Una década de aventura

Analizamos lo más relevante de la cultura outdoor desde que se lanzase Oxígeno.
Jorge Jiménez Ríos / Ilustraciones: Adrián Blanco -
Una década de aventura
Una década de aventura

Ahora que la revista ha alcanzado su centenario, nos hemos propuesto reflexionar sobre las tendencias e hitos más importantes en los años de vida de Oxígeno.
Una oda a la curiosidad humana.

Jorge Jiménez Ríos / Ilustraciones: Adrián Blanco

Nos hallamos en el año 2010, en un noble edificio de la Gran Vía madrileña, donde Edurne Pasabán está celebrando una rueda de prensa en ocasión de su reciente conquista de los 14 ochomiles. Es la primera mujer en lograrlo en toda la historia. Se muestra exultante, pero con un tímido deje en la mirada, de incertidumbre, como si ahora el futuro fuese un poco más difuso, y junto a ella se encuentra un joven vizcaíno, conocido en los círculos alpinos pero ajeno a la presión mediática reinante. Se le ve distraído, contemplando el mareante hormigueo de micrófonos y cámaras, como si la cosa no fuera con él. Pero gracias a su apoyo y a su pericia alpina el Shisha Pangma, el último de los gigantes de los Himalayas que le restaban a Edurne, ha caído. Este tipo que oculta su fortaleza bajo una sencilla camiseta, de patillas descuidadas y sonrisa peligrosa –de esas que te lían para unas birras o para ponerte los crampones en un ochomil–, lleva un tiempo fraguándose como la figura oculta más brillante del montañismo nacional. Un par de años antes, un compañero periodista de aventura y viajes, Jordi Pastor Prada, me comentaba: “Este tío es una fiera. Va a ser uno de los grandes, ya lo verás…”. Se me ocurre que, por si acaso y porque confío en la opinión de Jordi, habrá que poner la grabadora en marcha y hacerle unas preguntas. Su nombre es Alex Txikon. Hoy Alex tiene en su haber uno de los mayores hitos de la historia de las cimas: coronar el Nanga Parbat en invierno.

Solo unos días más tarde, asistimos atónitos al merodear de un checo imberbe y flacucho que escala –qué digo, corre– por Cuenca, sin quitarse el arnés ni desencordarse de su asegurador, negociandosin descanso las vías más difíciles de la zona. A pesar de su juventud, lleva un tiempo reventando los registros de la escalada deportiva mundial. Sólo ha contado 16 primaveras y ya tiene en su libreta una vía de noveno grado. Hoy cuenta con más de 20 líneas de 9b o superior, el máximo estándar de la disciplina, hasta que él mismo ha añadido un peldaño que llevaba una década aguardando su impulso: el 9c. Nombre: Adam Ondra. A.k.a: Wonder Boy.

En ese mismo año 2010, otro chavalín tímido, se ha coronado como campeón de esquí de montaña y de trail running en nuestro país. Un año después vence en la carrera más mítica que se celebra en el yanqui, las 100 millas de la Western States. Ahora es el perfil más reconocible de todo el panorama mundial. Lo adivinan, es Kilian Jornet. En ese año, precisamente, un servidor acaba de incorporarse a la revista Oxígeno, una fresca propuesta en los quioscos que sigue la línea americana del disfrute outdoor. No dejar nada sin probar ni restarle un minuto a la conexión con la naturaleza. No ha pasado ni una década y la revista se ha convertido en la publicación más vendida del sector, gracias en gran medida a la saludable exuberancia que se vive en eso que muchos piensan que no es relevante, pero que define a la perfección la medida del espíritu humano: la aventura.

¿Y por qué os cuento todo esto? Pues porque nuestra revista ha alcanzado su número 100 y nos parecía una estupenda idea repasar lo que ha ocurrido desde entonces en el universo outdoor. Sin ninguna duda hay dos referencias fundamentales para comprender la última década discurrida en las montañas. La irrupción del trail running y el renovado ansía por la innovación. La primera de ellas, esa disciplina que ha aportado un entorno competitivo a los trails del mundo, ha supuesto no sólo el acercamiento de miles de personas a los espacios salvajes, también una influencia fundamental en la forma de atacar las montañas, ejemplarizada por Kilian Jornet.

