Una pausa (y buen humor) en el Broad Peak

El equipo de Broad Peak invernal, tras explorar su ruta más allá de los 7.600 metros, busca descanso a la espera de una buena ventana para atacar la cumbre.

Una pausa (y buen humor) en el Broad Peak
Una pausa (y buen humor) en el Broad Peak

"La ruta ya está preparada para nosotros, lo que necesitamos ahora es una ventana de buen tiempo decente para el intento definitivo a la cumbre". Esto comunica el canadiense Don Bowie, desde el Campo Base del Broad Peak, mientras mantiene un ojo pegado a los partes meteorológicos. Don, junto a la finlandesa Lotta Hintsa, pasaba cinco jornadas en la montaña, fijando los campos de altura, mientras Urubko protagonizaba una exploración en solitario hasta los 7.650 metros, que incluía una pernocta dentro de una cueva de hielo en algún punto cercano a los 7.000 metros.

Ahora todo el equipo ha regresado al pie de la montaña y Denis, tras el brutal esfuerzo, decidía continuar descendiendo hasta los 4.050 metros para descansar en Urdukas, una suerte de campamento en pleno Baltoro, donde es posible plantar la tienda o aprovechar el cobijo de las pequeñas construcciones de piedra que han ido levantando los porteadores. De este modo, Denis recuperará todas las fuerzas posibles para un ataque a cumbre que podría producirse, según los partes de la expedición, entre el 12 y el 20 de febrero.

Serán Urubko y Bowie quienes formen la cordada de asalto a la cumbre, pero la participación de Lotta Hintsa no está siendo en absoluto testimonial. La finlandesa llegaba a escalar más de 1.500 metros de desnivel, con pesadas cargas y condiciones durísimas, en una sola jornada. "Estoy muy orgulloso de Lotta, se está manejando como una campeona", escribía Bowie. Además el excelente humor de Lotta es toda una virtud en pleno invierno del Karakorum: "Tras escalar unos cien metros por encima del Campo 2, nos sorprendió una tormenta. Mi mano derecha empezaba a estar entumecida, igual que los dedos de mis pies. Estaba congelada hasta el fondo. Seguimos escalando hasta los 6.600 metros cuando Don tomó la decisión de plantar el campamento. Resumiendo la historia, permanecimos dos noches allí, y todos mis dedos sobrevivieron. Hacía un frío muy jodido. Se nos acababa la comida y el gas. [...] Así que ahora estoy escribiendo un libro llamado 'Nunca vayas a una expedición invernal'. En cualquier caso, si me preguntas mañana probablemente firmaría para ir al K2 en invierno..."

Denis Urubko abre una nueva ruta en el Gaherbrum II

Relacionado

Denis Urubko abre una nueva ruta en el Gasherbrum II

Denis Urubko: "Estoy loco, pero no soy estúpido"

Relacionado

Denis Urubko: "Estoy loco, pero no soy estúpido"

Urubko ya piensa en la cima del Broad Peak

Relacionado

Urubko y Bowie ya piensan en la cima del Broad Peak

Hasta la zona de la muerte en el Broad Peak

Relacionado

Hasta la zona de la muerte en el Broad Peak

Los mejores vídeos