicos (para alpinismo difícil y cascadas de hielo)
  • Pesos: desde 240 a 700 gramos/piolet. En pendientes muy empinadas -por encima de 50/55 grados- se utilizan dos herramientas para progresar traccionando de ellas: piolet+martillo piolet, lo que suele totalizar entre 1.100 y 1.400 gramos.
  • Consejos prácticos: puedes asesorarte sobre la longitud del mango, habitualmente de 60 a 45 centímetros- preguntando en un comercio especializado (alguna tiendas on line ofrecen un asesoramiento de calidad pero suele ser más fácil encontrarlo en tiendas físicas de prestigio). Atención a los mangos gruesos si tienes la mano pequeña. Salvo si ya tienes experiencia en alpinismo, no compres un piolet con el mango u hoja muy curvado.
iStock 1357414656
 

 

 

SOBRE LOS CRAMPONES

¡Imposible avanzar sin ellos por una pendiente helada!  Te interesa fijarte en:

  • Precios: desde 70 euros los más básicos (para excursionismo sobre pendientes de nieve poco empinadas) hasta 200 euros los más técnicos (para alpinismo con terreno difícil de hielo/mixto )
  • Pesos: la pareja completa pesa desde los 450 gramos en aluminio hasta los 1.000 gramos los de acero muy técnicos.
  • Consejos prácticos: el número de puntas aumenta según la tecnicidad del crampón, los más sencillos sólo tienen 10 puntas, los polivalentes 12 y los más técnicos a menudo 14. Lleva al punto de venta tu bota de invierno para que el vendedor te asesore sobre qué crampón te conviene y verifique su correcto ajuste. Cómpralos siempre con antizueco, una plancha integrada en la base que disminuye el peligroso apelmazamiento de la nieve blanda entre las puntas.

 

TRES ERRORES HABITUALES

Especial atención a:

1. No invertir todo nuestro dinero en un modelo muy sofisticado o caro y nada en formación. Es mejor repartir 100 o 200 euros entre la compra y un curso de formación para aprender a usar piolet y crampones que destinar la inversión solo al material. Disminuirás drásticamente las posibilidades de tener un accidente y disfrutarás más en la montaña.

2.  Evitar modelos de aluminio, salvo si los utilizas muy puntualmente en terreno sin hielo y para actividades concretas (competiciones de esquí de montaña o paseos sin pendientes empinadas). Hay modelos sencillos de acero que gracias a su diseño minimalista pesan lo mismo que uno de aluminio menos logrado.

3. Practicar cada invierno las maniobras de autodetención con piolet, para detener un posible resbalón, supervisado por alguien experimentado y en terreno que no acabe con rocas a medio tapar. Y recuerda que en muchas pendientes algo empinadas y/o con nieve dura el bastón de trekking no sustituye al piolet.

 

LA REGLA DE ORO

La única forma de estar seguro que nunca tendremos un accidente por dejar piolet y crampones en casa pensando que no harán falta, es llevarlos siempre que salgamos a la nieve. Sí, más de una vez cargaremos con ellos innecesariamente, porque el terreno está muy blando o incluso sin nieve a tramos, pero incluirlos por sistema en todas las salidas será la única manera de tenerlos a mano ante cualquier imprevisto. Venga, que no pesan tanto…

 

 

Técnica básica de progresión con crampones

Relacionado

Técnica básica de progresión con crampones

Nuestros destacados