Kilian Jornet y Ueli Steck

Si el tristemente desaparecido Ueli Steck llevaba años a la cabeza del alpinismo de velocidad, enmarcando su talento en paredes históricas como la Norte del Eiger o la insondable vertiente Sur del Annapurna, Kilian ha recogido el testigo asombrando al mundo con un estilo ligero y rápido, brotado directamente de correr por las montañas, certificado en su doble ascensión (récords incluidos) al Everest, la primavera pasada. Las cumbres han encontrado un duro rival en esos tipos que se lanzan como meteoros a sus vértices, algo que no es nuevo, ya que su corriente viene de alpinistas de la talla de Erhard Loretan, pero que se ha impuesto como una nueva modalidad en esta década, y que se entiende a la perfección si nos atenemos al segundo punto de referencia: la innovación. Cuando ya todo parecía estar explorado, han tenido que llegar los Hermanos Pou, los hermanos Favresse o el italiano Hervé Barmasse para demostrarnos que aún quedan muchos rincones donde el ser humano no sabe a lo que se enfrenta hasta que se mide con sus cimas, sus vastos territorios ignotos y sus océanos de posibilidades. Que gente como Iker y Eneko Pou, de sobra conocidos en el mundo de la escalada, hayan reconvertido su actividad para llevar la dificultad vertical hacia la exploración de nuevos terrenos, confirma la otra corriente indispensable que llevaba fermentando desde que Steve House o Conrad Anker decidieran que lo desconocido es lo verdaderamente necesario. Que no importa la pregunta si sirve para encontrar una respuesta. Esa innovación no sólo es una cuestión geográfica, también de estilo, y ahí Kilian o Ueli se llevaban la palma, legando una arriesgada y preciosista forma de emprender ascensiones.

 

Ramón Larramendi y Juan Menéndez Granados

Ciertamente la pujanza de las expediciones comerciales a los ochomiles, a los dueños pétreos del mundo, hacía necesaria esta diversificación de caminos, ofreciendo una alternativa pura al desafío humano en los ambientes viciados de la altitud. Esta corriente también se ha trasladado a los territorios árticos, con mucho éxito, de la mano de dos figuras esenciales para entender la aventura nacional. La innovación en el estilo ha sido clave para que el Trineo de Viento de Ramón Larramendi, el explorador polar más célebre que ha surgido en el terruño, haya revitalizado la pasión por los horizontes difusos de los Polos, por el estudio científico y por el respeto de la naturaleza. Un vehículo movido sólo por el viento y el esfuerzo humano allí donde los imponderables suelen recordarnos que no somos bienvenidos. Al mismo tiempo, bregando no sólo con los tremendos peajes mentales y físicos que te hacen pagar las banquisas de hielo, sino también con la precariedad actual, la falta de patrocinio y de entendimiento del público generalista, ha triunfado Juan Menéndez Granados. Ser el primer ser humano en alcanzar el Polo Sur en bicicleta no sólo supone que alguien humanice lo imposible, sino que el tesón de una expedición no viene sólo de la propulsión de la incertidumbre, sino de la lucha con la rutina diaria. Y es quizá este elemento abstracto el más importante para que sigamos ligados a los grandes esfuerzos humanos: sus valores son aplicables a las mareas semanales y viceversa. Que todo en la vida es una aventura y la aventura no es más que la vida.

Especial importancia cobra esta afirmación cuando uno conoce la personalidad de tipos como Simone Moro o Alex Txikon. Son sencillos, despiertos, con ese puntal de bondad que los convierte en el compañero ideal para afrontar lo más duro que un ser humano puede afrontar a golpe de suela: escalar un ochomil en invierno. Si el italiano se ha labrado un puesto en el absoluto Olimpo del Himalaya, convirtiéndose en el hombre con más ochomiles invernales escalados en la historia, Alex ha llegado para retomar una filosofía que revierte en éxito cuando tienes las condiciones: llevar tu carrera alpina por nuevas vías. Cuando ambos coronaban el Nanga Parbat en pleno corazón del invierno en el Karakorum, algo había cambiado. Como aquel Everest sin oxígeno de Reinhold Messner, o aquella conquista como de andar por casa de Amundsen en el Polo Sur: lo imposible es una palabra impuesta para espolear a quienes no entienden de límites humanos. O más bien, para quienes los entienden demasiado bien como para conformarse con ellos.

Alex Txikon y Simone Moro

El alpinismo de exploración está muy vivo. Quizá, aunque las metas sean más rebuscadas, más vivo que nunca. Recuperando esa ética de principios del siglo XX, llevar la extrema dificultad a paredes implacables en lugares como el Himalaya, los Andes o la Antártida, asistimos a la formación de las cordadas más fuertes de siempre, que están diluyendo las fronteras del mundo a punta de piolet. A esta globalización exploratoria, y también a que el público interesado tenga constancia, han ayudado sobremanera los nuevos medios de comunicación, las redes sociales y los audiovisuales de aventura, que han llegado a su madurez, convirtiéndose en una referencia técnica para muchas otras parcelas del cine. Que alguien como el snowboarder Xavier De Le Rue fuese el inventor de un sistema para drones que te sigue durante los descensos (y que hoy se incluye en casi cada modelo) nos da una medida del impacto de la comunicación de las actividades, formando nuevos perfiles que combinan el puro talento con la producción de fotografías y vídeos del más alto nivel. Xavier, quizá el mejor del mundo en su disciplina; Jimmy Chin, uno de los escaladores más fuertes del planeta y también uno de los mejores fotógrafos; Renan Ozturk, Cory Richards, el propio Kilian Jornet… y los españoles Horacio Llorens o Aniol Serrasolses, parapentista y kayakista, no sólo han roto los conceptos que teníamos sobre lo que es posible en cada una de sus especialidades, también han sabido acercarlas al gran público con clips exquisitos y de alta viralidad. Son los mejores en su campo y se rodean de los mejores para comunicar sus actividades. Y así la rueda sigue girando, pero toma direcciones que antes no imaginábamos. Volar tu parapente bajo la aurora boreal o lanzar tu kayak en saltos de veinte metros mientras la GoPro cabecea en la proa. La motivación que ofrecen no trata sólo de una actividad que en realidad está reservada a los prohombres de cada disciplina, sino que advierte a todos de las tremendas posibilidades que existen ahí fuera sin necesidad de ganarle el pulso a la fama o a la gloria.

Horacio Llorens y Xavier de le Rue

En ese sentido, la escalada tradicional y deportiva, ha caminado en paralelo. Esta misma filosofía se ha implantado pero en un momento de absoluta brillantez, en un momento que hace una década mirábamos como el futuro. Pues bien, el futuro ha llegado. Mientras Chris Sharma sigue revitalizando el mundillo, sus sucesores están añadiendo las nuevas páginas necesarias para la evolución de su deporte. Adam Ondra ha planteado el primer 9c de la historia con un brutal proyecto en esa cueva de Flatanger, Noruega, que usa como laboratorio de la dificultad. La escalada femenina ya hace tiempo que no se compara con la masculina, más aún en los últimos tiempos con la irrupción de las americanas Margo Hayes, Sasha DiGuilian o Ashima Shiraishi, muy jóvenes y con rutas superiores al noveno grado en su
libreta. Lo que hace pocos años era un hito hoy se ha convertido en el paso lógico de una carrera que no tiene un techo definido. Véase el hito establecido por Angela Eiter y el primer 9b femenino de la historia. Y cuando la mayoría del mundo pensaba que había cosas que no se podrían lograr hasta que llegase otro paso evidente en la evolución de la escalada, como la liberación del Dawn Wall, en El Capitán, van y aparecen Tommy Caldwell y Kevin Jorgeson para pasar 19 días bregando con la máxima exposición mundial: 900 metros de ruta, desglosada en 32 largos, con dificultades de 9a, en el oceánico y riguroso granito de Yosemite. Y sólo unos meses después Adam Ondra repetía la machada.

Capítulo a parte merece Alex Honnold. El americano ha desafiado lo que conocemos como miedo (y hablamos científicamente, no figuradamente) y ha llevado la escalada en solo integral a un punto prácticamente insuperable, sobre todo tras esa ascensión de la mítica ruta Freerider: se convertía en la primera persona en escalar El Capitan sin la cuerda de seguridad, posiblemente la actividad más grande de la escalada de todos los tiempos. No sabemos hasta donde puede llegar su ambición, pero nos da vértigo, mucho vértigo pensarlo.

Los hermanos Pou y Sasha DiGiulian

Así, hemos asistido en esta última década a un enorme derroche de nuestra esencia salvaje, pero a diferencia de cuando nos lanzamos a los océanos, los Polos o los ochomiles vírgenes, esta vez no hemos tenido tintes nacionalistas, conquistadores o mercantiles: sólo el más puro ejemplo de la curiosidad humana, de la pasión por entender mejor nuestras posibilidades, de la evolución física y mental para afrontar cualquier cosa que pueda suponernos una barrera. Los próximos años estarán también protagonizados por el siguiente paso de la aventura humana: la exploración espacial, que vive su momento más vital desde que pisásemos la Luna. Pero bueno, eso ya es otra historia. Una, en realidad, a la que queremos asistir en primera línea.

Te recomendamos

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Los nuevos modelos de Nathan, marca especialista en productos para la hidratación de ...

La elección de Pau Capell, líder actual del Ultra Trail World Tour, a la hora de corr...

Más de 600 km de litoral mediterráneo son un gran reclamo para los amantes del buceo ...

Historia, gastronomía y muchos caminos rodeados de fértiles bosques donde disfrutar d...